Policiales

Un robo motivado por una venganza encabezada por ella

Lunes 05 de Noviembre de 2018

El segundo día del juicio en su contra, Dalma Tamara Lema contó su versión. Dijo que no había ido a robar sino "a reclamar" algo que era de ella. Dio los nombres de quienes la acompañaban, contó que había estado en pareja con un hombre que la maltrataba y se dedicaba al delito. Cuando se separó, un auto que estaba a nombre de ella fue vendido al dueño del negocio de polarizados, amigo de su ex. Ella —dijo— se negó a firmar la transferencia. Y al sentirse damnificada fue al negocio para exigirle al dueño que le devolviera el auto.

Los jueces consideraron que ese trasfondo fue real pero de todos modos existió el delito de robo, "una vía violenta para obtener lo que Lema consideraba suyo". Dijeron que "el ánimo de venganza al ingresar al local aparece como posible motivación del robo" y que Lema tuvo en él un rol activo, ya que les dio a sus cómplices la orden de entrar en acción. Concluyeron que el crimen no fue cometido para garantizar el robo u obtener impunidad (como pretendía el fiscal al pedir prisión perpetua) sino que sobrevino de manera inesperada.

"Ningún testigo presencial advirtió reproches hacia sus compañeros, sorpresa o algún atisbo de abandonar la escena ante la irrupción de las armas, aún luego del disparo fatal. Sólo se señaló una intencionalidad de marcharse ante la presencia de cámaras de seguridad", planteó el tribunal. Los magistrados concluyeron que "existió un plan delictivo" y una división de tareas, al punto que "la muerte de Correa perpetrada por uno de los coautores no puede entenderse como un exceso que no quepa atribuirle" a Lema. Fijaron la pena en 17 años al considerar como agravantes la motivación de robo, el ánimo de venganza, el despliegue de violencia, su rol de liderazgo y la extensión del daño.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});