Educación

La Educación Sexual Integral a través de la expresión corporal

La Escuela Ameghino dicta talleres de esta disciplina artística en primaria y nivel inicial.

Sábado 18 de Noviembre de 2017

En la Escuela Nº 96 Florentino Ameghino la Educación Sexual Integral (ESI) llega también a través de la danza. La idea la desarrollan por medio de un taller de expresión corporal que invita a pensar en formas no violentas de convivencia y a desandar estereotipos. La escuela además se da otra estrategia propia: cuenta con un protocolo de ESI que toda docente debe conocer, fue escrito teniendo como horizonte los derechos de las infancias.

Para contar esta iniciativa, antes de que termine el año escolar, la Escuela Ameghino reunió a las familias y todos los cursos en una muestra de expresión corporal. Nenas y nenes de los diferentes grados participaron de distintas intervenciones artísticas que hablaron de los modos de vincularse y de los mandatos sociales. "Amor" se leía de un cartel escrito con letras rojas como síntesis de la propuesta y al final de la muestra.

Clara Abad es la profesora que tiene a su cargo el taller de expresión corporal en la primaria de Buenos Aires al 2000. Cuenta cómo a través de este espacio "se ponen en juego la convivencia, el cuidado del propio cuerpo y el de los otros", y se invita a pensar "en un cuerpo atravesado por emociones", a "incorporar algo de lo poético en la escuela". Y asegura que la expresión corporal da todas esas posibilidades, es todo el tiempo educación sexual integral.

En esa muestra del taller —fue el 30 de octubre pasado— los chicos y las chicas sintetizaron esas ideas con sus presentaciones. Aunque aseguran que el logro mayor se ve los cambios cotidianos. Clara cuenta, a modo de ejemplo, que "no está en los discursos de los varones pensar que «bailar es cosa de nenas»" o que tampoco hay diferencias planteadas desde los colores: "Los chicos les enseñan a sus padres que no hay colores para nenes y otros para nenas".

Razones suficientes para valorar estos espacios en las escuelas, que no sean excepciones sino que todos accedan a esta oportunidad. La docente repasa entonces la vieja y permanente lucha de los egresados de estos institutos de formaciones artísticas (como danza, teatro) de ser parte de la educación formal, de que estas materias se valoren en la relevancia que tienen.

Ley y derecho

Veselka Medich es la vicedirectora de la Ameghino. Habla de las diferencias que en general hay en la formación docente respecto de la ESI, reconociendo al mismo tiempo que como ley y derecho no se puede mirar para otro lado. "La intención es enseñar la educación sexual integral aceptando los altibajos en la formación", opina y describe los logros que cosechan en su escuela a partir de estas experiencias: "Hay un trabajo muy igualitario entre nenas y nenes. Tienen relación más armónica, de más aceptación de la diversidad en todos los sentidos" de este concepto.

Al término de la muestra los grados se reunieron a conversar con sus maestras sobre lo vivenciado. La vicedirectora asegura que los chicos sorprenden con sus apreciaciones y que pueden dar cuenta muchas veces mejor que los adultos del aporte que hace el lenguaje corporal en los aprendizajes. "La idea es aceptar las diferentes formas de estar en el cuerpo, lo que incluye también pensar en las discapacidades", agrega sobre la meta que se piensa en estos talleres y propuestas.

Más sobre la muestra

"Danza en la escuela" es un proyecto institucional del Profesorado de Danza del Instituto Provincial Isabel Taboga. Se realiza a través de talleres, de manera de "propiciar el trabajo grupal, la escucha, la expresión de las emociones, para volverlas danza, acción, movimiento y poesía corporal". Por medio de un acuerdo entre instituciones, en la Escuela Ameghino este taller lleva cuatro años de implementación y es obligatorio para el nivel inicial como primario.

En la muestra de fines de octubre pasado, además de los alumnos y las alumnos del taller que coordina la profesora Abad, participaron el elenco de Prácticas Escénicas de Expresión Corporal del Instituto Taboga, dirigido por María Caila; también el Taller de Danza Contemporánea de Jacarandá, Espacio de Arte y Movimiento de Ramallo (Buenos Aires), coordinado por la profesora Valentina Carignani. Y se sumaron integrantes del Frente por ESI, y coordinadoras del Programa ESI.

Sobre la ley

La ley de ESI 26.150 es obligatoria para todo el territorio nacional, lo que incluye —vale la reiteración— la provincia de Santa Fe. Se sancionó en 2006 y en 2008 se aprobó el Programa de ESI, que detalla cómo debe darse esta enseñanza en todos los niveles, desde el inicial hasta el superior, y desde todas las áreas. Para esta tarea en su momento el Ministerio de Educación de la Nación desarrolló los Cuadernos de ESI, láminas y otros recursos de insumo para el magisterio.

mechi1.jpg

Acuerdos básicos sobre la ESI

La Escuela Ameghino acordó un protocolo de trabajo con la ESI que toda docente que trabaje en esta primaria debe conocer y aplicar. Lo llaman "Acuerdos básicos de Educación Sexual Integral". Incluye argumentos sustentados en la ley de ESI 26.150 y su programa curricular, otros teóricos y bien prácticos que hacen a la obligatoriedad de esta enseñanza. Entre otros puntos a tener en cuenta, el protocolo establece:

  • "La ESI no se trata de prevención del embarazo y de las its (infecciones de transmisión sexual). Se trata de la sexualidad, presente en todas las relaciones entre las personas. Por lo tanto en la escuela no debe quedar a cargo de especialistas (médicos, profesores de biología) sino de las docentes de la institución".
  • "La ESI como contenido obligatorio en todos los niveles educativos es producto de la ley 26.150 del año 2006. (...) En ambas jurisdicciones (Nación y provincia) el fundamento es el derecho de niños, niñas y adolescentes a recibir educación sexual integral. Ese derecho se desglosa en los siguientes derechos: recibir información científica y actualizada; aprender a cuidarse y a cuidar a los demás; contar con personas adultas que acompañen a los estudiantes en su desarrollo y los auxilien en situaciones de maltrato o abuso; habitar instituciones educativas en las que se respeten por igual los derechos de varones y mujeres; vivir la orientación sexual sin sufrir ningún tipo de discriminación.
  • "Es tarea de lxs docentes de la escuela garantizar que ese derecho se cumpla. Por lo tanto, esto forma parte de las cosas en las que debemos formarnos y perfeccionarnos. Leer, debatir, discutir con otras compañeras".
  • "Educación sexual siempre hay. Aunque no sea explícita, aunque no dediquemos una clase al tema, siempre estamos educando sexualmente. Forma parte del curriculum oculto que hay en toda escuela. Cuando a un niño le decimos «estás llorando como una nena», o justificamos que los niños atropellen a un grupo de niñas que está jugando en el patio, porque son varones y necesitan correr, etc.. En todos esos casos, estamos transmitiendo o reproduciendo mandatos o estereotipos sexuales".
  • "Para las clases de ESI no se requiere autorización de las familias, aunque sí es conveniente informar a las familias de qué manera se trabajará, a fin de involucrarlos en este proyecto".
  • "Tratamos de dirigirnos a las familias de lxs alumnxs, no a los padres. Tenemos en cuenta para esto que nuestro idioma es sexista (es decir, discrimina a las mujeres planteando un genérico masculino: «el hombre logró vencer a la naturaleza»). Sucede muchas veces que invitamos a los padres a la reunión, y luego las asistentes son todas madres. Del mismo modo, el saludo o la forma de dirigirnos a niños y niñas es sexista: «Buenos días niños»".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario