Edición Impresa

Matan a un joven y hieren al padre tras el robo a una estación de servicio

El martes pasadas las 21.40, Alan Lisandro Alcaraz, de 18 años, circulaba en una moto Yamaha YBR 125 conducida por su padre, de 43 años, cuando fue baleado por la espalda con calibre 9...

Jueves 17 de Octubre de 2013

El martes pasadas las 21.40, Alan Lisandro Alcaraz, de 18 años, circulaba en una moto Yamaha YBR 125 conducida por su padre, de 43 años, cuando fue baleado por la espalda con calibre 9 milímetros. Esos mismos plomos hirieron a su padre. En Mitre y bulevar Seguí, padre e hijo no pudieron más y se detuvieron. Una ambulancia los trasladó al hospital Clemente Alvarez. Alan Alcaraz murió y su padre fue llevado a un hospital, fuera de peligro, para la curación rápida de una herida superficial. Con el correr de las horas se supo que habían intentado asaltar una estación de servicios ubicada en Corrientes al 3800. El padre, que había sido interrogado como víctima, tiene ahora pedido de captura, acusado de robo calificado.

La muerte de Alan Alcaraz y las heridas a N., su padre, fueron durante buena parte de la jornada de ayer el único elemento en el sumario que lleva adelante personal de la comisaría 15ª y que está en manos de la jueza de Instrucción Raquel Cosgaya. ¿En qué circunstancias fueron acribillados padre e hijo? Era la incógnita en la investigación. "Lo que tenemos es un llamado al 911 a las 21.40 que dio cuenta que en Seguí y Mitre habían sido baleados dos hombres desde una moto. Consultados vecinos del lugar dijeron que no escucharon nada y efectivos de Policía Científica no hallaron ninguna vaina", explicó durante la mañana una fuente allegada a la pesquisa.

"El padre del pibe muerto relató que volvían de tras tomar unos vinos en la casa de un amigo de su hijo, ubicada en Presidente Quintana e Italia. Pero dijo que no recordaba exactamente el lugar. Que se fueron en su moto YBR y que en Biedma y Mitre pararon para que el pibe orinara. En eso el pibe se subió a la moto y le dijo: «Me dieron». Hicieron una cuadra y quedaron ahí".

"Preliminarmente se puede decir que al menos una de las balas que impactó al pibe hirió también al padre. Al hombre se le extrajo un plomo compatible con un arma 9 milímetros", indicó el vocero. "Los vecinos de Biedma y Mitre dijeron que tampoco escucharon detonaciones. Habrá que corroborar en qué lugar los balearon", agregó. La Yamaha YBR quedó en Seguí y Mitre y en el acta policial no se reportó el secuestro de armas.

Alan Alcaraz vivía, como su padre, en Dorrego al 3800, en la Villa Moreno, a ocho cuadras del lugar donde cayó herido. Según confiaron fuentes policiales tenía un antecedentes por un robo calificado. Tenía impactos en la espalda, con orificio de salida por tórax y abdomen.

Dimes y diretes. En la esquina de Mitre y Seguí los vecinos indicaron que no escucharon detonaciones y que vieron como los hombres heridos clamaban por ayuda. Como parte del chequeo de los datos suministrados por los investigadores el siguiente destino era Biedma y Mitre. Algunos vecinos dijeron haber escuchado "al menos seis disparos" el martes a las 21.40.

Pero un testimonio recogido por este diario abrió la primera veta de luz en el caso. "Dos tipos en moto venían de robar la estación de servicios que está en Corrientes y Biedma (Corrientes al 3800). El seguridad que tiene la estación de servicios lo corrió en una moto grande y los cagó a tiros. Se ve que los hirió porque los tipos quedaron en Seguí y Mitre. Al momento del robo, a uno de los playeros de la estación le dieron un balazo en un pie", relató una comerciante de la zona, quien habló pidiendo la reserva de su nombre.

Próxima parada, Corrientes al 3800. Allí, a mitad de cuadra entre Biedma y Presidente Quintana, funciona una pequeña estación de servicios, una importante cochera y un drugstore. Este diario preguntó al encargado del surtidor si habían sufrido un robo. Sí, pero es cosa de todas las noches", relató ayer por la mañana.

¿Cuánta plata les robaron? "Se habrán llevado unos 600 pesos, pero todavía no se hizo el control de caja". ¿Hirieron al playero? "No, para nada". ¿Tienen cámaras en la estación? "Habría que buscar las imágenes. Pero insisto en que los robos son de todas las noches". ¿Tiene custodia? "No, para nada". Sobre el hecho de robo el allegado agregó: "Se comenta que cuando se fueron, tras robar, se tirotearon a una cuadra de acá. No sé con quién ni cómo", dijo el hombre antes de despedirse.

Imágenes y captura. Con el correr de las horas estas declaraciones se fueron incorporando al sumario de la 15ª y así se llegó a la hipótesis de que los hombres baleados eran quienes habían asaltado la estación de servicios. El aporte de una videocámara de ese comercio, según fuentes policiales, confirmó tal cosa. "Son ellos. Las imágenes se las llevó un perito de Policía Criminalísitca". Por eso N. Alcaraz terminó con pedido de captura por el robo.

La Yamaha YBR en la que circulaban los Alcaraz está a nombre del padre, al que además se le secuestraron tarjetas verdes de otros tres rodados y se investiga que relación tiene el hombre con esa documentación. Ayer se empezaron trámites para identificar a los titulares de esas tarjetas verdes que son las que acreditan propiedad del dominio. Además de personal de la seccional 15ª trabaja en el caso la sección Homicidios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS