Cultura y Libros

Un bocón suelto en la TV

Fallecido hace dos años, al singular escritor que fue Dalmiro Sáenz se lo extraña no sólo por su capacidad de escandalizar sino por haber puesto al descubierto la hipocresía de muchos. Un breve recorrido por sus apariciones en la pantalla chica.

Domingo 26 de Agosto de 2018

La vuelta de la democracia a nuestro país en los años 80 trajo destapes, discusiones y libertades al ámbito televisivo que durante mucho tiempo estuvieron acalladas, porque la dictadura militar se encargo de que así fuera. La televisión fue testigo de varios acontecimientos cruciales. Desde la guerra de Malvinas hasta el Mundial de México 86 y el juicio a las juntas militares, todo fue seguido con interés por la pantalla chica

En el mundo de la literatura argentina, la apertura democrática posibilitó que otras voces, que anteriormente estaban acalladas, tuvieran pantalla para ser escuchadas. Tal fue el caso del escritor y dramaturgo Dalmiro Sáenz (1926-2016), quien encontró ese punto exacto de ebullición entre el destape argentino y la necesidad de librepensadores en cámara.

Sáenz nació en Buenos Aires y fue el único hijo varón de un contraalmirante y una escritora. Desde el seno mismo de su familia se gestaban la aventura y la transgresión que siempre lo acompañaron. Publicó recién a los treinta años, luego de viajar en buque por la costa patagónica, desde el iniciático Setenta veces siete (1956) hasta su último libro, Pastor de murciélagos (2005), pasando por un clásico como Carta abierta a mi futura ex mujer (1968), Las boludas (1988) o La patria equivocada (1991).

Tan polémico como seductor, a continuación se hace un breve recorrido por sus apariciones en los canales de televisión.

La virgen del divino trasero

El 11 de junio de 1988 Gerardo Sofovich tuvo como invitados de "La noche del sábado", un programa popular que se emitía por Canal 2, a Dalmiro (quien en asociación con el doctor Alberto Cormillot publicó ese mismo año el libro Cristo de pie) y al psicoanalista y escritor Ariel Arango (este último presentaba el libro Los genitales y el destino). Las declaraciones de los entrevistados provocaron un escándalo de magnitud. En la entrevista se dio el siguiente diálogo:

Sáenz: En la colección privada del Vaticano hay una virgen, que se llama la Virgen del Divino Trasero, y es una virgen con un culo precioso. Un cuadro muy lindo.

Sofovich: Una virgen con un culo precioso. ¿No es irreverente eso?

Sáenz: Dudo que se mantenga virgen mucho tiempo con ese culo.

Entre los tantos espectadores que miraban el programa se encontraba Miguel Ángel Ekmekdjian, famoso constitucionalista, que llevó adelante acciones judiciales que no solo sentaron precedente, sino que le valieron una prohibición a Sofovich, una suspensión al programa de varias semanas por parte del Comfer y una sanción al mismo Sáenz, que tuvo que renunciar a su cargo de asesor del Ministerio de Acción Social de la provincia de Buenos Aires.

Evita y el tapado de visón

En octubre de 1995, en una entrevista televisiva emitida en el Canal 2, para el programa "El primero de la semana", conducido por Daniel Hadad, se hizo un especial sobre la vida de Eva Perón.

Invitado, el inefable Dalmiro dijo: "Yo creo que era una gran feminista, lo que pasa es que no era una machista—femenina, como son las feministas actuales, era feminista. Fue la primera que tuvo la insolencia típica de una linda mujer de ir a una villa miseria con un tapado de visón. Porque no se estaba disfrazando de una obrera, sino que se disfrazaba de los sueños de una obrera. Fue la primera persona que elegía la caridad sobre la justicia. Fue un ser admirable".

El trabajo de escribir

En el año 1996, en "Esto que pasa", conducido por Pepe Eliaschev, que se emitía en el canal de cable CVN de Buenos Aires, consultado acerca de su oficio de escritor, Dalmiro decía: "Yo toda mi vida he hecho huevo, jamás he trabajado. Mi madre me decía: vos trabajás tanto para no trabajar. Yo hacía cualquier cosa con tal de no trabajar y escribir, que no es trabajar. Maradona jugando al fútbol no trabaja, esto es una cosa que haría gratis, pero por suerte me pagan. Pero no es trabajo el escribir, es un placer inmenso".

Una magra expresión humana

Corría el año 1997 y Dalmiro estaba invitado a participar de la Feria del Libro. Entrevistado por un cronista, disparó: "Creo que es lo más importante que tenemos en Argentina. También pienso que es un gran shopping, pero tenemos la obligación de usar las armas del enemigo, y tenemos que pelear con esto, porque esto es el mundo. Alguien para ganar guita inventó esto, que es un shopping para ganarles a los otros shoppings". Más adelante, fiel a su estilo, concluirá: "No les den bola a los escritores, los libros les quedan grandes: son muy superiores a sus autores. Lean, pero no hablen con ellos porque se van a encontrar con tipos como yo, una magra expresión humana".

El Che Guevara

En el año 2000, otro foro de discusión televisiva, que nació al calor del delarruismo, era "Alumbrado, barrido y limpieza". De acuerdo con Luciano Olivera, gerente de programación de Canal 7, se trataba de "un talk show de filosofía cotidiana". La emisión iba los viernes a las 23. La conducción estaba a cargo de Diego Bonadeo, acompañado por Sylvina Walger, Carlos Polimeni, Julio Bárbaro y... Dalmiro Sáenz.

En una emisión especial cuyo tópico de discusión era el Che, se empezó a debatir al Guevara que se ve en las remeras, el del póster. Dalmiro se metió en la discusión y dijo: "Cuando una idea es defendida con la vida, la idea toma la forma del gesto que la defendió, el gesto tapa la idea. Y eso fue lo que conquistó al mundo".

El ciclo no duró más que un año, lo justo y necesario para reemplazar los debates por algún programa de cocina.

Mentirosos

En 2011 Dalmiro es invitado al programa "Los siete locos", que conducía Cristina Mucci por Canal 7. Comienzan hablando del reciente estreno de la película La patria equivocada, cuyo guion está basado en el libro que escribió el propio Sáenz en 1991. No era la primera vez que nuestro hombre se sumergía en la cuestión de los caudillos: Malón blanco (Emecé, 1995) y Mis olvidos, o lo que no dijo el general Paz en sus memorias (Sudamericana, 1998) fueron otros intentos.

Mucci pregunta: "¿Viste la película?". Y Dalmiro responde: "A mí no me gustó, pero nunca me han gustado mis cosas". No satisfecha con la respuesta, la conductora fue más allá: "Los críticos dijeron que La patria equivocada fue el mejor libro editado este año. Pero el escéptico Dalmiro contestó: "No me lo creo. No me creo mis propios libros, los escritores somos mentirosos".

No resulta osado pensar en Dalmiro Sáenz como el último gran provocador que, viniendo de un lugar tan hostil a la televisión como es la literatura, supo jugar en ese medio caníbal. También fue alguien que logró escandalizar y, al mismo tiempo, aportó una mirada genuina al abordar problemáticas sociales que todavía crujen.

A dos años de su fallecimiento, la pantalla de TV de hoy en día le quedaría chica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario