Educación

A puro fuego verde y violeta para cambiar la escuela secundaria

Cada tanto los aplausos abrazan a las panelistas conmovidas por la cantidad de estudiantes.

Sábado 07 de Julio de 2018

Cada tanto los aplausos abrazan a las panelistas conmovidas por la cantidad de estudiantes. Son también para calmar el entendible "estoy nerviosa" que confiesan públicamente. Y hasta un "te amo" de admiración se escucha gritar desde la audiencia adolescente. Es Verona Ciafardoni, la presidenta del centro de estudiantes del Superior de Comercio, quien da la bienvenida, pide cuidar la escuela que les abrió las puertas un sábado por la tarde y recuerda el contexto político en el que se da la actividad, con particular mención a la represión y violencia recientes sufridas por los docentes de Chubut.

Luisina Roldán, compañera de estudios de Verona y secretaria general del centro del Superior, es una de las oradoras. En una cuidada secuencia discursiva habla de educación, la lucha por los Derechos Humanos (DDHHH) y el feminismo.

La estudiante de 15 años enmarca su presentación en una Latinoamérica caracterizada por una "avanzada neoliberal y del macrismo elaborando decretos a favor de una minoría", donde una de las marcas de la enseñanza es el salario docente, nada suficiente. También cómo ciertas políticas educativas oficiales buscan desprestigiar a la educación pública, nombrando como ejemplo el Operativo Aprender, al que define como una prueba estandarizada que no contempla las diferencias: "Por eso repudiamos este Operativo y por eso impulsamos una sentada cuando se implementó en la provincia".

Para Luisina y el movimiento que representa, la lucha por los DDHH no está escindida de la enseñanza cotidiana. "Tenemos el pañuelo de las Madres y de las Abuelas que nos marcaron el camino, cómo se puede trabajar por la memoria, la verdad y la justicia", dice y afirma que los estudiantes se consideran herederos de esa lucha contra la dictadura cívico, militar y eclesial. Como tarea para las y los secundarios propone invitar a deconstruir aquellas miradas negativas y estereotipadas relacionadas con la participación, con el compromiso, como cuando se afirma —entre otras expresiones— que "la política es mala".

"Nos sentimos identificados con esa marcha del 16 de septiembre de cada año", comparte Luisina para traer a la charla a los estudiantes secundarios de La Plata detenidos y desaparecidos en 1976 cuando reclamaban por el medio boleto. En su visión, la lucha que tienen por delante requiere de la fuerza de un colectivo, por eso rescata a la Federación de Secundarios Rosario, lo que en conjunto puede hacer "en defensa de la educación pública y los DDHH". También la ubica como para intercambiar entre realidades muy distintas: "Queremos llegar a los diferentes barrios. No vivir en un microclima del centro de Rosario. Acompañar las distintas luchas desde la federación".

Cuando habla de feminismo, lo hace primero desde lo que viven como adolescentes, "atacadas por acosos permanentes en la calle" o bien en lo institucional cuando se sostienen códigos de vestimentas en los colegios que ponen un lugar de provocadoras a las mujeres por "el hombro descubierto" o "el short corto". "Nos plantamos contra eso y construimos otro tipo de educación", dice Luisina y la audiencia estudiantil la aplaude a rabiar.

"Tengo el orgullo de ser conocida por sumarme al movimiento estudiantil desde el feminismo", cuenta feliz. Reivindica entonces cada marcha del 8 de Marzo, del 3 de Junio o los Agitazos por la ESI como oportunidades para sumarse a este movimiento.

"Es muy difícil estar en una escuela y estar indiferente", dice Luisina en clara referencia hacia el debate por la legalización del aborto, que se expresa esa tarde en una marea de pañuelos verdes. También al reclamo por la plena vigencia de la ley de ESI 26.150. Aquí recuerda la media sanción de la norma alcanzada en la provincia.

"Tenemos fuego en las manos que es verde y violeta. Más que creer que lo van a apagar nos da fuerza para seguir luchando. No nos van a callar. Las y los estudiantes construimos una nueva educación. No nos van a derrotar estos dinosaurios", proclama y le da la bienvenida a una "educación inclusiva, feminista y popular".

Del Bachi Tablada

Wanda Sampieri tiene 18 años y es alumna del Bachillerato Popular de Tablada. Desde el panel la joven habla como militante feminista y alumna de una experiencia educativa diferente, pensada desde la gestión social.

Repasa cómo el Bachi Tablada —como es más conocida la secundaria del corazón de la zona sur— surgió del Movimiento 26 de Junio. También que en la Argentina son unos 80 bachilleratos populares, entre ellos la Escuela Etica de Ciudad Futura que funciona en Nuevo Alberdi y que recientemente fue oficializado por el Estado provincial. "Este logro es un ejemplo que confirma que la única lucha que se pierde es la que se abandona. Ayuda a que los chicos sigan adelante", aprecia la estudiante.

"Un Bachi de gestión social es una escuela que hacemos entre todos, porque no hay directivos, porque resolvemos en asamblea", describe Wanda y hace su reclamo hacia las construcciones mediáticas que sitúan a estos barrios periféricos solo del lado de la violencia. "En los medios se habla de la violencia en el barrio, pero no se dice que en Tablada tenemos una educación secundaria que es mejor, donde todos podemos expresarnos".

La estudiante defiende el Bachiller como una oportunidad de estudio y social. Lo hace citando la desafortunada opinión de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, en una cena ofrecida en el Rotary Club porteño: "Hace poco Vidal dijo que «para qué crear más universidades si los pobres nunca llegan». El Bachi nos da una posibilidad para poder terminar el secundario y seguir estudiando. Estamos en desacuerdo con lo que dijo esta señora Vidal".

"Me siento orgullosa", comparte Wanda desde el panel cuando habla del pañuelo verde que lleva a todas partes y le permite sentirse reconocida. Además de valorar que sea la propia escuela, el Bachi Tablada, quien la convoque a marchar por estas reivindicaciones feministas.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});