Edición Impresa

Extraordinaria concurrencia de fieles a la tradicional peregrinación a Luján

Los organizadores dijeron que se sumó un millón y medio de personas a la marcha de fe que se inició ayer en el barrio porteño de Liniers  

Domingo 06 de Octubre de 2013

Cientos de miles de fieles de todo marcharon ayer hacia Luján en la 39ª peregrinación juvenil por la Virgen, que se inició pasado el mediodía desde la iglesia de San Cayetano, ubicada en el barrio porteño de Liniers, y terminó en la mañana de hoy frente al santuario donde el arzobispo de Buenos Aires, monseñor Mario Poli, celebró una misa en honor a la patrona del país.

Bajo un sol primaveral, la imagen cabecera de la Virgen que acompañaba a los fieles inició su recorrido desde el templo luego de la misa que ofició monseñor Horacio García ante una multitud emocionada que saludaba entre lágrimas y pañuelos blancos a la Virgen al salir de la iglesia.

"Nosotros no llevamos a la Virgen, ella nos lleva a nosotros", sostuvo Daniel, un hombre de 48 años que formaba parte del equipo de coordinación de la marcha. "Hace 28 años que hago esta peregrinación, y cada una de ellas es una enseñanza, ninguna es igual a la otra", aseguró.

Cerca de un millón y medio de personas tomaron parte de la marcha de fe influidas por el "efecto Francisco", según organizadores.

Más de 5.000 voluntarios trabajaron para atender a los peregrinos a lo largo de los 63 kilómetros de la ruta 7 en unos 60 puestos de apoyo y sanitarios que atendieron las necesidades de los caminantes, que llevaron como lema "Madre, cuidá la fe de tu pueblo que camina".

En el Año de la Fe, y por tercer año consecutivo, se volvió a ofrecer la posibilidad de bautizar a todos los peregrinos que se encontraban en camino de preparación para recibir los sacramentos de la iniciación cristiana, o que lo estuviesen por iniciar.

Monseñor Poli definió a la peregrinación como "río de vida" que le permite "visibilizar" la Iglesia una vez al año además de "hacer lío" como pide el Papa Francisco, además de señalar que es la Virgen quien "convoca".

Por su parte, el rector del santuario de la patrona de Argentina, presbítero José Daniel Blanchoud, lideró un grupo de 20 sacerdotes que impartieron los sacramentos y colaboraron con las tareas pastorales.

En la basílica de Luján hubo misas cada hora. Los oficios de hoy se celebrarán en la plaza que enfrenta a la iglesia.

Uno de los caminantes, Carlos, quien peregrinó por tercera vez y este año viajó desde Concepción del Uruguay (Entre Ríos) hacia Liniers con un grupo de personas de la parroquia de su ciudad, consideró que esta muestra de fe "es como la vida misma, porque ves todo, sentís de todo en el mismo trayecto, ves gente linda, loca, alegre, toda gente que va por la fe".

Angélica, una mujer de 57 años que vive en Palermo, desde hace cinco años participa de la peregrinación "para agradecer por todo, por la patria, por el Papa, por nuestros hermanos, por todo", sostuvo emocionada al observar a los fieles que la acompañaban en el trayecto.

Anoche, frente al santuario de Luján ya se habían concentrado decenas de miles de fieles que se asociaron a la fiesta de fe. El templo resultó desbordado en todos los oficios religiosos.

Desastre en Italia

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS