Política
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

El PJ se reagrupa y le da batalla a Corral en la ciudad de Santa Fe

El peronista Sebastián Pignata, quien en los últimos comicios compitió como candidato del PRO con el intendente de Santa Fe, José Corral, desplazó ayer al radical Leonardo Simoniello como titular del Concejo Municipal de esa ciudad, al votar todas las facciones justicialistas juntas (superan al oficialismo por un sufragio).

El peronista Sebastián Pignata, quien en los últimos comicios compitió como candidato del PRO con el intendente de Santa Fe, José Corral, desplazó ayer al radical Leonardo Simoniello como titular del Concejo Municipal de esa ciudad, al votar todas las facciones justicialistas juntas (superan al oficialismo por un sufragio). Asimismo, los referentes de la UCR no votaron a Pignata ni tampoco a Alejandra Obeid, elegida vicepresidenta 2ª del cuerpo. Como vice 1º quedó el radical Leandro González.

Aunque Corral buscó desdramatizar el hecho, la novedad repercutió fronteras afuera de la ciudad: siendo el presidente del comité nacional de la UCR, hombre diálogo directo con el presidente Mauricio Macri y su gabinete y casi seguro candidato a presidir la lista de Cambiemos de diputados nacionales en 2017, el peronismo se le metió por la ventana y con repercusiones que nadie quiere imaginar (tanto en la UCR como en el PRO).

El mazazo fue enorme: seis horas demoraron los radicales, que no sabían qué hacer, en bajar a sesionar. "No cambió nada. Ellos siempre tuvieron un concejal más", minimizó Corral. Lo que no dijo es que antes estaban separados en varios bloques y ahora se juntaron para votar en su contra.

Lo cierto es que, si Corral renuncia para hacer campaña a diputado nacional el año próximo, Pignata quedará al frente del municipio. Si bien es probable que el radical haga campaña sin renunciar, de resultar electo en la Cámara baja el justicialista también quedará al frente del municipio. Y, como para entonces no se habrán cumplido los dos tercios del mandato, deberán llamar a nuevas elecciones de intendente (los radicales quieren jugar otra vez con Mario Barletta, los socialistas con Emilio Jatón y los peronistas con Pignata).

La norma dice que, renunciado el intendente antes de que falte el plazo aludido, hay 120 días para llamar a elecciones. Con Pignata en la Intendencia, los peronistas se garantizarían al menos manejar el proceso electoral. Corral, cuanto mínimo, deberá convencer al gobernador Miguel Lifschitz que en la convocatoria a elecciones para 2017 incluya la Intendencia de Santa Fe. Al menos, claro, que eso cueste más caro aún.

Los radicales pujan para que el gobernador convoque a los comicios municipales de renovación de concejales en una fecha distinta a la de las elecciones nacionales. Y el PRO y el PJ las quieren juntas.

Una disputa que eleva el valor de firma Lifschitz de modo considerable, entre otras razones, porque si Corral termina jugando una candidatura a diputado nacional, también lo haría para posicionarse como postulante a gobernador en 2019. Es decir: para competir con el propio Lifschitz, si es que el socialista consigue una reforma constitucional con reelección, o con Antonio Bonfatti, a quien también las versiones otorgan aspiraciones de volver a la Casa Gris.

Comentarios