El Mundo

A un preso lo dieron por muerto y estaban por hacer la autopsia cuando de repente resucitó

El individuo había sido dado por muerto por tres médicos. El episodio sucedió hace unos años, pero la historia se dio a conocer en las últimas horas

Martes 27 de Julio de 2021

Las autoridades penitenciarias españolas quedaron desconcertados y no fue para menos. Es que un preso había sido declarado muerto después de que tres médicos lo atendieran, pero cuando estaba por iniciarse la autopsia de repente se despertó. La historia de esta increíble situación sucedió hace algunos años, pero recién se dio a conocer en las últimas horas.

Gonzalo Montoya Jiménez, entonces de 29 años, es el preso que había sido encontrado inconsciente en su celda durante una recorrida de los policías un 7 de enero de 2018. Más tarde fue trasladado a un depósito de cadáveres de un hospital en una bolsa. Jiménez, quien cumplía condena por robo en el ala de máxima seguridad de la Penitenciaría Central de Asturias (España), fue atendido por primera vez por dos médicos de la guardia en la prisión después de que fuera encontrado inconsciente en una silla de su celda y sin signos de violencia.

Los médicos lo revisaron, lo declararon muerto y una hora más tarde un forense inspeccionó el cuerpo. Y coincidió con la evaluación de sus colegas y emitió un tercer informe de defunción.

Una vez que el cuerpo estaba en la morgue, los médicos se dieron cuenta de que algo andaba no cerraba. Pero a esa altura Jiménez había estado un tiempo en una cámara frigorífica para preservar su cuerpo y su piel había sido marcada con un bisturí para realizar la autopsia. Los médicos forenses comenzaron a escuchar ruidos provenientes del interior de la bolsa. Eran ronquidos. Montoya no estaba muerto.

carcel (1).jpg

Ante este descubrimiento el preso fue trasladado en una ambulancia a otro hospital para recuperarse de su episodio misterioso, y finalmente se informó que se encontraba en una condición estable, pero en cuanto a cómo pudo haber ocurrido la confusión en primer lugar las autoridades penitenciarias no supieron qué decir.

"No puedo comentar lo que pasó en el Instituto de Medicina Legal", dijo a los medios un portavoz del Servicio Penitenciario español, "pero tres médicos han visto signos clínicos de muerte como el rigor mortis, por lo que todavía no está claro qué ocurrió".

El día antes de que Jiménez fuera encontrado "muerto" se quejó de sentirse enfermo, y aunque se desconocía exactamente qué causó su condición, las autoridades describieron su cuerpo como mostrando signos de cianosis, una decoloración violácea de la piel causada por mala circulación o falta de oxígeno.

Pero Jiménez no estaba muerto. Estaba vivo o resucitó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario