Policiales

Quince procesados por integrar una banda de comercio de cocaína

Durante dos meses unos hombres se hicieron la rutina de darse una vuelta por el bar que está adentro del Mercado de Concentración de Fisherton. No iban allí a tomar café.

Miércoles 18 de Julio de 2018

Durante dos meses unos hombres se hicieron la rutina de darse una vuelta por el bar que está adentro del Mercado de Concentración de Fisherton. No iban allí a tomar café. Estaban interesados más bien en un parroquiano que hacía negocios con distintas personas que se acercaban a su mesa. Hace tres semanas esta persona fue una de las 16 que resultaron detenidas en una docena de allanamientos. Los que se sentaban a ver sus movimientos usaban las mimas ropas que los changarines de los puestos pero eran policías. El mismo día de la redada, el Ministerio de Seguridad de la provincia anunciaba que había sido desmantelada una organización dedicada a la comercialización de estupefacientes que operaba en la zona oeste de la ciudad pero que tenía su principal fuerza de venta radicada en el mercado de frutas y verduras de Wilde y Mendoza.

El juez federal Marcelo Bailaque procesó ayer por delitos ligados al narcotráfico a 15 de esos detenidos. La Brigada Operativa Antinarcóticos II de la policía provincial había investigado durante varios meses con instrucciones de la fiscal federal Adriana Saccone a los miembros del grupo. Según esta pesquisa los integrantes de la red operaban en los barrios Gráfico, Los Unidos, La Floresta y Tango. Los llamaron "La banda del mercado".

Los roles y el delivery

Por sus responsabilidades y tareas, el magistrado trazó una distinción entre dos grupos. Uno era el que tenía base en una casa de Bernheim al 9400 donde viven tres supuestos proveedores. El otro lo integraban doce personas que se dedicaban a la venta al menudeo de estupefacientes, básicamente cocaína.

La singularidad estaba en la modalidad de distribución delivery: los vendedores recorrían en bicicletas que salían desde el Mercado de Fisherton y también con autos los puntos de su clientela fija.

Se trataba para los investigadores de una red horizontal, es decir, con roles diferentes, aunque sin jerarquías. Los tres abastecedores procesados, que para el juez tienen perspectiva de una pena de 6 a 20 años, son Raúl Romero, Lucas Romero y Germán Romero. Aparecen como los puntos de intersección de todos los demás involucrados lo que para el juez es trascendente "a fin de demostrar que ellos actuaban de manera organizada entre sí más allá de la existencia de trato o coordinación con los demás imputados".

La causa que termina con esta resolución arrancó con una denuncia anónima que apuntaba que en calle Bernheim al 8700 se vendía droga. A partir de allí se organizaron tareas de inteligencia asignadas a la Brigada Antinarcóticos II que identificaron a los implicados. El hombre al que los policías que simulaban ser changarines seguían y filmaban en el bar del mercado es Aldo Fernández. Según la Fiscalía federal 3, el hombre vendía en el mismo bar y afuera lo hacía con su hermana Elida González y con su sobrino Maximiliano González.

Del mercado de Fisherton, de acuerdo a los registros en video, se organizaba la venta. Desde allí partía para recorrer los puntos de venta en una bicicleta verde un muchacho vestido con ropa de trabajo: Alejandro Rojas.

Allanamientos

Los allanamientos se concretaron el pasado 29 de junio. Hubo doce domicilios requisados en los que se decomisaron en total 400 dosis de cocaína, 400 de marihuana, dinero, autos y motos, una de las cuales era una Honda CG Titán que había sido robada. Fuentes policiales consignaron ese día que los señalados como changarines sacaban la droga en cajones de verduras hasta un quiosco de San Nicolás al 5200, en barrio Tío Rolo. Allí fue detenido Gabriel Valenzuela, también procesado.

De uno de los domicilios allanados, en Camino de las Carretas al 9800, los policías se llevaron 60 botellas de vidrio que tenían, según la resolución, "un fuerte olor a solvente", lo que podría haber sido precursores químicos para la elaboración de la cocaína. A esa casa los efectivos llegaron tras seguir la bicicleta de Alejandro Rojas. Vivían allí tres de las mujeres procesadas.

Homicidios

La zona de los allanamientos que rodea al mercado de Fisherton y al estadio mundialista de hockey, destacaron voceros de la Policía de Investigaciones (PDI), fueron zonas donde hubo recurrentes heridos de balas y tres homicidios durante 2017. El de Diana Jiménez el 8 de septiembre en Magaldi al 8700; el de Gustavo Ramón Pupo, el 22 de abril en Bernheim al 8700 y el de Milton González, el 3 de octubre en Magaldi al 8700.

Este último joven fue aludido como ahijado del fallecido líder de Los Monos Claudio "Pájaro" Cantero. Pupo, en tanto, fue llamado a declarar en la causa de asociación ilícita del clan de barrio Las Flores sospechado de ser testaferro.

La banda se movía mediante deliverys que partían de una casa de la zona oeste y del Mercado de Concentración

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario