El Mundo

"Fidelito": un suicidio que es signo del fin de una época en Cuba

Educado en la extinta URSS, con la enfermedad y muerte de su padre quedó afuera del círculo de poder, que maneja su tío Raúl Castro.

Sábado 03 de Febrero de 2018

El jueves a la noche una noticia corrió como hilo de pólvora por los medios de todo el continente. Fidel Castro Díaz-Balart, hijo primogénito del fallecido Fidel Castro, se había suicidado. "Fidelito", como se lo conocía en Cuba, fue el primer hijo de Fidel Castro y el único con Mirta Díaz-Balart de Núñez, a la que conoció en la Universidad de La Habana y con la que se casó el 12 de octubre de 1948. La pareja se divorció en 1955 mientras Castro se encontraba exiliado en México.

El diario estatal Granma se limitó a publicar una pequeña nota en la página 2, en la que señaló que Castro-Díaz Balart había estado hospitalizado por depresión en los últimos meses, mencionó sus títulos como asesor científico del Consejo de Estado y vicepresidente de la Academia de Ciencias de Cuba, e indicó que la familia se encargaría de los servicios funerarios. No indicó cómo terminó con su vida Fidel Castro Díaz-Balart. El acceso al sitio en internet del Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, era ayer extremadamente lento y la nota sobre la muerte sólo tenía cuatro comentarios de lectores.

El diario de Miami El Nuevo Herald señala que la discreción con que se manejó la muerte de "Fidelito" se da en momentos en que Cuba se prepara para un cambio generacional de poder. Aunque era el hijo mayor de Fidel Castro, "me llamó la atención la escasez de la información", dijo Enrique López Oliva, profesor retirado de la Universidad de La Habana. "Pero tenía una situación difícil: el hijo de un gran líder, producto de un matrimonio disuelto, educado en la antigua Unión Soviética", reseñó López Oliva. "El grupo que ahora controla las cosas es el e Raúl Castro". En otras palabras, "Fidelito" veía cómo el mundo en el que había crecido como hijo privilegiado de Fidel, suerte de dios viviente y dueño absoluto del poder, se disolvía por partida doble: la enfermedad y muerte de su padre lo sacó del círculo áulico, y a la vez la desaparición del mundo comunista lo dejó sin un proyecto en el que creer.

La "discreción" oficial con que se manejó la traumática muerte de "Fidelito" se da en momentos en que Cuba se prepara para un cambio generacional de poder.

Mantuvo su vida familiar en la intimidad, dejándola fuera del foco público. Estuvo casado con la rusa Natasha Smirnova, con la que tuvo tres hijos. Posteriormente se divorció y contrajo un nuevo matrimonio. Por parte materna era familiar de varios prominentes congresistas cubano-americanos en EEUU, como los hermanos Lincoln y Mario Díaz-Balart, que desde Florida mantienen un fuerte discurso contra la dictadura cubana.

Estuvo a cargo de la inconclusa construcción de la central nuclear de Jaraguá en Cienfuegos, que con asesoría soviética pudo haber sido la primera instalación de este tipo en Cuba.

Fidel Jr. durante un congreso. La prensa oficial dio poca información.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario