El Mundo

Condenan a prisión al ex jefe de campaña de Donald Trump

Paul Manafort recibió una sentencia de casi 4 años de prisión por fraude fiscal y bancario. La acusación pedía hasta 20 años de cárcel

Sábado 09 de Marzo de 2019

Paul Manafort, ex jefe de la campaña presidencial de Donald Trump, fue sentenciado a casi cuatro años de cárcel por fraude fiscal y bancario relacionado con su trabajo como asesor de políticos ucranianos, un castigo mucho menor de lo que pidió la acusación.

En una silla de ruedas debido a presuntas complicaciones de gota, Manafort no mostró ninguna expresión visible cuando escuchó la sentencia de 47 meses.

Aunque fue la pena más larga hasta la fecha que surge de la investigación del fiscal especial Robert Mueller, pudo haber sido mucho peor para Manafort.

Las directrices de sentencia marcaban un período de 20 años tras las rejas, lo que sería prácticamente una cadena perpetua para el hombre de 69 años.

El presidente Trump dijo que se sentía "muy mal" por Manafort. "Creo que ha sido un momento muy, muy duro para él", dijo Trump antes de salir de Washington en el avión presidencial con rumbo a Alabama, donde inspeccionará los daños causados por varios tornados.

El juez del caso, T.S. Ellis III, al comentar las cartas de referencia enviadas por amigos y familiares de Manafort, dijo que éste había vivido una vida "por lo demás intachable".

Manafort ha estado encarcelado desde junio, por lo que recibirá "crédito" por los nueve meses que ya ha estado en prisión. Todavía se enfrenta a la posibilidad de recibir más tiempo tras las rejas por un caso separado en Washington, Distrito de Columbia, donde se declaró culpable de cargos relacionados con lobby ilegal.

Antes de que el juez le impusiera la sentencia, Manafort afirmó: "decir que me siento humillado y avergonzado sería quedarme corto". Sin embargo, no se disculpó explícitamente, algo que el juez Ellis hizo notar antes de imponer la sentencia.

Campaña tramposa

Manafort dirigió la campaña electoral de Trump durante los meses cruciales de la campaña de 2016 mientras Rusia buscaba interferir en las elecciones al hackear correos electrónicos demócratas. Fue de los primeros socios de Trump en ser acusado en la investigación del fiscal especial Mueller y ha sido un imputado de alto perfil.

No obstante, los cargos contra Manafort no están relacionados con su trabajo en la campaña ni con el objeto de la investigación de Mueller: si la campaña de Trump se coordinó con Rusia. El año pasado, un jurado de la corte federal en Alexandria, Virginia, declaró culpable a Manafort de ocho delitos graves y concluyó que le ocultó al Servicio Interno de Impuestos (IRS) millones de dólares que recibió por su trabajo en Ucrania.

Los abogados de Manafort alegaron que su cliente se había involucrado en un caso rutinario de evasión fiscal, y citaron varias sentencias anteriores en las que los acusados le habían escondido millones al IRS y recibieron sentencias de menos de un año en prisión.

Los fiscales dijeron que la conducta de Manafort fue escandalosa, pero a fin de cuentas Ellis estuvo de acuerdo con los abogados de la defensa. "Estas directrices (de sentencia) están bastante elevadas", comentó.

Ni los fiscales ni los abogados de la defensa habían solicitado una duración específica de la sentencia, pero los fiscales habían pedido una condena "significativa".

Fuera de la corte, el abogado de Manafort, Kevin Downing, dijo que su cliente acepta la responsabilidad por su conducta y que "no hay ninguna evidencia de que Manafort estuvo involucrado en alguna colusión con Rusia".

Los fiscales salieron del tribunal sin realizar comentarios.

Aunque Manafort no ha enfrentado cargos relacionados con colusión, ha sido considerado como una de las figuras fundamentales en la investigación de Mueller.

Los fiscales, por ejemplo, han escudriñado su relación con Konstantin Kilimnik, un socio de negocios que, según las autoridades estadounidenses, está ligado a la inteligencia rusa y han descrito una reunión furtiva que los hombres tuvieron en agosto de 2016 como algo muy importante en el meollo de la investigación.

Después de declararse culpable en el caso de Washington, D.C., Manafort se reunió con los investigadores durante más de 50 horas como parte de un requisito para cooperar con la investigación, pero los fiscales reiteraron en la audiencia del jueves que creen que Manafort fue evasivo y falso en su testimonio ante el jurado de investigación.

Los abogados de la defensa habían argumentado que Manafort nunca habría sido acusado si no hubiera sido por la investigación de Mueller. Al principio del juicio, incluso el juez Ellis estuvo de acuerdo con esa evaluación, indicando que Manafort estaba siendo procesado sólo para presionarlo a "cantar" en contra de Trump. Los fiscales dijeron que la investigación de Manafort precedió al nombramiento de Mueller.

El caso está relacionado con un asesoramiento a políticos ucranianos y no directamente con la conexión rusa

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});