Miradas

La herida abierta de Ayotzinapa

Ayotzinapa es una herida que no cierra. Testimonio de ello son los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal.

Sábado 09 de Marzo de 2019

Ayotzinapa es una herida que no cierra. Testimonio de ello son los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal. Allí están sus familias que exigen justicia y saber la verdad. Allí está Estado que buscó cerrar rápido el caso. Y un grito doliente que, a casi cinco años, aún resuena:¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

Los días de Ayotzinapa es una miniserie de dos capítulos disponible en la plataforma de Netflix que condensa los hechos y el curso de la investigación acerca de lo ocurrido la noche del 26 de setiembre de 2014 en Iguala (México), cuando cinco micros repletos de estudiantes de la Escuela Normal Rural "Isidro Burgos" fueron emboscados y atacados a balazos por las fuerzas de seguridad. Hubo seis muertos y 43 jóvenes que fueron llevados detenidos y nunca más se supo de ellos.

El primero de los capítulos reconstruye —a través del relato de los sobrevivientes, familiares de los estudiantes y de los periodistas que cubrieron el caso — el minuto a minuto de la noche feroz del 26 de septiembre.

Entre otros, aparece el relato de la periodista argentina e hija de desaparecidos Paula Mónaco Felipe (autora de Ayotzinapa: horas eternas), quien narra cómo los estudiantes normalistas se preparaban para participar de la concentración del 2 de octubre, en conmemoración de la Masacre de Tlatelolco, de 1968.

Embed

La serie incorpora videos filmados esa noche con sus celulares por los normalistas. Como el que muestra los momentos posteriores al ataque a uno de los autobuses, donde hieren de un tiro a Aldo Gutiérrez. Dos veces los uniformados impidieron el ingreso de la ambulancia para que lo atiendan. Al tercer intento lo logró, después de que el joven estuviera 45 minutos tendido en el piso sin atención médica y con un balazo en la cabeza. Durante dos minutos el video muestra a los jóvenes normalistas gritando una y otra vez: "¡No disparen, somos estudiantes, no tenemos armas!". Pero es en vano, los disparos vuelven a sonar.

El segundo capítulo cuenta la investigación que se abrió a partir de confirmarse que 43 estudiantes estaban desaparecidos. Desde las búsquedas ciudadanas de padres, madres y compañeros de los normalistas, hasta las "cortinas de humo" que se desplegaron para tapar la participación del fuerzas del Estado en la desaparición de los estudiantes.

La miniserie desarma la versión del gobierno de Enrique Peña Nieto, que orientó la investigación a restos humanos incinerados hallados en un basural de Cocula, pero que nunca se pudo comprobar científicamente que sean de los estudiantes desaparecidos. Al respecto, la serie marca el contrapunto entre la versión oficial difundida por la Procuración General de la República y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). La historia oficial —presentada por el propio procurador como "la verdad histórica de los hechos" — apuntaba la responsabilidad de los crímenes a una banda narcocriminal con vínculos con el municipio de Iguala. Sin embargo, Los días de Ayotzinapa plantea varios interrogantes aún sin respuesta. Entre ellos, el rol del Ejército en la noche de Iguala.

El documental arranca con la voz en off de Paco Ignacio Taibo II, que resume el sentimiento general que reina a casi cinco años de los sucesos de Ayotzinapa: "En sociedades como las nuestras, donde todo es efímero, la información vuela y desaparece, la vulgaridad en la manera como se cuentan las cosas y se abandonan, se olvidan, no hay contextos, no hay explicaciones, donde vivimos ruido mediático más que información, hay sin embargo ciertos hechos y momentos que construyen una herida. Y esta herida permanece abierta y no cierra".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});