Policiales
Miércoles 17 de Mayo de 2017

Atacó a tiros una casa y lo mataron de un escopetazo como respuesta

Jorge Facundo Capiaquí, de 18 años, recibió perdigones mortales en el tórax y la cabeza. Su agresor sería "Faturita", implicado en al menos otros dos crímenes

"Mataron a mi hermano, mataron a mi hermano". El grito de un muchacho rompió la medianoche del lunes en el barrio Pueblo Nuevo de Villa Gobernador Gálvez. Entonces un vecino se asomó con una linterna y alumbró a un joven que yacía sobre un charco de sangre en los brazos de su hermano. "Pensé que podía ser mi cuñado. El hermano del pibe me pidió ayuda, pero yo ¿qué podía hacer?", explicó el hombre. Jorge Facundo Capiaquí, de 18 años, quedó tendido sobre un pasillo que une calles General López y Edison al 100, a metros de la barranca del Paraná. A "Mancha", como lo conocían, lo mataron con un escopetazo que le impactó en el tórax y el cráneo. En el lugar la policía incautó un arma blanca, una tumbera (escopeta de fabricación casera) y cuatro cartuchos calibre 16, uno de ellos percutado. El caso está en manos del fiscal Adrián Spelta.

Testimonios recabados en la escena del crimen señalaron como autor del asesinato a un tal "Faturita", cuyo nombre ya fue escuchado en al menos otros dos homicidios: el de Jorge Lavezzi, tío del jugador del seleccionado argentino de fútbol, ocurrido en febrero de 2014 en villa La Ribera; y el de Candela Abigail Maciel, de 2 años, cometido en enero pasado en la misma zona.

General López al 100 marca el final del pavimento. A partir de allí y hacia el Paraná es un zanjón de desagüe pluvial en el mejor de los casos. A esa altura la calle está conectada con Edison por un pasillo angosto que hace una especie de "S" en la mitad de la manzana. Algunos vecinos explicaron que cerca de las 21.30 "Mancha" Capiaquí pasó por allí junto a uno de sus hermanos y efectuó disparos contra una vivienda. Dos horas y media más tarde repitió la mecánica pero se topó con una respuesta: la perdigonada que terminó con sus días. "La primera vez aprovechó la sorpresa. La segunda vez, ya lo estaban esperando", describió un vecino.

Una familia diezmada

"Este pibe que mataron es uno de los Capiaquí. Va... de los pocos que van quedando. Muchos ya están muertos o presos. Este vivía a unas dos cuadras de acá", explicó una doña mientras terminaba de hacer las compras. En los últimos años cinco miembros de la familia Capiaquí, cuyos integrantes fueron reiteradamente mencionados en casos policiales en Villa Gobernador Gálvez, murieron violentamente.

En noviembre de 2000 Roberto Capiaquí protagonizó un trágico motín en la comisaría 25ª, en el que 13 reclusos murieron por quemaduras en un fatal incendio. En diciembre de 2008 José Luis Capiaquí, con pedido de captura por incumplir una salida transitoria de la cárcel rosarina, fue asesinado por sicarios que llamaron a la puerta de su casa en Espora al 100. El 12 de mayo de 2010 otro Roberto Capiaquí fue muerto a balazos a poco de salir en libertad tras cumplir una condena por robo en la cárcel de Piñero. En febrero de 2016 fue el turno de Sergio Ramón Capiaquí, quien luego del banderazo de Newell's fue asesinado en Avellaneda al 7000, un sector de barrio Tío Rolo al que los vecinos llaman barrio Buena Nueva. El quinto muerto fue Jorge Facundo Capiaquí. Y a ellos se debe sumar que hace un mes Manuel Ignacio Capiaquí fue condenado a 11 años de prisión por asesinar a Francisco Daniel Quevedo, el 9 de julio de 2014, en 17 de Octubre y bulevar San Diego de Villa Gobernador Gálvez.

De regreso al presente, los vecinos de General López al 100 contaron lo áspero que se pone el barrio al caer la noche. "Yo escuché dos disparos pero como acá es normal no le presté atención y seguí durmiendo. Ahora me entero lo que pasó", confió una doña de la zona. "El pasillo es muy oscuro. Los vecinos ponemos luces en las puertas pero no duran nada porque los pibes las rompen", agregó otra mujer.

Una vieja pelea

Algunos vecinos del barrio relataron que Capiaquí y "Faturita" mantenían una disputa de vieja data. Y coincidieron que a las 21.30 "Mancha" y uno de sus hermanos llegaron desde calle Edison por el pasillo y dispararon contra una vivienda donde un muchacho("Faturita") cenaba con su pequeño hijo. Tras el ataque escaparon hacia General López y pasadas las 23 regresaron. Cuando volvieron a disparar se toparon con que el dueño de la casa salió y respondió con una tumbera. Los vecinos indicaron que luego "Faturita" agarró a su hijo y se fue del barrio ante la amenaza latente de que allegados a los Capiaquí pretendían quemarle la vivienda. Pasadas las 3.30 la casa fue desvalijada. Desde la Fiscalía se informó que Capiaquí "recibió disparos en el abdomen y la cabeza". Y que "hay medidas en curso para determinar la mecánica de los hechos como testimonios y relevamiento de cámaras".

Extraoficialmente pudo conocerse que en la escena del crimen de "Mancha" efectivos del Comando Radioeléctrico levantaron una escopeta de fabricación casera de tres caños, uno de ellos encintado que se utiliza como percutor. Además había tres cartuchos calibre 16, uno de ellos percutado, y una cuchilla. Todo fue llevado a la comisaría 25ª, que actúa por jurisdicción.

Comentarios