Pujato

Festejos en Pujato por los 100 años de la Biblioteca Popular Rivadavia

Hasta diciembre hay programadas distintas actividades virtuales para celebrar el centenario de la institución.

Sábado 05 de Septiembre de 2020

“Desde que nací la biblioteca forma parte de mi historia familiar”, “nos reuníamos con mis compañeras a investigar y realizar las tareas del colegio”, “ese fue mi lugar de estudio, de lectura, de escritura en las tardes de lluvia y de encuentro con los que después fueron mis alumnos”. Desde principios de agosto, el perfil de Facebook de la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia de Pujato se convirtió en un repositorio de recuerdos y anécdotas de vecinos y vecinas de la localidad, y de su relación con el espacio cultural y social que cumple cien años. Hasta noviembre, la biblioteca popular del pueblo realizará actividades virtuales para toda la familia, con la ilusión de en algún momento tener un festejo presencial.

La biblioteca se fundó el 14 de noviembre de 1920 y en 1932 inauguró el local propio pegado a la comuna de Pujato, ubicada a 40 kilómetros al oeste de Rosario. En 2013 se construyó el nuevo espacio ocupa en la actualidad.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Nueva fachada.

Una publicación compartida de "Bernardino Rivadavia" (@biblioteca.pujato) el

Adriana Iturre es la presidenta de la comisión directiva de la biblioteca y su historia familiar está ligada estrechamente a la de la institución. Su abuelo, Marcelino Fasoletti, fue uno de sus fundadores y por muchos años custodio de la biblioteca. Su abuelo fue además corresponsal del diario La Capital en Pujato durante 50 años. Adriana atesora la página del diario de 1971, donde una foto muestra a Marcelino recibiendo una medalla por sus años de servicio en el Decano de la Prensa Argentina.

pujato11.jpg
Marcelino Fasoletti fue corresponsal de La Capital en Pujato.

Marcelino Fasoletti fue corresponsal de La Capital en Pujato.

También su mamá Carolina Fasoletti de Iturre estuvo al frente de la comisión. Cuando Adriana era chica, su tía Ada Azcuénaga —la bibliotecaria— la llevaba al lugar. Mientras Ada tejía y atendía las consultas de los vecinos, ella leía la revista Billiken, los libros de Constancio C. Vigil, La hormiguita viajera y El mono relojero.

Al igual que Adriana, los vecinos y vecinas de Pujato hicieron durante estas semanas el ejercicio de la memoria para dar cuenta de su vínculo con la biblioteca. “Siempre me gustó leer y la biblioteca, con su continua actualización, brinda horas y horas de mi pasión”, escribió Nora Merlino. Lucía y Paula grabaron un video donde recordaron el día que su abuela Rosalía les hizo conocer la biblioteca y se llevaron un libro de Rapunzel para leer. Y María de Luján Weinzettel posteó: “Los años pasaron y hoy me encuentro llevando a mi hija a elegir las historias que la hacen soñar, imaginar y descubrir nuevos mundos”.

Biblioteca

Posted by Biblioteca Pujato on Friday, August 7, 2020

Convocatoria virtual

Flavia Pascualini es docente e integra la comisión directiva de la biblio. Se acercó cuando cursaba en el profesorado y desde entonces trabaja sobre todo en propuestas de promoción de la lectura. Actualmente es profesora del nivel medio en lengua literatura en la Técnica Nº 459 de Pérez y en la 209 de Casilda. Pero durante muchos años fue maestra de primer ciclo en la escuela Nº 1.345 y preceptora de la secundaria Nº 241, ambas de Pujato.

Por su mente pasan los recuerdos como flechas. Las primeras experiencias con los chicos y chicas de la comuna, la difusión del proyecto en un congreso de literatura en Neuquén, las Fiestas del Libro, las visitas a las escuelas con las valijas repletas de lecturas, las presentaciones de libros de escritores y escritoras de la región. El mes pasado participó de actividades virtuales de promoción de la lectura para jardines y escuelas primarias de la localidad. Entre otras acciones, hicieron circular videos donde las escritoras Cristina Martin, Beatriz Ré y Beatriz Actis narraron textos para las infancias. “Sin pandemia los chicos se hubiesen acercado a la biblioteca para un taller de lectura, de narración de cuentos, poesía o rimas”, reflexiona. Pero con la pandemia la biblioteca permaneció cerrada y solo abrieron en alguna ocasión pero desde la puerta, para la devolución y entrega de libros.

Por eso los festejos y actividades por el centenario se mudaron al mundo virtual. En agosto, mes de las infancias, la propuesta fue de lecturas virtuales para los jardines y escuelas primarias de la localidad. En septiembre el mes está dedicado a lectores jóvenes y adultos, ya que además de la secundaria 241, en el pueblo funciona un Caeba (Centro de Alfabetización Básica para Jóvenes y Adultos). La idea es utilizar los hashtags #milibrofavorito #misugerenciadelibro y #mifrasefavorita y subir a las redes sociales fotos o videos, y compartirlos con las de la biblioteca: Instagram @biblioteca.pujato y Facebook Biblioteca Pujato. Para octubre las propuestas estarán orientadas a docentes y estudiantes de profesorados, y noviembre a la producción artística.

Embed

Para la docente, en el ejercicio de convidar una buena lectura a los chicos y chicas y acompañarlos en ese camino se produce una revelación donde hasta la magia es posible. “Están los chicos a los que les gusta leer solos, pero cuando abrís un libro y empezás a contar un cuento se produce la magia. Aunque parezca trillado es así. Uno abre un libro y la magia está ahí”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario