Política

En la intemperie del poder, el socialismo redefine su rumbo político

El 18 de abril el PS va a la interna. El cierre de listas acelera los acuerdos entre los dos sectores que disputarán la jefatura del partido en Santa Fe

Sábado 06 de Marzo de 2021

El Partido Socialista (PS) santafesino encara el proceso final de cara a unas elecciones internas donde no solo se definirá la jefatura partidaria, sino también el perfil ideológico que adoptará esa fuerza en los comicios de medio término. El debate interno encuentra a los socialistas, por primera vez en muchos años, fuera del poder real y de gestión. Ya no domina la ciudad de Rosario y tampoco la provincia. Lo que se ordenaba a través del ejercicio del poder, ahora lo deberán hacer los afiliados a través de las urnas.

   El 18 de abril próximo, unos 30 mil afiliados, repartidos en más de 180 Centros Socialistas de toda la provincia, estarán en condiciones de elegir sus autoridades provinciales y nacionales. La compulsa es un tanto inédita para los militantes sub 40. La última vez que el partido de la rosa dirimió una interna en Santa Fe fue en 1994, cuando Hermes Binner y Héctor Cavallero (los dos fallecidos en 2020 con tres meses de diferencia) definieron en las urnas la jefatura del partido.

   El oficialismo partidario, Socialismo en Movimiento, representado por un acuerdo entre los ex gobernadores Miguel Lifschitz y Antonio Bonfatti, aún está en pleno debate para ordenar los nombres en la lista. La titularidad del partido actualmente está en manos de Enrique Estévez y lo secunda Rubén Galassi. Esa fórmula puede repetirse, pero todavía no hay nada seguro. El plazo para oficializar las nóminas vence el 18 de marzo.

   Bases Socialista es la fuerza que desafía a la nomenclatura oficialista. Ese sector está encabezado por el ex diputado provincial Eduardo Di Pollina, que buscará el liderazgo nacional en una competencia donde también están la ex intendenta Mónica Fein y el dirigente porteño Roy Cortina.

   A nivel provincial, Bases postula para la jefatura partidaria al binomio integrado por Claudia Balagué y Miguel Angel Cappiello, dos ex ministros de las gestiones socialistas.

   Si bien hubo intento por desactivar la interna, sobre todo del lado del oficialismo, la compulsa se volvió inevitable y la derrota electoral de 2019 aceleró ese camino, después de la pausa que impuso la pandemia en todo el 2020.

   “Queremos un partido distinto, donde las decisiones políticas las tomen los afiliados y donde las políticas de alianzas la defina el cuerpo orgánico, que es el congreso partidario”, dijo Di Pollina a La Capital para justificar el porqué de la decisión de ir a la interna.

   Galassi, por su parte, reconoció que el partido entró en crisis luego de las malas performances electorales que desembocó en la derrota con el peronismo en la provincia y la victoria de Pablo Javkin en la interna por la Municipalidad, que relegó al socialismo a un segundo plano en la gestión, más allá de la continuidad de algunos funcionarios del PS en el gabinete rosarino.

   “Tenemos que reconstruir el partido. Antes las diferencias se ordenaban desde la gestión en el poder. Ahora eso cambió, y lo tenemos que hacer desde la interna”, afirmó el diputado socialista.

   Galassi, quien secunda a Estévez en la comandancia del partido, no adelantó si esa misma dupla se presentará a la reelección partidaria. “Está todo en discusión”, afirmó. Sí confirmó que en la lista para la Junta Provincial habrá una importante renovación de caras y de nombres. Lo mismo afirman desde el entorno de Estévez.

   La interna socialista se da en un contexto apremiante, tanto en el plano provincial como en el nacional. Su principal e histórico socio en el Frente Progresista, la Unión Cívica Radical, quiere refundar esa alianza, aún desdibujando los límites ideológicos. Casi todos sus corrientes internas (que son muchas) pujan por el llamado “frente de frentes”, incorporando a esa entente al macrista Juntos por el Cambio.

   Miguel Lifschitz, en representación de su sector, dijo públicamente que es muy difícil que el socialismo pueda congeniar en un mismo frente con el PRO.

Desconfianza

En Bases, sus rivales internos, no creen mucho en sus palabras. Dicen que su rechazo al PRO se enmarca en un discurso de campaña para la interna y que, pasada esa puja, el ex gobernador continuará con sus rondas de reuniones. Mencionan, por caso, algunos encuentros (asado mediante) con el radical cambiemita Julián Galdeano y el macrista Federico Angelini en una casa de fin de semana en las afuera de Rosario.

   Estévez, al tanto de esos rumores, salió rápido al paso para desmentirlo. “Miguel (Lifschitz) siempre habla de ampliar el espacio, pero difícilmente podamos acordar algo con el PRO”, dijo a La Capital el actual presidente del PS santafesino.

   Di Pollina, en tanto, prefirió la cautela y la diplomacia. Sin nombrar a Lifschitz, habló de que el socialismo, por su historia, es un partido que representa a la izquierda democrática y a los sectores populares. “La contradicción fundamental es Cambiemos y con todos los conservadores y neoliberales que cada vez que han gobernado el país lo han dejado en la ruina”, dijo, y añadió, siempre aludiendo al ex gobernador: “Las aspiraciones personales no van con la tradición socialista. Y las políticas de alianzas las define el congreso partidario”.

   En el plano nacional, donde también se renuevan autoridades, las cosas están más claras para los dos sectores que en paralelo mantendrán una disputa en Santa Fe. Tanto Fein como Di Pollina se sienten en las antípodas del proyecto que representa Roy Cortina, que ha llevado a un sector del socialismo porteño a recostarse al lado de Horacio Rodríguez Larreta.

   Fein, en las últimas apariciones públicas, se muestra como una dirigente “anti grieta” y pone como límite ideológico a Cambiemos. Di Pollina también trata de abonar esa idea, pero sus adversarios internos observan que no pone la misma energía o énfasis cuando se refiere al peronista Frente de Todos. Recuerdan que, cuando hizo el acto inaugural de Bases, en agosto de 2019, previo a las elecciones presidenciales, hizo un llamado a votar por la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS