Educación

Trotta: "Hay una profunda desigualdad en centros urbanos como el Gran Rosario"

El titular de la cartera de Educación de la Nación visitó obras en Granadero Baigorria y firmó convenios en una escuela técnica de Rosario

Miércoles 28 de Julio de 2021

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, recorrió esta mañana el avance de las obras en el jardín de infantes Nº 327 de Granadero Baigorria, que incluye la construcción de seis salas de nivel inicial. “Es uno de los 93 jardines de infantes que fueron abandonados absolutamente por la gestión anterior y que hemos tomado el desafío de terminar”, dijo Trotta en una entrevista exclusiva para La Capital. Adelantó que el jardín estará inaugurado para la primera semana de septiembre.

Cerca del mediodía, participó junto al gobernador Omar Perotti de un acto en la Escuela Técnica Nº 471, donde se realizó la apertura de sobres para la licitación de escuelas y jardín de infantes en el departamento Rosario. Además firmó un convenio de cesión de material tecnológico en el marco del Plan Federal Juana Manso, por el cual la provincia recibirá 37.442 netbooks que beneficiarán a 455 escuelas. “Esto implica un nuevo paradigma de responsabilidad del Estado en enfrentar distintas desigualdades, como la que se hizo manifiesta con la pandemia: la desigualdad en el acceso a la tecnología. Ese es parte del compromiso de trabajo que tenemos con el gobernador Perotti”, dijo Trotta.

—Apenas asumió dijo que entre los objetivos estaba superar las diferencias de cuna. ¿En qué camino estamos?

—La pandemia lo que hizo es iluminar la desigualdad que hay en la Argentina. Este año y medio de dolor, angustia y pérdida para todos los argentinos también implica una toma de conciencia para la sociedad de varios aspectos que por momentos no queríamos observar. Primero, esa desigualdad que se ha hecho más profunda a partir de la pandemia, en una Argentina que ya trastabillaba previo a la pandemia. Que venía transitando en términos objetivos años de marcada recesión económica, de crecimiento de la pobreza, de destrucción de la matriz productiva, de flexibilización laboral, de desinversión educativa. En esas condiciones asumimos. Sabíamos que iba a ser difícil, pero la pandemia ha complejizado todo. Y a pesar del esfuerzo como sociedad y como Estado la desigualdad se ha profundizado. Para nosotros es fundamental marcar cuál debe ser el horizonte, no solo de respuestas frente a la realidad de la pandemia, sino al mismo tiempo cómo construimos la escuela que queremos para después de la pandemia. Creemos que el ámbito para esa discusión es el Congreso nacional, por eso en las próximas semanas, previo a todo un trabajo que estamos llevando adelante con provincias y actores del sistema educativo, queremos debatir cuatro leyes en el Congreso. Y una es la ley de justicia educativa, que implica transitar procesos de profundos consensos con objetivos claros para los distintos niveles de nuestro sistema educativo, que implique invertir el 8 por ciento de nuestra riqueza en educación: 6 por ciento en educación obligatoria y 2 por ciento en superior. Que nos permita universalizar la sala de 4 antes que termine la gestión del presidente Alberto Fernández, pero también la obligatoriedad de la sala de 3, para plantear un objetivo que nos permita transformar nuestra escuela secundaria. La mitad de nuestros adolescentes no finaliza a tiempo la escuela secundaria, y eso es un pasivo de nuestra sociedad. Cuando por el siglo XIX se planteó con la ley 1.420 la obligatoriedad de la escuela primaria nos llevó casi un siglo cumplirla. Nosotros tenemos que hacerlo antes que termine esta década.

trotta2.jpg
El titular de la cartera educativa impulsa una ley de justicia educativa.

El titular de la cartera educativa impulsa una ley de justicia educativa.

"La mitad de nuestros adolescentes no finaliza a tiempo la escuela secundaria" "La mitad de nuestros adolescentes no finaliza a tiempo la escuela secundaria"

—En el Consejo Federal se aprobaron 15 dispositivos para evaluar a la escuela en pandemia. ¿Va a ser insumo para qué?

—Lo que no se conoce no se transforma y lo que se invisibiliza se saca de la agenda pública. En todo momento dijimos que hay que evaluar siempre las políticas públicas y nuestro sistema educativo. Generamos 15 instrumentos que han sido reconocidos por muchos especialistas. No es solo una prueba estandarizada que nos da una fotografía del sistema educativo. Esto incluye instancias de evaluación en línea, una innovación que hemos presentado a partir de una experiencia que hay en Uruguay que nos va a permitir hacer un seguimiento de los aprendizajes de nuestro sistema educativo, para ir enfrentando las distintas desigualdades y heterogeneidades que hay en la Argentina. Somos una país con muchas asimetrías en su agenda de desarrollo y educativa. Ahí tenemos la responsabilidad, no solo a partir de los resultados de las instancias de evaluación de generar las políticas públicas necesarias, sino que esos resultados permitan interpelar a la política. Lograr que la principal prioridad sea la educación. En esta ley de justicia educativa planteamos las dos desigualdades más profundas que hay en la Argentina. Una se vincula a la realidad histórica de postergación de provincias empobrecidas, que son las diez provincias del norte grande; y la otras es la profunda desigualdad que hay en nuestros grandes centros urbanos, como el Gran Buenos Aires, Gran Rosario o Gran Córdoba. Y donde hay mayor necesidad tiene que haber una escuela con mayor cantidad de recursos, para romper una realidad que la escuela es una realidad social del territorio en la que está emplazada. Tenemos escuelas con mayor capacidad de acompañamiento y respuesta en los sectores que presentan los mayores niveles de igualdad. Y escuelas con restricción de recursos de acompañamiento en sectores donde están los derechos vulnerados.

  • A continuación, la entrevista completa de Trotta con La Capital.
Nicolás Trotta

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario