Opinión

Siempre 14 días...

La pandemia del coronavirus Covid-19 nos mete en un ciclo que todos los días se renueva. Cada día la cuenta regresiva empieza a correr otra vez.

Jueves 26 de Marzo de 2020

La pandemia del coronavirus Covid-19 nos mete en un ciclo que todos los días se renueva. Principalmente a quienes tenemos la suerte o la desgracia (según cada punto de vista) de tener que salir a la calle a cumplir con un trabajo o determinada función. Las dos semanas de posible contagio e incubación del virus nunca terminan. Cada día la cuenta regresiva empieza a correr otra vez.

A diario se levanta la guardia contra este nuevo y famoso enemigo invisible. Que se te mete en el cuerpo por cualquier flanco. Es tan perverso que hasta uno mismo lo introduce en el organismo por tomar contacto con superficies infectadas. Y es tan antisocial este Covid-19 que te contagia por interactuar con otro. Y peor aún, viaja en vos hasta tu casa para poner en riesgo también a los tuyos.

Tomar las medidas preventivas genera soluciones que parecen a medias. Porque lo que se sabe del virus, que ya se cobró más de 20 mil vidas, es que muta tan rápido como la enfermedad se propaga. Porque lo que se sabía antes ya no es así. Y lo que sabemos ahora por momentos parece relativo.

Lo que sí es una certeza es que las muertes y los contagios aumentan. También que la conciencia social está lejos de la ideal. Se puede pensar y aspirar a utopías, pero el realismo siempre pinta el panorama más cierto.

Estamos a siete de los 14 días. Muchos empezaron la cuenta regresiva cuando se decretó la cuarentena obligatoria. Se nota que la gente, en su mayoría, tomó las medidas preventivas. Respeta la distancia en la cola. Usa barbijos. Pero el contacto existe. Por eso lavarse las manos con agua y jabón irrumpe como el acto de resistencia para atrincherarse en esa casa que por momentos asfixia, pero que a la vez protege.

Hoy arranco a contar 14 días. Igual que ayer y que mañana. Tomando todas las medidas de cuidado y prevención, seguiré sacando la cuenta tanto para mí como para el resto. Por lo menos hasta que, a quien le corresponda, avise que puedo dejar de contar días y comenzar de nuevo el ciclo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario