El Mundo

Crece en EEUU el apoyo a la destitución de Trump mediante juicio político

Un sondeo del diario The Wall Street Journal indica que un 53 por ciento respalda la iniciativa demócrata, contra un 44 por ciento que la rechaza de plano.

Lunes 04 de Noviembre de 2019

Unos Estados Unidos polarizados se están dividiendo aún más en torno al presidente Donald Trump, quien el año próximo buscará su reelección. Los republicanos reafirman su oposición a la investigación de la Cámara de Representantes que inició el juicio político del presidente, y del otro lado crece el apoyo entre los demócratas para destituirlo de su cargo. Los datos surgen de una encuesta del Wall Street Journal/NBC News. Otros estudios de opinión dan resultados similares. A la vez, según estos sondeos, Trump perdería en la carrera presidencial del año que viene frente a los principales candidatos demócratas.

Según el estudio publicado por el diario de finanzas de Nueva York, el 53 por ciento de los estadounidenses aprueban la investigación de impeachment o destitución que inició la Cámara de Representantes dirigida por los demócratas, contra un 44 por ciento de desaprobaciones. Casi la mitad, 49 por ciento, opinó que Trump debe ser removido de la Casa Blanca, con un 46 por ciento que se opone a la impugnación y remoción del mandatario. Estos números han cambiado sustancialmente en pocas semanas.

Cuando la encuesta del Wall Street Journal/NBC News hizo una pregunta similar a principios de octubre, el apoyo a la impugnación y remoción quedó bien atrás de la oposición a esa medida, por 43 por ciento a 49 por ciento. De manera que el apoyo al impeachment a Trump está creciendo. Entre los demócratas, el apoyo para destituir a Trump aumentó al 88 por ciento, 13 puntos porcentuales más que a principios de octubre y en línea con el 92 por ciento de demócratas que desaprueba el desempeño del presidente.

Entre los republicanos, la oposición a la destitución aumentó al 90 por ciento, un aumento de 5 puntos porcentuales, y casi idéntico al 91 por ciento que aprueba el desempeño del presidente en el cargo. Las opiniones sobre el juicio político son sólo una señal de que el año electoral se está desarrollando frente a un público altamente polarizado y comprometido. Alrededor del 72 por ciento de los estadounidenses se consideran muy interesados en las elecciones, un nivel que normalmente no se ve hasta las semanas previas al día de las elecciones. Las presidenciales serán en noviembre de 2020.

Otra señal del endurecimiento y polarización de los estadounidenses aparece cuando se les pregunta acerca de su voto en esas elecciones presidenciales, cuando Trump buscará su reelección. Incluso antes de conocer al candidato demócrata, un 34 por ciento dijo que estaba seguro de votar por Trump, y un 46 por ciento afirmó que estaba seguro de votar en su contra. Sólo el 17 por ciento dijo que su voto dependía del candidato demócrata que se elija en las primarias partidarias para desafiar a Trump, una proporción menor que la del 27 por ciento que en 2011 declaró que su voto dependía de qué republicano se enfrentaría al entonces presidente Barack Obama.

El interés en la elección es igual entre demócratas y republicanos y es lo suficientemente alto como para sugerir que la participación batirá récords el próximo año, añadiendo nuevas incertidumbres al resultado, dijeron los encuestadores. Bill McInturff, un republicano que realizó la encuesta con el demócrata Jeff Horwitt, la llamó "un electorado sobrecargado" y dijo: "Cuando tienes un electorado que nadie ha visto, es más difícil hacer predicciones". En Estados Unidos el voto no es obligatorio, y además el que desea votar debe inscribirse previamente. Dos medidas que hacen que el nivel de votación pueda variar ampliamente, dado que votar es "solo" un derecho y no además una obligación, como en Argentina y otros países latinoamericanos.

Horwitt dijo que la encuesta encuentra pocas señales de presión política de la base republicana sobre los senadores republicanos para que destituyan a Trump de su cargo, en caso de que la Cámara de Representantes logre aprobar la acusación del presidente en el proceso de juicio político. Pero la encuesta también señala "un camino mucho más desafiante para el próximo noviembre, con 'jueces' en las urnas", dijo el especialista.

En los test contra los dos candidatos demócratas principales, Trump queda detrás, tanto del ex vicepresidente Joe Biden por 9 puntos, 41 por ciento a 50 por ciento, como de la senadora Elizabeth Warren, por 8 puntos, 42 por ciento a 50 por ciento. Además, la mitad de los participantes dijeron que no confiaban en que Trump tuviera los objetivos y las políticas correctas, y un 14 por ciento dijo que "sólo tenían un poco de confianza". Esto se compara con el 35 por ciento que tenía altos niveles de confianza en Trump.

Una mayoría le dio a Trump bajas calificaciones como comandante en jefe. Una mayoría del 41 por ciento dijo que la decisión de Trump de retirar las tropas de Siria y abandonar a los aliados kurdos fue una decisión equivocada, mientras que el 29 por ciento dijo que era la decisión correcta. Al mismo tiempo, una mayoría respaldó la muerte del líder del Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi en una operación comando la semana pasada, y agregó que, como dijo Trump, haría a Estados Unidos más seguros.

La encuesta ratifica que Trump tiene puntos fuertes, más allá de un partido unificado. Alrededor del 52 por ciento afirma que aprueba su manejo de la economía, una proporción mayor que el 45 por ciento que aprueba su desempeño en general. Para McInturff, la encuesta dibujó un cuadro de estabilidad en las actitudes hacia el presidente. Señaló que el índice de aprobación deTrump se ha movido dentro de un estrecho rango de cuatro puntos en 17 de las últimas 18 encuestas del Wall Street Journal/NBC News desde junio del año pasado, con entre el 43 por ciento y el 46 por ciento aprobando su desempeño.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario