#YoEscribo / chicas y chicos que escriben

El freestyle que fluye como herramienta para generar conciencia

Alexis Vall (17 años) lleva al rap y a la música en la sangre. La primera vez que "improvisó" fue en la escuela, por el impulso de un docente.

Sábado 29 de Junio de 2019

Alexis Vall (17 años) lleva al rap y a la música en la sangre. En la movida del freestyle de Rosario, a Alexis se lo conoce como Ribha, en honor a una calle del barrio que lo vió crecer. "Nací en Villa Moreno, en el sur-sur de Rosario", cuenta Alexis, quien cursa en el secundario de la Escuela Técnica Juana Elena Blanco.

El rap le gusta desde que tiene 9 años y su primera actuación en público fue a los 13 años. Recuerda que esa primera vez que "improvisó" ante otros fue en la escuela y gracias al impulso que le brindó Flavio, su profesor de música de primer año del secundario. "Él fue el que me incentivó a que lo siga haciendo".

"Ahora me estoy enfocando más en el rap conciente, para que la gente tome conciencia de lo que estamos haciendo, sobre todo los jóvenes, que son los que más se desacatan en la sociedad. Tenemos que estar atentos a lo hacemos y decimos, porque eso puede dejar algo malo como bueno en la sociedad", dice Ribha. Cuenta que le gusta leer y que, hasta hace poco estuvo metido en la lectura de los poemas de Rubén Darío.

Ante la pregunta de qué es para él el freestyle, contesta sin titubear: "Yo vivo el hip hop, vivo el rap. Es el punto y aparte en mi vida, me saca a mi mundo libre. Hay una frase que dice «yo tampoco sé cómo vivir, estoy improvisando». Y eso es lo que me pasa con el freestyle".

Embed

>> Yo también soy parte

“Pero también soy parte de este circuito, de un gran vacío infinito le dije yo, con la pérdida de varios sentidos, con ganas de vivir pero con pensamientos de suicidio.

Es algo irónico sobre este mundo del cual me irrito, donde todos piden amor y a la hora de darlo están perdidos, vivir se me ha vuelto un desafío, ya a nadie fío. Se quejan de mi ser, pero su ser nunca fue bueno conmigo”.

Yo también soy parte, parte de este circuito. Yo también, también, soy parte de este mundo inaudito.

(...)

Hay tanto miedo, dolor, inseguridad sobre la tierra, a punto de parecer que estamos en una guerra. Humanos matándose por el poder, un poder que insólito que ninguno logra poseer. Ninguno conociéndose ser con ser, parece que aprendieran a matarse antes de conocer-se”.

(*) Extracto de “Yo también soy parte”, canción que Alexis Vall compuso bajo el seudónimo de Ribha.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario