Cartas de lectores

La importación de anteojos y marcos creció un 157 por ciento anual en lo que va de 2017

Desde la industria óptica denuncian que el ingreso no responde a regulación alguna, y que representa un riesgo para la salud y para las fuentes laborales

Martes 22 de Agosto de 2017

En los primeros siete meses de 2017 ingresaron al país 1.339.000 pares de anteojos y armazones sin control ni regulación, lo que equivale a un incremento del 157 por ciento en relación con el año anterior, con el consiguiente riesgo para la salud visual de la población y una incidencia grave en las fuentes de trabajo del sector.

Los datos y el análisis surgen de un estudio de la Cámara Argentina de la Industria Optica (Cadioa) dado a conocer ayer, el cual reveló que ese ingreso se produce al no existir en la Argentina una regulación que determine los estándares de calidad para dichos materiales, su elaboración o la procedencia.

Norberto Fermani, presidente de la cámara, señaló que el fenómeno "constituye un grave riesgo para la salud visual de la población" ya que "no existe ningún tipo de control básico, ni siquiera para que los anteojos de sol que se compran garanticen la protección mínima contra los rayos UV".

Además, sostuvo que "las autoridades y la población desconocen esta problemática" y agregó que desde Cadioa se encuentran "trabajando en concientizar sobre este grave peligro".

El ingreso de anteojos sin control también pone en peligro la industria local y en consecuencia el trabajo: en el primer semestre de 2016 llegaron al país 520.675 anteojos y armazones, mientras que en igual periodo de 2017 la cifra aumentó hasta alcanzar 1.339.319, lo que representa un incremento del 157 por ciento interanual.

Fermani explicó que "lo que se necesita es un sistema de norma técnica similar al que rige para los anteojos de seguridad industrial".

Ello implicaría que se incluya una certificación por marca de conformidad "donde se demuestra que las fábricas nacionales o extranjeras tienen cierto sistema de calidad implementado y que el mismo se cumple", concluyó el dirigente.

UIA: crítico informe

Por otra parte, la Unión Industrial Argentina (UIA) revelará esta semana un crítico informe sobre el impacto negativo del incremento de tarifas y del aumento en el ingreso de importaciones de productos manufacturados desde Brasil, China y otros países en un mercado con demanda deprimida.

El presidente de la central fabril, Miguel Acevedo, presentará el informe el jueves en una conferencia de prensa en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, capital de una de las provincias más golpeadas por el parate industrial.

Trascendió que el informe también explicará cuál fue el impacto en los costos de producción de los aumentos de tarifas de energía eléctrica y gas implementados entre 2016 y este año por el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren.

Las empresas más complicadas tienen sus matrices productivas dependientes en un 100 por ciento de la electricidad, dado que sufrieron incrementos de tarifas que alcanzan el 1.000 por ciento en un año y medio.

La cúpula de la UIA viene sintiendo una fuerte presión desde el sector pyme para que eleve la voz por las políticas restrictivas del Gobierno —en su lucha contra la inflación— que no permite que resurja la demanda.

La central fabril que conduce Acevedo lanzará asimismo un alerta por el creciente ingreso de productos manufacturados desde Brasil y otros socios comerciales que han disminuido sus compras a la Argentina en el último año y medio.

El informe planteará que la situación se tornó "insostenible" para muchas empresas que no pueden competir con sus precios porque los costos de producción en países como Brasil o China son sensiblemente más bajos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS