El Mundo

Furia palestina por el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel

La decisión de Trump trajo previsibles protestas callejeras. Hubo al menos un centenar de heridos y actos de repudio en Cisjordania y Gaza

Viernes 08 de Diciembre de 2017

Miles de palestinos chocaron con tropas israelíes en Cisjordania y Gaza, quemando banderas de Estados Unidos y de Israel, en medio de una fuerte indignación musulmana por la decisión del mandatario estadounidense Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Al menos 108 palestinos resultaron heridos o afectados, la mayor parte por inhalación de gases. También hubo buen número de heridos en Gaza y Cisjordania, varios de ellos por disparos de balas de goma y de plomo. Uno de los heridos estaba en estado crítico, según la Media Luna Roja y autoridades sanitarias palestinas que responden al grupo radical Hamas. En Cisjordania, manifestantes prendieron fuego a neumáticos y arrojaron piedras contra soldados, luego de que el Ejército israelí desplegara varios batallones. En Belén, los soldados lanzaron gases lacrimógenos y chorros de agua desde camiones para dispersar a los palestinos, en disturbios que amenazan con empañar las celebraciones de Navidad.

Los desórdenes se extendieron a Ramallah, sede del gobierno palestino, y a las ciudades cisjordanas de Hebrón, Kalkilia, Tulkarem y Nablus. En Jerusalén Oriental también hubo choques, sobre todo cerca de la Ciudad Vieja.

La decisión de Trump, y su orden de iniciar el proceso para trasladar a Jerusalén la embajada estadounidense en Tel Aviv, rompen con décadas de políticas norteamericanas y de garantías internacionales a los palestinos de que el estatus de la ciudad debe determinarse en negociaciones con Israel. Los palestinos quieren que la parte oriental de Jerusalén, capturada por Israel en 1967 y luego anexada, sea capital de su futuro Estado. La zona occidental de Jerusalén es de población judía y la oriental, palestina en su mayoría pero con creciente población judía.

Las mayores protestas contra la decisión se esperan hoy, viernes de rezos islámicos en las mezquitas.

En la Franja de Gaza, el líder del movimiento extremista Hamas, Ismail Haniyeh, llamó a los palestinos a iniciar una nueva "Intifada" contra Israel, como las protagonizadas en las décadas de 1980 y 2000, que dejaron más de 4.000 muertos entre palestinos e israelíes.

Las protestas se extendieron a al mundo árabe e islámico. En el Líbano, el líder del grupo Hezbolá, jeque Hassan Nasrallah, convocó a una jornada de protestas en Beirut y también a otra "Intifada".

El Ministerio de Salud de Gaza, controlado por Hamas, informó que soldados israelíes dispararon contra manifestantes que se acercaron a la zona fronteriza e hirieron a seis de ellos, uno de los cuales quedó en estado crítico. Asimismo, el Ejército israelí atacó bases de Hamas en Gaza, después de que dos cohetes lanzados desde el lado palestino explotaran en el sur de Israel.

Erab Fuqaha, vocero del servicio de emergencias de la Media Luna Roja, señaló que los disturbios de obligaron a atender a 108 personas, entre ellas, 77 por inhalación de gas lacrimógeno, cinco por heridas de bala, 19 por balas de goma y el resto por golpes y contusiones, consignó la agencia de noticias EFE.

En Jerusalén Este se sitúa la Ciudad Vieja, donde se encuentran algunos de los lugares más sagrados para el judaísmo, el islam y el cristianismo. Aunque Israel dice que toda Jerusalén es su capital "única e indivisible", la comunidad internacional no reconoce a Jerusalén Este como parte de Israel, y todos los países, incluyendo a Argentina, tienen su embajada en Tel Aviv. Pero Israel señala que en Jerusalén están su Parlamento, las sedes del Presidente y del jefe de Gobierno, así como todos sus ministerios.

Si bien la decisión de Trump no tiene ningún impacto en la vida cotidiana en la ciudad, conlleva un profundo significado simbólico y es vista por los árabes y musulmanes como un prejuzgamiento sobre una cuestión que debería decidirse en negociaciones.

Regocijo en Israel

El premier israelí, Benjamin Netanyahu declaró ayer que el presidente estadounidense "se ató para siempre" a la historia de Jerusalén y aseguró que otros Estados estaban siguiendo sus pasos. "Ya estamos es contacto con otros Estados que harán un reconocimiento similar", afirmó en la Cancillería israelí en Jerusalén.

El ministro de Inteligencia y de Transporte, Israel Katz, del partido gobernante Likud, resumió la posición oficial israelí al aseverar que "Quien no reconozca a Jerusalén como la capital de Israel no reconoce el derecho de Israel a existir como Estado judío", afirmó. "Esperamos que la comunidad internacional apoye la decisión del presidente Trump".

Esta posición pareció reforzarse ayer, cuando Israel autorizó la construcción de 14.000 viviendas en Jerusalén, de las cuales unas 6.000 se harán en la parte oriental, la reclamada por los palestinos. Tomar la decisión en este momento reforzará sin dudas la furia palestina contra Israel y Estados Unidos.

bronca. Jóvenes palestinos corren mientras caen los gases en Ramallah, la mayor ciudad palestina en Cisjordania.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario