Economía

"Santa Fe quiere cobrar antes de 2021 parte de los bonos que ofrece la Nación"

El jefe de la cartera de Economía de la provincia consideró un pequeño avance el encuentro con los funcionarios. Seguirán las charlas

Sábado 30 de Junio de 2018

El gobierno nacional ofrece obra pública y un bono con tres años de gracia, intransferible, para saldar la deuda histórica que mantiene con Santa Fe. El equipo del gobernador Miguel Lifschitz consiguió que el bono, en pesos, se ajuste por CER (índice de inflación) durante tres años —luego se ajustará a una tasa anual del 6 por ciento—, pero no consiguió que la Casa Rosada se comprometa a desembolsar pesos constantes y sonantes hasta 2021. "El pasito" —según definió el propio Lifschitz— de avance, se dio ayer en un encuentro en el despacho de Rogelio Frigerio en la Casa Rosada , con la presencia, además, del superministro Nicolás Dujovne. Por Santa Fe, Lifschitz se sentó a la mesa junto a su ministro de Economía, Gonzalo Saglione.

Tras el encuentro, Saglione conversó en exclusiva con LaCapital.

—¿Qué oferta superadora hizo el gobierno nacional?

—La Nación nos plantea un esquema para actualizar el valor de los bonos que no satisface nuestros requerimientos, pero de todos modos lo vamos a analizar y seguiremos conversando la semana que viene. Aplicarían al bono el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) —equivalente al índice de precios al consumidor del Indec— durante el período de gracia del bono (tres años) y desde la firma del acuerdo. Luego de los tres años (2021), el bono tendría una tasa de actualización del seis por ciento anual. El bono es intransferible y la propuesta supone que no habría ningún desembolso durante esos tres años. Nosotros necesitamos que reconsideren esa parte; creemos que tendría que haber algún tipo de reembolso en un período más inmediato.

—La actualización del bono por índice CER satisface, ¿por qué?

—Nuestra pretensión con la actualización del bono es no perder capacidad de compra; si por caso, hoy nos permite realizar determinada extensión de una ruta, que cuando comencemos a cobrarlo pretendemos que nos permita hacer la misma extensión de ruta. La traba, por ahora, está en que durante tres años la provincia no podría cobrar ni capital ni intereses, ni transferir los bonos, todo queda para 2021, y de ahí en más.

—No habría ningún pago hasta 2021.

—Claro, necesitamos algún mecanismo de compensación para que la provincia empiece a cobrar una parte antes de 2021.

—¿La parte de la deuda que Nación se compromete a pagar con obras en Santa Fe ya se acordó?

—Esa parte estaría acordada; queda por puntear cuáles serían las obras que van a integrar el acuerdo. La redacción de la cláusula de verificación del cumplimiento estaría acordada.

—El gobernador manifestó que cuando comenzaron las negociaciones (última etapa) en marzo, el contexto económico era otro, que ahora empeoró y que eso también se tiene en cuenta. ¿Quiere decir que ahora Santa Fe baja un poco las pretensiones por el contexto negativo?

—No es tan lineal. Hasta marzo se presumía que la obra pública crecía en el país, y también en Santa Fe. Ahora hay un escenario de obra pública a la baja en la Argentina, entonces la confirmación de un determinado nivel de obra pública para Santa Fe pasa a tener otra consideración. La provincia estaría en los próximos años (si prospera el acuerdo) en un lugar de relativo privilegio respecto de las demás provincias.

—Lifschitz también dijo que Santa Fe va a acompañar el ajuste fiscal que promueve el gobierno nacional. Si en ese marco la obra pública va a la baja, ¿qué responsabilidad tendría la provincia?, ¿la obra pública irá a la baja por una política errada de la Casa Rosada o por el efecto del marco internacional?

—La Argentina tiene tremendas dificultades en el plano fiscal, y se plantea una meta para 2019 (bajar a 1,3 por ciento el déficit) que, más allá que sea una meta comprometida con el Fondo Monetario Internacional, su incumplimiento sería de imposible financiación. Todos los actores involucrados debemos lograr que la meta de ajuste fiscal para 2019 que pretende el gobierno nacional sea cumplida. Luego, cómo llegamos a esa meta, cada cual podemos tener miradas diferentes. Sobre qué gastos deben ser revisados y qué ingresos pueden modificarse.

—¿Qué implicaría para Santa Fe el ajuste fiscal nacional al 1,3 por ciento en 2019?

—Hoy tenemos escasa incidencia de las transferencias directas discrecionales de la Nación, salvo los componentes de coparticipación. De cara al 2019 se pondrán sobre la mesa los componentes del gasto nacional y todas las jurisdicciones, de manera equitativa, deberán garantizar que se dé cumplimiento a la meta del 1,3 por ciento del déficit para 2019.

—Hoy el dólar toca los 30 pesos, más del 50 por ciento de devaluación en seis meses, ¿qué consideración hace?

—Nos preocupa la volatilidad, más que el precio puntual. Se trata de un escenario de gran incertidumbre que dificulta la toma de decisiones económicas y paraliza la actividad. Si tenemos un tipo de cambio alto se necesita evitar que se vaya a inflación y afecte a las personas que viven de un ingreso fijos en pesos.

—Sin embargo, no estaría resultando que los sectores de ingresos fijos puedan defender el poder de compra a causa de la devaluación.

—No estaría resultando, es verdad. Una cosa es un tipo de cambio alto con protección del poder de compra del salario y otra lo que se observa en la actualidad. Sobre todo, para los sectores de menores ingresos.

ministro. Saglione reclamó al gobierno nacional alguna confirmación del nivel de obra pública para Santa Fe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario