Edición Impresa

Taxistas denuncian "agresiones" por parar en la terminal de ómnibus

El proyecto para controlar el servicio en la estación Mariano Moreno, que lleva la firma del radical Sebastián Chale, llegará mañana al recinto del Concejo Municipal.

Miércoles 08 de Abril de 2015

El proyecto para instalar un grupo fijo de inspectores para controlar las paradas de taxis de la estación de ómnibus Mariano Moreno volvió a encender la polémica sobre la modalidad de trabajo en algunas zonas de la ciudad que concentran gran cantidad de pasajeros. Mientras sectores de taxistas advierten sobre la existencia de "lugares vedados" y "agresiones" para mantener privilegios; los integrantes de la cooperativa niegan que monopolicen el servicio y aseguran que son controlados "a diario" (ver aparte). En medio de los cruces, la iniciativa que lleva la firma del radical Sebastián Chale llegará mañana al recinto del Concejo Municipal.

Concretamente, la propuesta demanda que el municipio implemente controles "en forma permanente" en las paradas de taxis ubicadas en los ingresos de la terminal, tanto en las dársenas ubicadas por Cafferata entre Córdoba y Santa Fe, como en las de Santa Fe entre Cafferata y Castellanos.

El proyecto superó la discusión en la comisión de Servicios Públicos del cuerpo y podría aprobarse en la sesión del jueves del Concejo. Chale explicó que la iniciativa busca poner fin a las situaciones de "agresión" y "amenazas" sufridas por los choferes cuando intentan levantar pasajeros en la zona de la terminal.

Si bien la ordenanza que regula el servicio de taxis indica que todas las paradas son públicas y libres "históricamente en la terminal, un grupo de personas impone pautas de funcionamiento que vulneran el derecho de trabajo", sostuvo el concejal y advirtió que estos choferes "operan con exclusividad en el lugar, infringiendo la normativa y adjudicándose la propiedad de las paradas y generando un monopolio que perjudica a miles de trabajadores".

Según se advierte en el proyecto, en las dársenas de la terminal se generan cerca de 5 mil viajes diarios, de los cuales se benefician "los propietarios de taxis que forman parte de la cooperativa que opera con exclusividad en el lugar".

Además, señala, la parada de la estación Mariano Moreno "es un punto con demanda cautiva y con gran afluencia de turistas" y "son muchos los taxistas que reclaman lo que corresponde: que las paradas sean libres, que puedan recoger pasajeros por orden de llegada. Sin embargo, en varias esquinas del microcentro y en la terminal de colectivos, esto no sucede. Y no son pocos los casos en los que los episodios tienen desenlaces violentos, tanto para los taxistas como para los pasajeros".

El concejal apuntó, además, la necesidad de intervenir rápidamente para evitar que se reproduzcan estos conflictos en la zona de la flamante estación de trenes Rosario Sur.

Con atención. La propuesta no pasó inadvertida en la calle donde más de un chofer reconoció que las dársenas de la terminal se les presentaban como sectores "vedados". Incluso, explicaron, "los fines de semana muchas veces llaman pidiendo coches para ese lugar y como nosotros no vamos, los pasajeros se quedan a pie".

El titular de la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti), Mario Cesca, recordó que la ordenanza que regula el servicio asegura libertad de trabajo. "Lo que sucede es que un grupo supone que tiene un derecho adquirido en la zona y la Municipalidad no se encargó nunca de aclarar las cosas con ellos. La estación es espacio público, de libre acceso, no pertenece a nadie. La ordenanza es clara, el asunto es hacerla cumplir", sostuvo.

Y consideró que el "problema es que los inspectores municipales no hacen cumplir la norma. Se quedan como espectadores de lujo viendo como nos agarramos a trompadas entre taxistas".

Las dos dársenas de la terminal están provistas de cámaras de seguridad. Se instalaron a mediados de 2006, después de un episodio bochornoso producido cuando un taxista quiso levantar un pasajero en la parada que da por calle Cafferata y fue golpeado por un grupo de colegas que cotidianamente paraba en ese lugar.

En las crónicas. Hace un año y medio, las peleas entre taxistas de la terminal volvieron a las crónicas periodísticas. Fue en julio cuando un chofer llegó a la dársena de taxistas para ocupar un lugar y ahí fue increpado por otros conductores porque no pertenecía al grupo de "tacheros" que trabajaban allí. El incidente derivó en una persecución que duró como 20 cuadras y terminó con el desprevenido taxista con una herida de bala en el abdomen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario