Edición Impresa

Las inundaciones ponen en jaque a la provincia de Buenos Aires

Hay unos 700 evacuados en distintas localidades. Varios ríos desbordaron por lluvias excepcionales. Hay unas 200 mil cabezas de ganado en peligro. El sector agrícola también tiene pérdidas.

Sábado 25 de Agosto de 2012

El nivel de las aguas en los partidos del centro, sur y sudeste bonaerense, afectados por la crecida de arroyos por las intensas lluvias de los últimos días, comenzó a bajar en forma lenta en la mayoría de los distritos, aunque aún persisten 700 pobladores evacuados.

Las precipitaciones ponen en peligro a unas 200 mil cabezas de ganado en Balcarce, Azul y Necochea. "No se puede cuantificar puntualmente la cantidad de cabezas que están bajo el agua o comprometidas, estimamos que el número puede superar las 200 mil, pero es incierto. Las pérdidas son enormes y los productores, especialmente de la zona más baja, están muy preocupados por esta situación", indicó el titular de la Sociedad Rural de Balcarce, Fermín Echeverría.

En 15 días cayeron 180 milímetros de agua, cuando agosto generalmente no presenta demasiadas lluvias. La media histórica de lluvias superó a la de la inundación de 1980 en la ciudad de Azul y afectó gravemente no sólo al sector agrícola con el aumento del trigo dañado, sino también al sector ganadero porque ocurre en plena época de parición.

Crítico panorama para Azul. La situación más crítica se vive en el partido de Azul, en el centro del territorio bonaerense, donde la crecida del arroyo que cruza esa localidad alcanzó su pico de 5,5 metros y anegó todo el casco urbano. Sin embargo, hacia la noche el agua comenzó a bajar.

"Si bien es estable la situación en la ciudad, el agua tardará en escurrir. Los desniveles del terreno hacen que en algunas zonas haya más agua que en otras, pero muchos vecinos colocaron compuertas y se prepararon para esta crecida por lo que no tuvieron que evacuarse", destacó una fuente de esa comuna.

Cuatro ministros bonaerenses se reunieron ayer a la tarde en la intendencia de Azul para coordinar las acciones de ayuda a los pobladores más afectados, tanto en la zona urbana como en la rural.

Es que los campos situados en torno a la ciudad cabecera están completamente anegados y hay muchos caminos intransitables, lo que generó que "en algunos pequeños pueblos rurales como Parish estén aislados por tierra", dijo Daniel Mujica, director de Defensa Civil.

El funcionario precisó que en el pueblo de Cacharí, de 3000 habitantes, "esperamos el pico de la crecida del arroyo para este fin de semana, ya que estamos a 60 kilómetros de la ciudad de Azul, pero el agua está bajando muy rápido".

Mujica remarcó "la solidaridad de todos los vecinos y de los organismos para enfrentar esta situación" y aseguró que tuvieron que "romper alcantarillas para agrandar los sumideros" y que "se levantaron taludes y terraplenes en dos días".

Mujica destacó que tras esta inundación —la tercera que sufre Azul en 90 días— se pedirá que se declare zona de desastre a la región rural ya que el impacto económico será importante debido a que el agua de la anterior crecida no terminó de escurrir y ya enfrentó otra.

Necochea es otro de los distritos afectados, con 136 evacuados de los 32 que se habían informado hasta anoche, y con una única ruta transitable: la que conecta con Mar del Plata.

En esa ciudad balnearia, el pico de crecida del río Quequén se dio anoche, lo que empeora la situación de pueblos como Santamarina, donde el agua llegó al casco urbano, al igual que en Fernández, Claraz, y La Dulce.

En Tres Arroyos, en el sur provincial, "el agua llegó al borde de los terraplenes y taludes", dijo el intendente Carlos Sánchez, quien informó que como consecuencia del desborde del Arroyo del Medio hubo que evacuar a 230 personas.

Sánchez explicó que en la zona rural "hubo muchos anegamientos y los caminos quedaron intransitables, lo que llevará varios días recuperarlos con el consecuente impacto económico que esto generará".

El gobierno bonaerense destacó que el área rural de las regiones central y sureste bonaerenses, próximas al cordón serrano del sistema de Tandilia, "están colmados de agua tanto las zonas bajas como las lagunas, situadas en las zonas altas, lo que genera un aumento del escurrimiento en arroyos y desbordes en la cuencas".

Calificó a la cantidad de agua caída como "extraordinaria" y precisó que "ya superó hasta cinco veces la media histórica del mes de agosto". (NA y Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario