Policiales
Martes 02 de Agosto de 2016

Asesinan a un joven, culpan a su primo y le destrozan la vivienda

Allegados a la víctima apuntaron contra un familiar suyo que vive enfrente pero no es considerado sospechoso por la pesquisa.

El asesinato de un muchacho de 25 años en una de las zonas más empobrecidas del barrio de Empalme Graneros desató la noche del domingo la furia de allegados y vecinos que provocaron destrozos en la casa de un primo de la víctima a quien le atribuían el hecho. Los agresores, según indicaron fuentes judiciales y policiales, también arrojaron piedras a las efectivos que llegaron al lugar a preservar la integridad física de los ocupantes de la vivienda.

El ataque contra la vivienda cobra más relevancia en virtud de que, según se señaló desde la fiscalía de Homicidios, el primo del muchacho asesinado no está sindicado —al menos en esta etapa de la investigación— como quien disparó los balazos mortales.

Tiros y furia. Alrededor de las 21 del domingo, Leandro David Pérez recibió dos balazos en una villa de emergencia ocupada por casas modestas EM_DASHalgunas de materialEM_DASH que se levantan en Campbell al 1200 bis, en el cruce con Juan B. Justo al 3000. Se trata de un sector de Empalme Graneros dominado por zanjones a cielo abierto con agua servida cubiertos con botellas de plástico y restos de basura completan el paisaje.

El muchacho de 25 años se derrumbó agonizante en la calle luego de que uno de los proyectiles le atravesara la zona intercostal derecha y el otro le perforara el pecho. Luego del ataque, la madre subió a Leandro a un auto particular y lo llevó al Hospital Centenario donde apenas llegó sufrió un paro cardiorrespiratorio y murió.

Apenas se escucharon los disparos, algunos vecinos y amigos de Leandro apuntaron al primo de éste como el responsable del violento episodio. Entonces alrededor de treinta personas enfurecidas se encaminaron hacia la vivienda del muchacho de 27 años ubicada enfrente de la del joven asesinado y provocaron destrozos.

Según confirmaron las fuentes consultadas, el primo de Leandro no estaba pero sí sus padres. "Rompieron la puerta de la vivienda y destrozaron electrodomésticos de los ocupantes de la casa", señaló un vocero policial, y agregó que los agresores también les arrojaron piedras a los uniformados.

Bronca y demoras. A raíz de la gravedad del incidente, once patrulleros del Comando Radioeléctrico y efectivos de la comisaría 20ª debieron acudir a la escena del hecho "para calmar los ánimos".

Así, los policías detuvieron a cinco hombres cuatro de los cuales recuperaron la libertad horas más tarde aunque deberán responder por una imputación por violación de domicilio y daño. Por otra parte, el detenido restante no fue excarcelado porque está cumpliendo una condena condicional por robo.

Los efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) presentes en el lugar tampoco se salvaron de la bronca de los exaltados vecinos. "La villa se levantó y tuvimos que esperar unas dos horas para poder hacer nuestro trabajo", contó un pesquisa. Cuando la situación fue controlada por los policías, los peritos de la policía científica recogieron vainas de calibre nueve milímetros.

En conflicto. En el marco de la investigación del crimen, una fuente judicial señaló que el primo de Pérez no está sindicado como quien disparó los dos balazos mortales. A su vez, un oficial de la comisaría 20ª comentó que "algunos vecinos lo señalaron, pero otros no". Quienes lo apuntaron dijeron que el agresor y el joven fallecido mantenían un conflicto familiar, pero no se precisó mayores detalles de las diferencias que los separaban.

En ese sentido, una fuente de la fiscalía de Homicidios indicó que los familiares de Pérez no acusaron a su primo como el asesino y señaló que hasta anoche no habían sido localizados testigos del episodio. "Algunos vecinos dijeron solamente que escucharon detonaciones".

Lo mismo le comentó a un cronista de LaCapital una mujer treintañera. "Anoche estábamos en el templo evangélico del barrio y escuchamos varios disparos". Lo concreto es que el fiscal Luis Schiappa Pietra dispuso que los efectivos de la PDI busquen testimonios para poder avanzar en la pesquisa, pero al cierre de esta edición el autor del ataque no estaba señalado por los investigadores.

Comentarios