Economía

Una negociación que se trabó en los números finos

Desde hace semanas, el gobierno y los fondos de inversión tensaron la cuerda en un punto en el que las diferencias se habían achicado mucho.

Martes 07 de Julio de 2020

El 21 de abril el gobierno lanzó oficialmente una oferta de canje para su deuda regulada por legislación extranjera, que a través de quitas de intereses y, en menor medida, de capital buscaba estirar los vencimientos que asfixiaban a la economía argentina y generar un ahorro de u$s 41.500 millones. De ser la última propuesta la que se efectivizó ayer, esta reducción será algo menor, cerca de los u$s 39 mil millones, de acuerdo a los fondos de inversión que ya adelantaron su aval.

Mediaron tres ofertas formales del ministro de Economía, Martín Guzmán, y una elevada informalmente a los tres grupos de bonistas que llevaron adelante las conversaciones. Cabe recordar que esos comités son minoritarios en el universo total de acreedores externos, aunque tienen títulos suficientes como para bloquear un acuerdo.

Un mes antes del lanzamiento de la oferta inicial, el FMI publicó un análisis de sostenibilidad de la deuda en una nota técnica, que establece un par de metas relacionadas con el pago de la deuda en moneda extranjera después de 2024

(que en promedio no puede superar el 3 por ciento del PIB) y las necesidades brutas de financiamiento totales (que en promedio no pueden superar el 5, del PIB y que en ningún año pueden exceder el 6 del PIB).

El 15 de mayo de 2020, los acreedores presentaron tres contraofertas, rechazadas por el gobierno argentino. Del 22 al 28 de mayo de 2020 se entró entra en la segunda ronda de negociaciones privadas con los acreedores. Allí Argentina amplió su oferta, aumentando el valor combinado de retorno de los bonos. Del 6 al 17 de junio se desarrolló la tercera ronda de negociaciones privadas con los acreedores. Guzmán hizo un último acercamiento para cumplir con la solicitud de los inversores de contar con un valor de retorno en el identificador 50 con un factor de descuento del 10 por ciento, que es la medida a menudo invocada por los acreedores.

La oferta del domingo reduce aun mas estas diferencias. Las modificaciones en los títulos elevaron su Valor Presente Neto (VPN) a niveles que promedian los u$s 53,5 considerando una tasa de descuento 10 por ciento. Esto representa una mejora significativa en relación a la oferta previa de abril de u$s 40, y a las extraoficiales de junio cercanas a los u$s 47.

Respecto de la propuesta original presentada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, en marzo, la última oferta introduce significativas mejoras. De acuerdo con los cálculos de Eco Go, la tasa del cupón promedio pasó de 2,9 por ciento a 3,5 por ciento.

El fondo BlackRock, que hasta ahora se mostró como el más arisco, no sólo tiene una importante cantidad de bonos argentinos también posee muchísimas acciones de empresas locales. Por ejemplo, de los bancos Galicia, Macro, Santander y Supervielle. O de las firmas YPF, Edenor, Telecom y de Central Puerto.

De modo que afectaría el valor de sus acciones si torpedeara un acuerdo y Argentina formalizara su default. La dureza del fondo estaría asociada al carácter de precedente que podría tener este acuerdo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario