Edición Impresa

La historia del hombre detrás de la leyenda del primer vampiro

Llega "Dracula Untold", el filme que narra la vida del príncipe Vlad Tepes, el "empalador"  rumano, encarnado por Luke Evans.

Jueves 09 de Octubre de 2014

"Dracula Untold" es una aventura épica de acción protagonizada por Luke Evans ("Rápidos y furiosos 6", "El Hobbit"), que cuenta la historia del príncipe rumano Vlad Tepes, conocido como "El Empalador", quien para defender a su pueblo de la invasión del Sultán Mehmed (Dominic Cooper) acuerda con un oscuro ser, quien le promete hacerlo invencible en la batalla a cambio de un alto precio, dando así origen a la leyenda del Conde Drácula.

En este detrás de escena, el espectador podrá descubrir los orígenes del mito, por lo cual se trata de una película ambientada en los años de reinado de Vlad Tepes, príncipe de Rumania que inspiró la leyenda por sus peculiares métodos para provocar el miedo entre su población y sus enemigos. Una mezcla de mitología e historia para contar cómo se transformó el sanguinario emperador en el primer vampiro de la historia.

Gary Shore, el director de este filme que se estrena hoy en Rosario, debuta detrás de cámaras con esta película, contando con los también guionistas noveles Matt Sazama y Burk Sharpless.

"Tengo sólo 34 años y estoy interpretando al «Padrino» de los vampiros, al mismísimo Drácula", aseguró Evans en Londres en una reciente entrevista.

"Las razones por las que creo que este Drácula puede ser interesante. Para empezar, no ha habido un Drácula en pantalla desde hace una buena temporada... Y esta versión es más bien un Drácula Begins: explicamos sus orígenes. «Dracula Untold» es la historia de Vlad el Empalador, el personaje que inspiró a Stoker en su novela. El hombre detrás de la leyenda".

El actor, que encarnó a uno de los personajes clave de la segunda entrega de "El Hobbit", habló en también sobre su singular llegada al mundo del cine y de su próximo proyecto: la nueva versión de "El cuervo", bajo la dirección del español F. Javier Gutiérrez.

Luke Evans (Ponypol, Gales) cuenta con una predisposición a interpretar personajes divinos o en el lado opuesto, completamente malvados: Apolo ("Furia de titanes"), Zeus ("Immortals" y Aramis ("Los tres mosqueteros") o el villano de "Rápido y furioso 6". "Nada mal para un muchacho de Gales..", apuntó a los periodistas.

Sobre su llegada a la saga "El Hobbit", Evans señaló: "Le envié una cinta a Guillermo del Toro hace muchísimo tiempo. Fue en los inicios de mi carrera en el cine: aunque parezca mentira, aproximadamente cinco años atrás. Dieciocho meses después me llamaron para hacer otra prueba, ahora en vivo, para un director de casting. En Nueva Zelanda. Pero estaba a punto de empezar una película en Nueva Orleans y me era imposible, así que lo arreglamos y nos encontramos en un punto medio: Londres. Nunca, nunca, ni en mis sueños más salvajes pensé que la vida de un actor conllevaba tener que viajar tanto. No recuerdo cuándo pasé más de una semana seguida en mi casa, en Londres. De hecho, sólo ir a Nueva Zelanda era bestial. Así que tomé el avión, me planté en Londres, me duché, fui a la oficina de casting, hice la prueba, volví al hotel, recogí mis bártulos y de vuelta al aeropuerto. Al aterrizar en Nueva Orleans tenía un mensaje de mis agentes: Peter había visto la prueba y el papel era mío. Fue surrealista".

"Soy actor profesional desde el año 2000", dijo Evans, y añadió: "Estudié interpretación durante unos nueve años y medio. Y me siento preparado. Ahora empiezan a llegarme papeles grandes, protagonistas, en películas aún mayores, producciones de estudio. Tengo 34 años y 15 de ellos trabajando como actor. No soy un recién llegado. Al cine puede que sí, pero no a esto de la interpretación".

Oficio de cantor. "Nunca planeé ser actor de cine", manifestó. "El cine nunca formó parte de mis planes. Yo quería ser actor de teatro. Actor de musicales. Cantar era mi oficio. Siempre musicales... Hasta que un día me propusieron hacer una obra de teatro normal, en el Donmall Warehouse, sin canciones, y mi vida me cambió. Tenía 28 años. Y en mi primera representación, entre el público, se encontraba un director de casting de cine que al verme se preguntó ¿Y este tipo, de dónde ha salido? Llevaba 10 años haciendo musicales y, en todo ese tiempo, nadie pensó que yo podía dar el pego en una pantalla de cine. Nunca lo busqué, no lo esperaba. Sé que muchos actores dicen que su carrera no sigue un plan, en mi caso, si había un plan, no era éste, desde luego."

Sobre su nuevo proyecto cinematográfico, la nueva versión de "El cuervo", Evans indicó que "una de las claves para que aceptara el papel, casi tanto como para que los productores me aceptaran también a mí, fue la dinámica, la relación que surgió con Javier (Gutiérrez) desde el primer momento en el que nos conocimos. Tenemos química", añadió.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario