Cultura y Libros

Descubrir lo propio

Llegó a vivir en la ciudad hace un mes y medio y al Centro Cultural Fontanarrosa hace cinco minutos.

Domingo 09 de Junio de 2019

María nació en Canadá, llegó a vivir en la ciudad hace un mes y medio y al Centro Cultural Fontanarrosa hace cinco minutos. Habla perfecto castellano, aunque con acento, y en el medio de la multitud que se desplaza entre los stands confiesa que le gustaría leer lo que escriben los autores rosarinos, aunque no tiene la menor idea sobre ellos. Pareciera que muchos de los asistentes a la feria comparten su mirada extranjera y cuando por fin se topan con producciones locales no les son indiferentes. Así lo cuenta el director de la Editorial Municipal de Rosario (EMR), Oscar Taborda.

“La editorial hace veintisiete años que existe pero para parte del público que viene a la Feria, que quizás no es el habitual de las librerías, es una novedad encontrarse con nuestros libros. Se acercan y hacen un descubrimiento, se detienen a mirar”, explica. “Nos interesa atender a los autores pero también a los lectores, queremos acercarles textos más allá de lo literario, por ejemplo las crónicas zonales, que son el reconocimiento de una zona, una región, un territorio”, agrega Taborda, él mismo escritor. Destaca el concurso de novela corta regional que recientemente hizo la EMR, porque recibieron textos de autores que quizás no llegan a Buenos Aires, y el rescate de la obra del poeta vanguardista Facundo Marull. “Nuestra política de edición del canon local empezó en 2000, con Arturo Fruttero y Felipe Aldana, y ya van unos diez títulos de lo que llamamos Colección Mayor, donde se reúne la obra completa de un poeta o una novela básica como en el caso de Roger Pla, o ensayistas como Adolfo Prieto y María Teresa Gramuglio, precedidos por un extenso texto de análisis e investigación de la obra que no es solamente rescatar un autor sino ponerlo vigente, al alcance del público actual”, completa. La EMR funciona en el planetario y tiene un stand comercial en la céntrica esquina de Córdoba y Corrientes, sobre la peatonal.

Gonzalo Díaz, de Espacio Santafesino, cuenta una experiencia similar, sobre todo porque los materiales ofrecidos en el stand son difíciles de adquirir por fuera de las ferias. Se trata de libros que produjo el Ministerio de Innovación y Cultura o que fueron seleccionados en las convocatorias anuales que lanza la provincia desde hace diez años para editar —además— discos, videojuegos y documentales. Díaz cuenta que llaman mucho la atención de la gente los libros infantiles, la recopilación de autores santafesinos clásicos que se publicó este año y el libro de fotografías Santa Fe entre dos siglos.

Otro espacio institucional atractivo para los asistentes es el de la Universidad. Nicolás Manzi, coordinador editorial del sello de la UNR, explica que con casi treinta años de trayectoria el organismo “tiene un lugar en la historia de la edición de la ciudad” y está cambiando de perfil. “Antes los autores contrataban los servicios de edición, teníamos un perfil más de imprenta, y ahora armamos un catálogo propio con ediciones literarias, académicas, colecciones como la de derechos humanos que se llama Avisadores del Fuego, otra de estudios culturales titulada Comunicación, Lenguajes y Cultura, a la que se suma la de literatura, Confingere”, enumera Manzi. Dentro de esta última se cuenta A vuelo de pájaro, de Jorge Riestra, la tercera reedición del libro del narrador rosarino fallecido en 2016, una de las seis presentaciones que realizó la editorial de la UNR en la feria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario