El Mundo

La Unión Europea aboga por comicios anticipados y creíbles en Venezuela

Uruguay fue sede del primer encuentro internacional para tratar de forzar un diálogo entre el gobierno chavista y la oposición.

Viernes 08 de Febrero de 2019

El Grupo Internacional de Contacto para Venezuela acordó ayer, en su primera reunión en Montevideo y pese al disenso de Bolivia y México, trabajar para "establecer garantías necesarias para un proceso electoral creíble en el plazo más breve posible" y para "permitir la entrada urgente de ayuda humanitaria". Tras un encuentro a puertas cerradas de varias horas, el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa —coanfitrión junto a Federica Mogherini, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE)—, adelantó que el grupo compuesto por países latinoamericanos y europeos se volverá a reunir a principios de marzo para analizar los avances. En conferencia de prensa, Mogherini reconoció que las discusiones fueron "difíciles" pero "muy constructivas y francas" y celebró que hayan concluido con "un resultado concreto". "Necesitamos canalizar la ayuda humanitaria de una manera segura, para que no sea politizada y llegue a las personas más necesitadas. La UE está preparada para abrir una oficina de ayuda humanitaria en Caracas en los próximos días", adelantó la diplomática europea, mientras los primeros envíos de ayuda internacionales llegaban a Colombia y el presidente encargado por el Parlamento, Juan Guaidó, se reunía en Caracas con embajadores europeos para discutir cómo se distribuirá y si el gobierno chavista lo autorizará.

Ni Bolivia ni México firmaron la declaración final del Grupo de Contacto, que acordó "apoyar una resolución pacífica, política , democrática y propiamente venezolana de la crisis excluyendo el uso de la fuerza a través de elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles, de acuerdo a la Constitución venezolana.

Ante la creciente confusión por la superposición de iniciativas surgidas en Uruguay en las últimas horas, Mogherini destacó que el Grupo de Contacto no es lo mismo que el llamado Mecanismo de Montevideo que presentaron el miércoles en esa ciudad los gobiernos de Uruguay y México. "Son dos grupos diferentes, como composiciones y objetivos diferentes, aunque no son incompatibles", aseguró la dirigente europea.

El Grupo de Contacto está compuesto por Francia, Alemania, Italia, Holanda, Portugal, Suecia, Reino Unido, Bolivia, Costa Rica, Ecuador y México. Bolivia es el único de estos países que apoyó abiertamente al presidente venezolano Nicolás Maduro, mientras que Italia, México y Uruguay tomaron una posición neutral y llamaron al diálogo. El resto de los países reconocieron al titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como el presidente interino legítimo de Venezuela y reclamaron elecciones de inmediato.

Fases

Por el contrario, del Mecanismo de Montevideo que integran Uruguay, México, Bolivia y los 15 países de la Comunidad de países del Caribe, y su propuesta está basada en cuatro fases: Diálogo Inmediato, negociación, compromisos e implementación. "Es un proceso que se desarrollará en cuatro fases, durante un período razonable, y previamente acordado por las partes. Primero diálogo inmediato. Esto es la generación de condiciones para el contacto directo entre los actores involucrados en un ambiente de seguridad", explicó antes de ayer Nin Novoa junto a su par mexicano, Marcelo Ebrard.

Mientras el presidente Nicolás Maduro apoyó el Mecanismo de Montevideo en un tuit, Guaidó volvió a rechazar cualquier tipo de diálogo que no incluya la salida inmediata del líder chavista. "Nuestra decisión es no participar en esa iniciativa" porque "las fuerzas democráticas venezolanas ya hemos participado en esfuerzos de diálogo, negociación y acuerdo en varias oportunidades con el régimen de Maduro. Lo hemos hecho dentro y fuera de Venezuela, de manera privada, y también públicamente. Solos y con acompañamiento internacional", explicó ayer Nin Novoa. Para el canciller uruguayo, "negarse a un diálogo elimina cualquier posibilidad de resolución pacífica" dado que "si no hay diálogo no hay negociación porque la negociación sale de un diálogo".

El autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela también invitó al Papa a "colaborar" para que puedan celebrarse "unas elecciones verdaderamente libres" en el país, después de que Maduro pidiera directamente la mediación de Francisco para reactivar el diálogo entre las partes. Maduro envió una carta al Papa en la que le pide que medie para intentar un nuevo diálogo entre gobierno y oposición al que Guaidó se negó rotundamente por considerar que las tentativas anteriores, la última de las cuales descarriló hace un año, fueron una farsa.

Mediación papal

El jefe de la Iglesia Católica respondió en declaraciones a la prensa desde el avión en el que regresaba de su viaje a Emiratos Arabes Unidos que estaba dispuesto a mediar para favorecer una solución a la crisis venezolana si las dos partes estaban de acuerdo en que interviniera. Interrogado sobre si accedería a una mediación del Papa, Guaidó volvió a rechazar la posibilidad, indicando que la única solución posible es sacar las urnas a la calle.

En una entrevista publicada ayer por el diario mexicano La Jornada, Maduro avisó a Estados Unidos de que en el caso de que intervenga militarmente en la nación caribeña podría enfrentarse a "un nuevo Vietnam", al tiempo que subrayó que los militares y "milicianos" están entrenados y armados para defender el país.

El cuestionado mandatario denunció que Venezuela sufre "20 años (...) de una agresión permanente por parte de Estados Unidos y sus aliados oligárquicos internos". Solo en sus seis años, indicó, hubo "varios intentos violentos de llevar al país a una guerra civil y derrocar al gobierno".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario