Policiales
Miércoles 21 de Junio de 2017

Una policía mató a un joven ladrón que huía de su casa tras fallido robo

La versión oficial indica que la agente del Comando, que quedó detenida, sorprendió al maleante dentro de su casa. La fiscal investiga si hubo enfrentamiento

Una agente del Comando Radioeléctrico quedó detenida y se evalúa si se excedió en sus funciones luego de matar a un joven de 20 años que ayer a la madrugada ingresó a su casa del barrio Bella Vista con fines de robo y cayó muerto por un disparo que recibió por la espalda mientras escapaba. En la vereda de la vivienda se hallaron dos vainas servidas del arma de la empleada policial, mientras que junto al cuerpo de la víctima, a unos 30 metros de la casa, se encontró un revólver calibre 32 con proyectiles percutados. En ese marco no se determinó aún si existió intercambio de disparos o enfrentamiento. Hoy se realizará la audiencia imputativa a la agente y entonces se conocerá la calificación legal de la conducta de la policía.

El horario del hecho no está definido, pero algunos vecinos afincados en Riobamba al 3900 escucharon dos disparos secos cerca de las 3 de la madrugada de ayer y saltaron de la cama. Otros se despabilaron cuando las luces del movimiento de los patrulleros se coló por la rendija de las ventanas de sus dormitorios.

Por una columna

Hasta que la investigación determine con exactitud qué ocurrió, la información preliminar indica que un solitario ladrón trepó por una columna de tendido eléctrico y por techos vecinos hasta ganar el balcón de Riobamba 3942, donde reside la agente del Comando Emilse Gabriela H., de 30 años, quien se encontraba descansando y de franco.

La mujer escuchó ruidos y sorprendió al maleante dentro del living de su casa. Tras identificarse como policía lo puso en fuga. Y entonces la mecánica del hecho se difumina.

Según fuentes policiales, el intruso salió a la carrera de la casa y una vez en la calle realizó disparos que la agente, que iba tras él, repelió con su arma reglamentaria. Lo concreto es que la víctima, que escapaba en dirección a calle Alsina, se derrumbó frente a la casa de Riobamba 3912 herida de muerte por un disparo que le ingresó por el omóplato derecho. Junto al cuerpo se encontró un revólver calibre 32 con dos vainas servidas.

Allí quedó la mancha de sangre del ladrón. Y en la vereda de la casa de la policía las dos piedras y el círculo marcado con ladrillos que delimitaban el lugar donde cayeron las dos vainas servidas que gatilló su pistola oficial, lo cual indica que disparó desde unos 30 metros de donde cayó abatido el ladrón.

La fiscal Georgina Pairola, a cargo de investigar el caso, se mostró prudente a la hora de brindar detalles. "Me notificaron de un supuesto enfrentamiento en Riobamba a 3900. Hicimos tareas de rigor y en principio hay una empleada del Comando Radioeléctrico que está detenida. La audiencia imputativa se realizará mañana (por hoy). Se está evaluando la calificación legal y se investiga la mecánica del hecho".

Asimismo, la funcionaria dijo que al llegar al lugar "encontramos el cuerpo de un joven en la vía pública, sobre la vereda y con un disparo. Estamos averiguando qué pasó para que tenga este desenlace fatal".

La funcionaria indicó que no hay hasta el momento testigos directos, más allá del relato de la imputada, pero sí de personas que escucharon los disparos. Sobre las evidencias halladas en la escena del crimen, Pairola confirmó que "se secuestraron dos vainas calibre 9 milímetros cerca del domicilio de la imputada, y dos armas de fuego: la reglamentaria 9 milímetros del personal policial y un revólver calibre 32" que supuestamente llevaba el intruso.

Consultada sobre la posibilidad de un enfrentamiento que justificara la reacción armada de la agente, Pairola se inclinó por esperar. "Tenemos el secuestro de un revólver hallado al costado de la persona fallecida. Si disparó o no lo hizo, podríamos determinarlo en función de las pericias".

En ese sentido aportó que dos vainas servidas y dos cartuchos intactos quedaron alojados en el revólver que estaba junto al ladrón, identificado como Gastón Marcelo Bustamante, de 21 años, quien según la Fiscalía contaba con antecedentes penales por delitos de robo a viviendas.

Indiferentes.

Ayer a la mañana pocos vecinos se habían enterado de lo ocurrido. Una mujer que vive en un pasillo de la misma cuadra narró que fueron "dos disparos. Le dije a mi hijo y el me advirtió que ni me asomara, por el peligro y por el frío. Este es un barrio hermoso, pero somos toda gente grande. A las ocho de la noche no queda nadie en la calle", indicó.

Según pudo saber La Capital, la mujer policía llegó a vivir al barrio hace no más de un año, y no mantenía un trato demasiado fluido con sus vecinos. Cuando el cronista llamó a la puerta de la casa para obtener el testimonio de allegados o familiares sólo un perro cuzco asomó a torear por el balcón. Un hombre detrás de una cortina que apenas se dejó ver movió el dedo índice de un lado al otro, señal de que no iban realizar declaraciones.

Comentarios