Educación

Para explorar a través del movimiento y las emociones

La Escuela Ernesto de Larrechea cuenta con un ciclo que sirve como primer contacto de los niños y niñas con el arte.

Sábado 10 de Agosto de 2019

Al escuchar el piano comienzan lentamente a mover sus cuerpos. Lo hacen con gracia y sin ocultar la emoción que les produce estar allí. Tienen entre 6 y 8 años y aprenden sus primeros pasos en la Escuela Municipal de Danza y Arte Escénico Ernesto de Larrechea.

"La expresión corporal es una de las artes más democráticas porque siempre se trabaja en grupo, a través de consignas y juegos", describe María José Sesma, directora de la institución, respecto de este ciclo de formación integral, donde niñas y niños tienen su primer contacto con el arte.

Antes se inscribían en teatro o danza. Sin embargo, esta propuesta pedagógica comprende ahora un período inicial de dos años para explorar y desarrollar posibilidades creativas a través del movimiento, la palabra y la expresión. "La idea es que puedan experimentar este espacio a partir del conocimiento del propio cuerpo y las emociones, conocer además cuál es el origen del movimiento y lograr relacionarse con el otro a través del teatro y la danza", explica Sesma. La escuela emplazada en la casona de la esquina de Santa Fe y España incorporó hace unos años este ciclo de formación integral, que habilita además la descentralización artística educativa.

Los grupos integrales se caracterizan por ser una práctica de construcción y producción colectiva, valorando el cuerpo no estereotipado y priorizando características propias de cada niño y grupo. Una vez finalizado este ciclo inicial podrán optar por la especialidad en la que deseen formarse: si es en teatro serán seis años más y siete si eligen danza.

danza2.jpg

Que sea danza o teatro

"Al acceder y abordar el aprendizaje de las artes escénicas desde otro lugar, los niños son sujetos con poder para desarrollar esas potencialidades creativas y no como algo establecido. A veces se confunde a la danza con modelos determinados y de copia. La idea es desandar esos movimientos y volver aprender", dice Sesma. La directora destaca que la incorporación de los cursos de formación integral marcó un cambio en la forma de acceso del niño a estos bienes simbólicos como son la danza y el teatro.

Llegan hasta ahí porque les gusta bailar o actuar. Sesma comenta que todavía se genera cierta confusión al pensar que vienen a una clase de ballet. "Aquí descubren una propuesta lúdica en la enseñanza de las artes escénicas, descubren que son sujetos unidos por ese cuerpo y espíritu". Sesma recuerda su trayectoria en la institución, primero como alumna a partir de los 8 años, y más tarde especializándose como actriz y profesora.

"El chico demuestra naturalidad en sus actos y se sorprende, descubre que el arte no es una competencia sino una forma de juego. En el teatro, el chico pone en escena todas aquellas vivencias que tiene en su vida cotidiana. Juega a ser algo, juega como si fuera o hiciera porque esa es la forma que tiene durante la infancia y hay que respetarlo", agrega.

Para ingresar a la escuela de danzas, la preinscripción se realiza en línea durante el mes de octubre, y luego a través de la Secretaría de Cultura se realiza un sorteo entre los aspirantes. La directora comenta que el año pasado ingresaron 120 alumnos de 400 inscriptos. "Al descentralizar la escuela, más chicos y chicas tienen la posibilidad de cursar, pero todavía cuesta instalar esta opción".

danza5.jpg

Imaginarios

¿Cuál es la concepción que se tiene hoy de la danza? "Es un tema profundo de analizar. Por un lado, existe mayor acceso desde los medios de comunicación, a veces mal entendido de lo que es la danza, con la idea de que mirando un video o entrenando un poco se puede ser bailarín. Por supuesto que todos podemos bailar y tener acceso a la danza, pero existe una formación para eso".

Atrás quedó la concepción elitista que tenía la danza clásica, sin embargo la directora reconoce que muchas familias todavía vienen con la idea de que sus hijas aprendan ballet. "La imagen social de la bailarina continúa siendo la de tutú, zapatillas de punta y rodete. El concepto de cuerpo fue cambiando también y esa exagerada exhibición en las redes sociales no es real. En el arte pasa todo lo contrario, se trata de descubrir lo que cada uno tiene para dar y respetar las emociones", continúa. Este cambio social y cultural implica dejar atrás también esa idea de que al arte solo acceden las niñas, algo que cuesta todavía instalar cuando las mujeres ocupan casi la totalidad de vacantes que ofrece la escuela.

danza6.jpg

Espacio, tiempo y energía

"Durante los primeros años aprenden los componentes del movimiento: espacio, tiempo y energía. También ejercicios de equilibrio, lateralidad, salto, ritmo y musicalidad. Todo esto coincide con el proceso de desarrollo de cada chico durante la infancia, y que por supuesto se manifiesta en otros espacios de aprendizaje. En el teatro, se tiene en cuenta principalmente la presencia escénica, la dicción y el contacto con el público", explica Sesma.

A 94 años de su fundación, y tras la reciente remodelación de sus instalaciones, la Escuela de Danza y Arte Escénico Ernesto de Larrechea siempre estuvo principalmente asociada con la danza. Sin embargo, su directora cuenta que la institución nació con el teatro, de la mano de su impulsor Ernesto de Larrechea. "Con dos payasos y un burrito empezó a organizar una pista de circo en la montañita del Parque Independencia. Su finalidad era que los chicos fueran felices, había algunos artistas que cantaban, bailaban o hacían malabares. Con el tiempo y luego de transitar por varios espacios, una ordenanza crea primero la escuela de teatro infantil municipal, y más tarde incorpora la formación en danza y arte escénico", relata María José Sesma.

Embed

>> Un encuentro pensado para niñas y niños

La Escuela Municipal de Danzas y Arte Escénico Ernesto de Larrechea también convoca a espacios de aprendizaje e intercambio para docentes y niños. La propuesta Moviniño, prevista para los días 6, 7 y 8 de septiembre, es el único encuentro que se organiza en la ciudad desde hace seis años, inspirado en los niños y las niñas. Desde el año pasado, esta iniciativa incluye un foro de discusión y formación docente. La inscripción cierra el 16 de agosto.

"La escuela pública también tiene que establecer contacto con otras instituciones de la ciudad. Este encuentro sirve para capacitarse, intercambiar conocimientos y vincularse con otros. Nos hace ver las cosas de otra manera, y conversar sobre cómo podemos mejorar la danza infantil en Rosario. Los chicos cambiaron y sus cuerpos también. La forma de enseñar tampoco es la misma, por eso tenemos que observar el contexto y la manera de transmitir y enseñar", destaca María José Sesma.

La edición 2019 de Moviniño tendrá como sede las instalaciones de la escuela y el teatro La Comedia. Las clases serán para niños y niñas; y también para docentes, quienes que podrán participar de seminarios, observar las clases y dialogar en los foros de discusión. El encuentro contará además con la presencia de maestros de gran trayectoria en la enseñanza de la danza infantil como Silvina Juárez, Marcelo Facal, Marta Lantermo y Verónica Campo.

danza3.jpg

Espacio para docentes

El segundo foro de capacitación para maestros y maestras de danza en la infancia propone un nuevo espacio de aprendizaje entre profesionales interesados en el campo del arte. La propuesta permite establecer puntos de contacto e intercambios de experiencias con aquellas personas dedicadas al trabajo con niños a través del movimiento corporal. Está dirigido a maestros de danza clásica, contemporánea, española, jazz, entre otras especialidades, y también a directivos, docentes y estudiantes de artes escénicas y danza, investigadores y profesionales. La propuesta de trabajo será a través de un conversatorio, clases magistrales y diálogo abierto.

Como en años anteriores, niños y niñas de distintas instituciones y grupos de danza, participarán el domingo 8 de septiembre mediante trabajos coreográficos en el teatro municipal La Comedia. También podrán acceder a seminarios y clases de diversos estilos de danzas: técnica de ballet, contemporáneo, jazz, español, acondicionamiento físico, puntas, audioperceptiva, folklore argentino, acrobacia y maquillaje de escenario.

Las inscripciones para el encuentro de niños y niñas en movimiento, así como para el seminario de danza y el foro de capacitación para maestros, se realizan hasta el 16 de agosto por email a: escdanzas@rosario.gob.ar. Los cupos son limitados.

Más información al teléfono 4802541, facebook: Escuela Municipal de Danzas y Arte Escénico Ernesto de Larrechea. Los interesados pueden consultar además el cronograma de las actividades en la sede de la escuela (Santa Fe 1712) o solicitarlo por email a escdanzas@rosario.gov.ar.

La inscripción general para los docentes tiene un costo de 800 pesos y de 500 pesos para los niños y niñas que se anoten en el seminario de danza y el encuentro. Esto incluye el derecho a tomar sin cargo las clases dictadas por docentes de la escuela municipal y la participación coreográfica en el teatro La Comedia. El costo por cada clase de los maestros invitados es de 300 pesos.

danza1.jpg

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario