..

El conflicto de aceiteros no tuvo solución y se complica la operatoria

La reunión en Trabajo prevista para ayer pasó a un cuarto intermedio para esta tarde. La federación que nuclea a los trabajadores realizó piquetes en distintas terminales del cordón. Más de 30 buques parados.  

Miércoles 27 de Mayo de 2015

El conflicto de los trabajadores aceiteros tuvo ayer un nuevo capítulo con el bloqueo de las terminales portuarias y plantas oleaginosas del Gran Rosario y el pase a un cuarto intermedio, para hoy, de la audiencia prevista en el Ministerio de Trabajo de la Nación. La huelga del sector afectaba ayer la operatoria de más de 30 buques sólo entre Timbúes y San Nicolás.

Desde la medianoche de ayer las terminales portuarias y plantas oleaginosas de Molinos Río de la Plata y Vicentín, en San Lorenzo; de T6 y Cargill, en Puerto San Martín, y de Dreyfus en Timbúes, permanecían bloqueadas, mientras fuentes sindicales advertían que podían sumarse más bloqueos en otras industrias de la zona.

La medida forma parte del plan de lucha que viene desarrollando la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIODYARA), que el lunes a la noche resolvió en Rosario profundizar las medidas de fuerza para que se respete el acuerdo salarial de un incremento del 36 por ciento acordado con las patronales del sector, el que, acusan, no fue homologado por el gobierno.

A la crítica situación que atraviesan los puertos del litoral fluvial debido a los bloqueos, se suma la varadura del buque Dubai Energy, ocurrida la madrugada de ayer, en el kilómetro 289 del Paraná. Es el mismo punto donde otro buque, el Nord Hydra, provocó hace una semana la demora de 50 barcos entre Timbúes y Ramallo.

Ante la varadura, Prefectura suspendió la navegación en el canal principal, lo que complica todavía el flujo de naves de carga, tal cual lo consignó la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas.

En cuanto a la medida de fuerza, fuentes de las empresas marítimas señalaron que si esta situación continúa agravándose va a influir notoriamente en los fletes de las compañías armadoras de los buques, que se verán reflejados en el año próximo y las pérdidas en dólares serían millonarias. Desde la federación, en tanto, aseguraron que "las empresas se quejan porque perdieron 1.500 millones de dólares durante el conflicto, cuando el aumento que nosotros estamos pidiendo representan 1.500 millones de pesos por año".

Tiempo indeterminado. Los bloqueos se realizan en el marco de una medida de fuerza por tiempo indeterminado que ayer cumplió 22 días y que tiene paralizadas 40 plantas aceiteras de todo el país, con 40 mil trabajadores comprometidos en el conflicto, según fuentes gremiales.

La medida no cuenta con el apoyo del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (Soea), de San Lorenzo, que no está adherido a la federación y hasta el momento no tomó ninguna determinación.

El paro devino de un reclamo salarial inicial del 42 por ciento que había hecho la federación que nuclea a los aceiteros en todo el país. El viernes pasado, sin embargo, gremio y empresas llegaron a un acuerdo del 36 por ciento, pero la entidad sindical madre denunció que el Ministerio de Trabajo de la Nación dinamitó el acuerdo al no homologarlo, porque "el gobierno no quiere que ningún convenio supere el 30 por ciento", reprocharon los gremialistas. La medida de fuerza se profundizó.

Ayer se había pactado un nuevo encuentro en el Ministerio de Trabajo, en Buenos Aires, donde la cámara de las industrias aceiteras, la federación obrera y el gobierno se verían nuevamente las caras. El gremio buscaba con los piquetes ejercer presión para que empresas y gobierno se avinieran a cerrar las paritarias bajo el porcentaje acordado. Pero desde la cartera laboral dispusieron el pase a un cuarto intermedio para hoy, a las 15, también en la sede ministerial de calle Alem, en Capital Federal. "Evidentemente no está tomada la decisión política de aceptar el acuerdo, el gobierno está muy duro", dijo ayer a LaCapital Daniel Yofra, secretario general de la federación.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, opinó que "estos conflictos tienen que tener conclusiones acertadas y a corto plazo, porque las medidas de fuerza frenan la producción y no solamente en los puertos; muchos están preocupados por lo que significan sus compromisos internacionales con las exportaciones".

En medio de los piquetes y la interrupción del acceso a los puertos, cientos de camiones se amontonaron ayer desde primera hora en los ingresos a las playas de las industrias, sobre la ruta nacional 11. Según consignó el diario digital SL24, la fila de rodados llegaba prácticamente hasta el arroyo San Lorenzo y la transitabilidad era sumamente complicada. Esto ocurre a pesar de que, según estimaciones sindicales, la cantidad de camiones que ingresan a diario a los puertos se redujo de 5 mil a mil unidades.

El conflicto ocurre en pleno auge de la temporada, ya que los agricultores argentinos están terminando la recolección de una cosecha récord de soja que llegaría a 60 millones de toneladas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS