Edición Impresa

Dilma está decidida a cancelar su viaje a Estados Unidos por las escuchas ilegales

"Ella ya quería cancelar el viaje y está prácticamente decidida. A no ser que Estados Unidos presente alguna explicación clara, lo que hasta ahora no ocurrió", dijo un auxiliar directo.

Domingo 15 de Septiembre de 2013

La probabilidad de que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, cancele el viaje que tenía previsto hacer en octubre próximo a Estados Unidos, a raíz de las denuncias de espionaje, gana cada vez más fuerza, asegura el diario Folha de Sao Paulo.

"Ella ya quería cancelar el viaje y está prácticamente decidida. A no ser que Estados Unidos presente alguna explicación clara, lo que hasta ahora no ocurrió", dijo un auxiliar directo de la mandataria, citado por la columnista del diario Mónica Bergamo.

Según la misma fuente oficial, para que Rousseff mantenga la voluntad de viajar a Estados Unidos "sería necesario que (el presidente, Barack) Obama venga a Brasil a pedir disculpas o algo equivalente", lo que es prácticamente imposible.

De acuerdo con la versión periodística, la decisión de no viajar a Estados Unidos, que ya había sido manejada por Rousseff, fue reforzada el viernes, durante una reunión que mantuvo con el Consejo Político, en la que casi todos los asesores que participaron de la cita fueron favorables a que se cancele el viaje.

La presidenta ya había considerado la posibilidad de cancelar su reunión con Obama, en cuanto salieron a la luz documentos filtrados por el ex agente de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden, que revelan que los servicios secretos estadounidenses espiaron las comunicaciones de Rousseff con sus asesores y las computadoras de la petrolera estatal Petrobras, la mayor empresa de Brasil y que explota recursos estratégicos.

Según alegan los asesores de la presidenta, como Estados Unidos no pidió disculpas, no dio explicaciones convincentes e incluso dio a entender que mantendrá la práctica de monitorear el país, el viaje debe cancelarse. Durante el reciente encuentro del G-20 en Rusia, Obama se reunió con Rousseff, al parecer para dar una disculpas personales por el grave episodio, pero Rousseff exige una disculpa pública y explícita.

Un asesor presidencial informó que el anuncio oficial de la suspensión del viaje será dado en cuanto Rousseff converse con el canciller Luiz Alberto Figueiredo, quien estuvo en Washington para discutir las denuncias con autoridades estadounidenses.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS