Política

El Partido Socialista determinó la intervención del distrito bonaerense

El cuarto congreso nacional extraordinario del Partido Socialista (PS) resolvió ayer por amplia mayoría la intervención del distrito de la provincia de Buenos Aires, lo que provocó un fuerte cruce entre el oficialismo partidario y el sector conducido por el diputado Ariel Basteiro, quien no pudo votar.

Lunes 29 de Septiembre de 2008

El cuarto congreso nacional extraordinario del Partido Socialista (PS) resolvió ayer por amplia mayoría la intervención del distrito de la provincia de Buenos Aires, lo que provocó un fuerte cruce entre el oficialismo partidario y el sector conducido por el diputado Ariel Basteiro, quien no pudo votar.

A raíz de esta medida, los aliados del legislador kirchnerista pedirán hoy a la Justicia su nulidad, frente a las supuestas irregularidades registradas en Santa Rosa, La Pampa.

En un intento por despegarse del gobierno nacional, causa que motivó la decisión de intervenir Buenos Aires, Basteiro denunció que "el kirchnerismo jugó a favor de Rubén Giustiniani" para impedir la llegada de los dirigentes y congresales bonaerenses al club Estudiantes de la capital pampeana.

El diputado, quien quedó detenido junto a unos 400 de sus seguidores en uno de los cordones de ingreso al club y no pudo votar, dijo que "se trató de una parodia de congreso, con el único propósito de cancelar todo debate democrático y pretender apoderarse de una sigla histórica".

Además, minutos antes del congreso, se generaron incidentes dentro del club, cuando la policía sacó por la fuerza a un puñado de militantes aliados al kirchnerismo y al secretario general del PS de Mar del Plata, Andrés Cordeu.

"Giustiniani esta vez dejó en claro que son ellos el oficialismo del gobierno nacional, porque acordaron vaya a saber con qué funcionario para que nosotros no tuviéramos la posibilidad de llegar a La Pampa a tiempo", sostuvo Basteiro.

Según advirtió, "el congreso sesionó sin participación de la mayoría de los delegados bonaerenses, comenzó y concluyó antes de la hora fijada para el inicio de las deliberaciones".

A su vez, el secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete, Oscar González, señaló que "en un congreso simulado, decidieron intervenir un distrito cuyas autoridades fueron electas democráticamente sin permitir el debate".

Transparente. En contraposición, el senador Giustiniani justificó la intervención del distrito bonaerense del socialismo, al señalar que "se necesita" un partido "independiente y no de empleados del gobierno nacional".

El rosarino desmintió las acusaciones de Basteiro y aseguró que "el congreso no empezó antes porque estaba convocado a las 8 y empieza cuando se tiene quórum".

A la vez, catalogó de "ridículo" que el dirigente bonaerense haya dicho que la conducción nacional se alineó con el kirchnerismo para impedir participar a delegados de provincia de Buenos Aires.

En ese sentido, Giustiniani aseguró que "es algo insólito y no tiene sentido responder a Basteiro, dado que lo único que se hizo es transparentar el congreso".

Asimismo, la titular del bloque de diputados nacionales del PS, Silvia Augsburguer, resaltó que "es el fin del avance K, de la cooptación del partido" y, por el contrario, evaluó que "es el comienzo de una nueva etapa de consolidación de un partido socialista independiente y alternativo de los sectores de derecha y del gobierno nacional".

Las deliberaciones comenzaron a las 9.30, con la presencia de 397 congresales y alrededor de 3 mil militantes que colmaron las gradas del estadio.

Los socialistas oficialistas habían conseguido reunir a 397 de los 642 congresales del partido, superando cómodamente el quórum necesario, establecido en 322 congresales.

El congreso fue abierto por el presidente del PS —Giustiniani—, quien tras su discurso convocó al escenario al intendente rosarino Miguel Lifschitz, para luego comenzar inmediatamente las deliberaciones. Allí, la moción por la intervención de Buenos Aires se impuso por una amplia mayoría.

En el cierre del congreso, las autoridades designaron como interventor del distrito bonaerense a Carlos Enrique Maniero, integrante de la mesa nacional del PS de Mendoza, quien deberá decidir si se lleva a cabo la elección en la provincia de Buenos Aires, prevista para el 30 de noviembre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario