Edición Impresa

Un ciclón dejó más de 54 muertos en la islas Vanuatu

Elevado a la categoría 5, el peligroso ciclón pasó por varias de las islas de Vanuatu con vientos de hasta 320 kilómetros por hora. De acuerdo con datos de la ONU, al menos 100.000 personas viven en la zona directamente azotada.

Domingo 15 de Marzo de 2015

 El pequeño Estado insular de Vanuatu (1.750 kilómetros al este de Australia) fue azotado ayer por una de las peores catástrofes meteorológicas que se ha vivido en el Pacífico Sur tras el paso del ciclón tropical Pam que dejó al menos 54 muertos y miles de desplazados, además de cuantiosos daños en infraestructura.

   Elevado a la categoría 5, el peligroso ciclón pasó por varias de las islas de Vanuatu con vientos de hasta 320 kilómetros por hora. De acuerdo con datos de la ONU, al menos 100.000 personas viven en la zona directamente azotada.

   Las ONGs describían escenas de casas destruidas, árboles caídos y carreteras cortadas. El presidente de Vanuatu, Baldwin Lonsdale, que se encontraba en una conferencia de la ONU en Japón precisamente sobre la reducción del riesgo de desastres naturales, pidió el apoyo internacional.

   “Hago un llamado en nombre del gobierno y del pueblo de Vanuatu a la comunidad internacional para que aporte su ayuda para hacer frente a esta calamidad”, declaró emocionado el mandatario.

   “Compañeros jefes de Estado, gobiernos y colaboradores para el desarrollo, todos hemos sufrido algún tipo de desastre en algún momento u otro. Hoy apelamos su ayuda”, añadió.

   El paso de Pam por el archipiélago de Vanuatu golpeó duramente la capital, Port Vila, causando graves inundaciones.

   “La escena esta mañana es de absoluta desolación, las casas están destruidas, los árboles arrancados, las carreteras están bloqueadas y la gente vaga por las calles en busca de ayuda”, afirmaba ayer el cooperante de Save the Children Tom Skirrow. Otra portavoz de Unicef, Alice Clements, señaló que Pam provocó un momento de “absoluto terror” que duró entre 15 y 30 minutos.

   La organización Care International explicó que los albergues públicos se colapsaron por la cantidad de refugiados, por lo que muchos habitantes quedaron a la intemperie.

   Unicef informó de que ya estaba trabajando con los responsables nacionales de desastres de Vanuatu, Fiyi y las Islas Salomón para ofrecerles apoyo.

   Se espera que hoy llegue a la zona un equipo de evaluación y coordinación de desastres de la ONU.

   Las ONGs también lanzaron llamados a la solidaridad internacional, antes de volar a la capital con comida y medicinas a partir de hoy, cuando se espera que el aeropuerto de la capital vuelva a estar operativo.

   Australia ofreció asistencia e informó de que había personal médico y de rescate a la espera de partir en cuanto fuera posible. Otros países anunciaron donaciones: Gran Bretaña ofreció 2,9 millones de dólares, Nueva Zelanda, 733.750 dólares y la Unión Europea, 1,05 millón de dólares.

   “Un desastre de esta magnitud jamás ha ocurrido en Vanuatu en la historia reciente, particularmente en cuanto al alcance del daño potencial y la ferocidad de la tormenta”, aseguró Sune Gudnitz, responsable de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en el Pacífico.

   “Aunque es demasiado pronto para decirlo con certeza, los primeros informes indican que esta catástrofe natural podría ser una de las peores en la historia del Pacífico”, dijo en un comunicado la directora ejecutiva de Unicef en Nueva Zelanda, Vivien Maidaborn.

   El ciclón cruzó la isla principal de Vanuatu, donde viven 65.000 personas, y varias islas situadas al sur, en las que residen 33.000 habitantes.

   La Federación internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja explicó que aunque haya habido víctimas en Port Vila, se teme sobre todo por los habitantes de las islas del sur del archipiélago, donde quedaron cortadas todas las comunicaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario