Edición Impresa

"No tengan miedo a casarse", les dijo el Papa Francisco a los novios en San Valentín

El Pontífice destacó la institución del matrimonio y lo describió como "un trabajo artesanal, de orfebrería, de todos los días". Treinta mil jóvenes comprometidos fueron a verlo.

Sábado 15 de Febrero de 2014

El Papa Francisco pidió ayer a más de 30.000 novios "no tener miedo a casarse" y reivindicó el valor del matrimonio para "siempre", al celebrar por primera vez en plaza San Pedro, del Vaticano, la fiesta de San Valentín, considerado el patrono de los enamorados.

El pontífice argentino aseguró que "las reglas" de la convivencia pueden resumirse en las palabras: "¿Puedo?, gracias, perdona" y sugirió a las parejas de 28 países cambiar una parte del Padrenuestro y rezar: "Señor, danos hoy nuestro amor de cada día".

"Queridos jóvenes, no tengan miedo a casarse. Unidos en matrimonio fiel y fecundo, serán felices", escribió en su cuenta de Twitter, antes de participar de la multitudinaria celebración.

Francisco sostuvo durante la audiencia que para ir bien en el matrimonio es fundamental el perdón.

"Sabemos que no existe la familia perfecta, ni marido perfecto, ni esposa perfecta, ¡ni hablemos de la suegra perfecta!", bromeó ante las jóvenes parejas que respondían con aplausos cada una de sus salidas.

"No terminemos nunca la jornada sin pedir perdón, es habitual pelear entre esposos: ¡qué vuelen platos!", aseguró, pero insistió en que "el secreto del amor es no terminar nunca el día sin hacer la paz".

El Papa describió al matrimonio como "un trabajo artesanal, de orfebrería, de todos los días" y dijo que "hay que trabajar para que el otro crezca".

"El hombre tiene la tarea de hacer más mujer a su esposa y la mujer, más hombre a su esposo", precisó.

Tras destacar la importancia de "la bendición de Dios sobre el amor" de los esposos, alentó a transmitirles a los demás que ese es "el origen y la razón de su alegría".

La inédita iniciativa fue organizada por el Consejo Pontificio para la Familia, que reconoció que la convocatoria desbordó todos los pronósticos, por lo que Francisco decidió realizar la audiencia en la plaza de San Pedro y no en el aula Pablo VI como estaba previsto en un principio.

El acto comenzó con testimonios de las parejas, que fueron intercalados con lecturas, la proyección de un video titulado "amantes" y canciones dedicadas al amor en sus diversas manifestaciones.

Luego, el Papa entró en la plaza a bordo de un jeep para saludar a los novios y responder tres preguntas planteadas por las parejas sobre: "El miedo al para siempre", "vivir juntos, el estilo de la vida matrimonial" y "el tipo de celebración del matrimonio".

La fiesta de San Valentín se celebra cada 14 de febrero como patrono de los enamorados, pese a que la Iglesia lo quitó en 1969 de su santoral y a que esta fiesta deriva de viejos ritos paganos que incluían el azote a las mujeres para fertilizarlas. La fecha tiene una connotación más comercial que religiosa.

Según la leyenda, en el reinado de Claudio II, se prohibieron los casamientos porque el rey necesitaba que todos los jóvenes acudieran a las fronteras para cuidarlas.

En ese marco, Valentín comenzó a casarlas en secreto. Este hombre fue detenido en un calabozo, donde se enamoró de una muchacha ciega, a quien le obró el milagro de recuperar la vista.

Cuando murió, la muchacha plantó cerca de su tumba un almendro de flores rosadas, símbolo de amor y amistad.

Frases. Otras definiciones de Francisco fueron:

"El amor se construye como una casa, juntos, no solos".

"Si el amor es solo un sentimiento, un estado psicofísico, no se construye nada de sólido".

"Vivir juntos es un arte, un camino de paciencia, bello y fascinante. Y no termina cuando se conquistaron, al contrario, se inicia en ese momento", afirmó.╠

"Si el amor en cambio es una relación, entonces es una realidad que crece, y se construye como por ejemplo una casa, para vivir para siempre juntos", explicó.

Para el Papa, un amor duradero "no debe nacer en la arena de los sentimientos que van y vienen, sino en la roca del amor verdadero, el amor que viene de Dios", explicó.╠

"Un amor duradero no debe nacer en la arena de los sentimientos que van y vienen, sino en la roca del amor verdadero, el amor que viene de Dios".

El Papa Francisco se involucró en el caso de la muerte de un policía ocurrida en Santa Cruz en 2006. A través de una carta, el Santo Padre le contestó a Ramón Inocencio Cortés, uno de los activistas petroleros condenados a cadena perpetua por el crimen del efectivo Jorge Sayago en Las Heras en febrero de aquel año, en medio de intensas protestas de trabajadores.

"Le aseguro que su vida no me es indiferente y haré lo que pueda en lo que me pide", le aseguró Francisco a Cortés en la misiva.

Cortés, a través de una carta también, le había planteado que "la Justicia de Santa Cruz quiere cargar sobre mi y otros trabajadores de mi pueblo el peso de un asesinato que no hemos cometido. Yo soy muy humilde y no quiero pagar los platos rotos que rompieron otros. Es por eso que le ruego que me de una mano para salir de este tormento. Ayúdeme, por Dios se lo pido..."

Francisco le respondió hace pocos días: "Quiero expresarle la seguridad de mi cercanía en estos momentos que está viviendo. Le pido, por favor, que rece por mí. También lo hago por Usted y su familia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS