Economia

Nueva agenda y desafíos para el Mercosur a 30 años de su creación

Las diferencias políticas generaron interferencias en el plano comercial. La estrategia a seguir para reordenar el camino de cara al futuro del bloque regional

Domingo 04 de Abril de 2021

Los 30 años del Mercosur se convirtieron en el momento ideal para debatir cuestiones pendientes, trazar los lineamientos de una real unión aduanera y eliminar asimetrías internas. En tres décadas el bloque tuvo marchas y contramarchas y hoy la apuesta está en trabajar en una agenda renovada, basada en pilares como: el lanzamiento de un plan en la pospandemia de inversión e infraestructura sostenible, la instrumentación de mecanismos de financiamiento que atraigan al sector privado, la modernización el marco regulatorio de compras públicas, el encontrar espacios de políticas de desarrollo productivo, y la formulación de una política de movilidad sustentable.

Diferentes especialistas advierten sobre la necesidad, en el plano político, de encontrar mecanismos que dinamicen la agenda comercial a pesar de los vaivenes políticos de sus países miembros. Es que “no todos los Estados miembros le han dado al Mercosur la adecuada jerarquía en sus ordenamientos constitucionales que se necesita para garantizar la seguridad jurídica, y eso es algo sobre lo que se debería trabajar”, señalan.

El presente y el futuro del bloque se debatió durante el encuentro virtual “El Mercosur como política de Estado para la Argentina” que fue organizado por la Escuela de Política y Gobierno, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Católica Argentina (UCA), conjuntamente con el Programa de Bioeconomía de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA), TheMillenium Project, el Centro Latinoamericano de Globalización y Prospectiva, Argentina Conversa, el Instituto de Planeamiento Estratégico, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), y la Red Nueva Acción Política (Red NAP).

“Es muy difícil pensar en un Mercosur estratégico si antes no se resuelven los problemas internos básicos que nos hacen mirar todo el tiempo a la coyuntura. El Mercosur requiere un ajuste que es la internacionalidad, y si no logramos eso las tensiones para la flexibilización van a ser cada vez más pujantes”, resaltaron durante el webinar que tuvo como eje al Mercosur, el bloque que se creó formalmente el 26 de marzo de 1991, con la firma del denominado Tratado de Asunción que rubricaron los países fundadores: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Las tensiones políticas entre los miembros del Mercosur por los acuerdos de libre comercio con otros bloques volvieron a quedar expuestas durante la reunión virtual de sus presidentes para conmemorar los 30 años de la constitución de la unión sudamericana. La postura de Brasil, Uruguay y Paraguay a favor de flexibilizar la normativa del Mercosur para concretar de forma unilateral nuevos acuerdos comerciales chocó contra la posición de Argentina, que defiende los convenios para proteger a los sectores productivos que puedan verse perjudicados por una excesiva apertura de la economía.

“Es muy difícil pensar en un Mercosur estratégico si antes no se resuelven los problemas internos básicos que nos hacen mirar todo el tiempo a la coyuntura “Es muy difícil pensar en un Mercosur estratégico si antes no se resuelven los problemas internos básicos que nos hacen mirar todo el tiempo a la coyuntura

Con casi 300 millones de habitantes y una superficie cercana a los 15 millones de kilómetros cuadrados (un 50% más grande que el continente europeo, similar al tamaño de Rusia), el Mercosur es conocido por su gran potencial en materia de recursos naturales y alimentos. El bloque vende el 63% de la soja del mundo y es el principal exportador mundial de carne vacuna y de pollo, de maíz, café y hierro. También es el octavo productor mundial de automotores. Ahora China es el principal destino de exportación. Casi uno de cada cuatro dólares exportados se dirigen al gigante asiático y es el primer origen de las importaciones del Mercosur.

Su Producto Bruto Interno (PBI) alcanzó en 2019 los 4.467 billones de dólares -medido por paridad de poder adquisitivo-, lo que lo coloca, en bloque, como la quinta economía más grande del mundo.

El Mercosur inicialmente conformado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, en una fase posterior incorporó a Venezuela y Bolivia, que está en proceso de adhesión. Pero tiene también como países asociados a Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Surinam; mientras que Venezuela está suspendido como miembro pleno.

El acuerdo comercial con la Unión Europea -anunciado en 2019-, el ingreso de Bolivia como miembro de pleno derecho de la organización o la mayor apertura de las fronteras son algunos de los puntos de fricción entre los estados miembros.

"El Mercosur suma un PBI que lo coloca, en bloque, como la quinta economía más grande del mundo "El Mercosur suma un PBI que lo coloca, en bloque, como la quinta economía más grande del mundo

Durante el encuentro virtual organizado por la Facultad de Ciencias Sociales de la UCA, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de Cancillería, Jorge Neme trató de despejar las diferencias y enfatizó que hay que “trabajar unidos” y propuso proyectarse “en las discusiones internacionales a partir de las fortalezas que nos da el hecho de estar en el Mercosur”. Dijo que “la unidad es un bien público absolutamente imprescindible para el momento que estamos viviendo, y va a ser mucho más significativa en el proceso de la post pandemia”.

Neme resaltó que “el Mercosur ha servido como un modo de consolidar la democracia en la región, es un bien público, patrimonio de todas las generaciones en nuestros países”.

Por su parte, Julieta San Félix, secretaria de Cooperación Internacional e Integración Regional de Santa Fe, recordó que la cláusula democrática y la defensa de los derechos humanos han sido pilares de la fundación del Mercosur. “Hoy tenemos que formular nuevas metas que tengan que ver con la sostenibilidad ambiental, de género, y de cada una de las instancias subnacionales que son el corazón del Mercosur. Tenemos que ver cómo hacer del Mercosur una plataforma de crecimiento para cada uno de nuestros países”, propuso.

El presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico (IPE), Jorge Castro, resaltó que el Mercosur es la principal plataforma productora de proteínas del Siglo XXI y por eso China se ha convertido en el principal mercado de exportaciones agroalimentarias. “El fundamento político del Mercosur es la alianza estratégica entre Brasil y Argentina. Esto significa que el protagonismo de la Argentina en la política mundial sólo es posible a través de una acción conjunta y combinada con Brasil en el sistema global”, remarcó.

La economista Beatriz Nofal subrayó que el Mercosur es la principal política de Estado desde el advenimiento de la democracia en los países miembros, la cual nos asegura entrar en la agenda del desarrollo sustentable y mejora del bienestar. “La flexibilización sin resolver los temas pendientes de la agenda interna es simplemente un atajo. Se requieren políticas e instituciones comunes, y hemos visto que eso es lo que más dificultades ha generado para avanzar”, indicó.

"Hoy tenemos que formular nuevas metas que tengan que ver con la sostenibilidad ambiental, de género, y de instancias subnacionales "Hoy tenemos que formular nuevas metas que tengan que ver con la sostenibilidad ambiental, de género, y de instancias subnacionales

Nofal apuntó que se requiere sincerar el rumbo estratégico y para eso es esencial el diálogo. “Lo que se necesita es volver a encontrar el aspecto societario y una nueva agenda renovada de futuro, basada en pilares tales como: el lanzamiento de un plan en la post pandemia de inversión e infraestructura sostenible, la instrumentación de mecanismos de financiamiento que atraigan al sector privado, la modernización el marco regulatorio de compras públicas, el encontrar espacios de políticas de desarrollo productivo, y la formulación de una política de movilidad sustentable”, consideró la economista al referirse a los próximos pasos que debería seguir el bloque.

El ex embajador argentino en China, Diego Guelar, tuvo una mirada crítica y dijo que” el Mercosur no está trabajando hoy ni hacia adentro ni hacia afuera”.

“No estamos avanzando en las negociaciones y, de hecho, estamos consintiendo fácticamente la flexibilización que es mucho más que un atajo y que, en parte, hoy rompe la alianza estratégica”, señaló.

Guelar consideró que “no todos los Estados miembros le han dado al Mercosur la adecuada jerarquía en sus ordenamientos constitucionales que se necesita para garantizar la seguridad jurídica, y eso es algo sobre lo que se debería trabajar”.

El economista del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), Ricardo Carciofi, manifestó que “en la medida en la que no hay certidumbre se lesionan las perspectivas de inversión y se dificultan los horizontes de decisión”.

El analista propuso hacer “una agenda práctica de trabajo a corto plazo y para eso visualizar un avance que contemple la centralidad que tiene el avanzar en el funcionamiento económico-comercial del espacio intrazona; así como también la formación de un esquema de cooperación adaptado a la situación sanitaria que estamos atravesando”.

A su turno, el Vicepresidente de la Pequeña y Mediana Empresa de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Angel Rodríguez, destacó que “el Mercosur sigue ofreciendo beneficios para el comercio intra regional que aún no han sido aprovechados”.

“En el plano político, no ha encontrado mecanismos que dinamicen la agenda comercial a pesar de los vaivenes políticos de sus países miembros. Pero se debe trabajar en esa línea para evitar retrocesos en sus niveles de integración”.

El consultor en negocios internacionales, Marcelo Elizondo, apuntó que el Mercosur tiene “grandes dificultades” para generar mejores niveles de institucionalidad que permitan resolver las distancias cuando no hay una diplomacia parlamentaria tan activa.

“Es muy difícil pensar en un Mercosur estratégico si antes no se resuelven los problemas internos básicos que nos hacen mirar todo el tiempo a la coyuntura. El Mercosur requiere un ajuste que es la internacionalidad, y si no logramos eso las tensiones para la flexibilización van a ser cada vez más pujantes”, remarcó Elizondo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario