Policiales

Piden una alta condena por un crimen cometido en una pelea de cuidacoches

Lo hizo ayer el fiscal Florentino Malaponte para Enzo Mendoza, acusado de matar a Marcelo Perini a fines del año 2015.

Sábado 03 de Noviembre de 2018

Enzo Hernán Mendoza tiene 30 años y hasta el momento en el que fue detenido cuidaba autos frente al Automóvil Club Argentino de 3 de Febrero y Oroño. Ayer comenzó a ser juzgado por el homicidio de otro cuidacoches que trabajaba en la zona y por intentar matar a un tercero. Los dos hechos ocurrieron con semanas de diferencia en esa zona del macrocentro a fines de 2015. El fiscal Florentino Malaponte pidió que fuera condenado a 17 años y medio de cárcel.

Discusiones trágicas

El crimen del que Mendoza está acusado es un caso en el que tanto la víctima como el imputado compartían una situación de extrema vulnerabilidad social atravesada por la situación de calle. En ese marco, el 12 de diciembre de 2015 cerca de las 20.30 se produjo el más grave de los hechos en Santiago y Mendoza.

De acuerdo con el alegato que expuso Malaponte ante los jueces Carlos Curto, Hebe Marcogliese y Alejandro Negroni, "el homicidio se produjo a raíz de una discusión originada por el trabajo que tenían los involucrados como trapitos".

La víctima del hecho fue Marcelo Fabián Perini, de 39 años, quien era cuidacoches y vivía en la calle. "Este hecho comenzó por una discusión de trabajo y Mendoza le asestó una puñalada debajo de la tetilla izquierda a Perini", dijo el fiscal.

"Vamos a demostrar que los dos hechos por los cuales fue acusado Mendoza ocurren en similares circunstancias, con armas blancas y por motivos relacionados al trabajo de trapito", remarcó el fiscal. "Ambos hechos ocurrieron de noche y en la vía pública, a dos cuadras de distancia entre sí", agregó.

El otro hecho al que Malaponte hacía referencia y por el que Mendoza también está acusado, ocurrió 17 días antes. El 25 de noviembre de 2015, Facundo Agustín J. fue apuñalado entre varias personas en la esquina de 3 de Febrero y Alvear. Cuando la policía llegó al lugar encontró sólo a la víctima, que fue trasladada al Hecay estuvo internada varios meses a causa de las heridas.

Por ese hecho ya hay condenado otro cuidacoches, Marcelo Romero, quien cerró un juicio abreviado y recibió condena por la tentativa de homicidio. En ese acuerdo fue fundamental el aporte de los datos que realizó Mendoza, también imputado por esa tentativa de homicidio.

Vulnerabilidad

En la audiencia de ayer Malaponte pidió que Mendoza fuera condenado a la pena de 17 años y 6 meses de prisión. Por su parte, la defensora pública Adriana Lucero pidió que su pupilo fuera absuelto y sostuvo: "Todas las personas que van a desfilar por este juicio comparten una historia de vulnerabilidad. La zona donde ocurrieron los hechos era la misma en la que Mendoza y los otros vivían y dormían: la calle".

"Pero además de ser una persona vulnerable, Mendoza es miembro de una comunidad de pueblos originarios de Chaco", expresó la defensora. Cuando el juez le preguntó sus datos, Mendoza dijo que toda su familia está en esa provincia y que en Rosario nunca tuvo una casa a la cual volver. Se definió como ayudante de albañil y dijo que el último domicilio que había tenido había sido en un centro de rehabilitación de drogas.

"Para Mendoza el Estado sólo estuvo presente para traerlo a juicio y pedir una pena altísima como la que pidió el fiscal", remarcó Lucero.

Tras ello, uno de los testigos que declaró ayer en el juicio fue un hombre que vive en la cuadra en la que Marcelo Fabián Perini fue herido de muerte. "Marcelo vivía por Santiago y Mendoza, en la calle. Estaba acá en verano y en invierno. Lo ayudábamos con lo que podíamos, le dábamos algo para comer, para tomar. Teníamos la relación que puede tener una persona que vive en la calle con una que vive en una casa", detalló el testigo.

El hombre dijo que los vecinos de la zona lo querían mucho a Marcelo, quien a veces tenía algunos arrebatos con alguno que pasaba y tenían que retarlo, pero que la convivencia entre todos era buena.

Mirá lo que me hizo

"Ese día salgo a sacar la basura. Enfrente de la iglesia de Lourdes había varios trapitos además de Marcelo, porque los días que hay algún evento van otros de la zona a pedir cosas, a cuidar autos. Lo vi a Marcelo y le dije que tenía algo para darle, pero me dijo que no podía, que estaba con un auto", contó el testigo, quien detalló que media hora más tarde le golpearon el portón con insistencia.

"A veces hacía esas cosas, así que salí para retarlo. Pero cuando abrí se levantó la remera y me dijo: «¡Mirá lo que me hizo! ¡Mirá lo que me hizo!", relató el hombre. Su mujer llamó a una ambulancia que asistió a la víctima. "Se amontonó gente, se cruzó hasta el padre Juan que acababa de terminar un casamiento".

El testigo comentó que escuchó decir que el que había herido a Marcelo era un muchacho de buzo rojo, también cuidacoches, que solía estar frente al ACA de 3 de Febrero y Oroño. Esa misma información aportó en la audiencia de ayer Andrea, la hermana de Marcelo, que declaró como testigo. La mujer dijo que estaba durmiendo cuando la llamaron por teléfono y le dijeron que su hermano había sido asesinado por Mendoza, a quien señaló en la sala. La persona que se comunicó con ella le dijo que había habido una pelea previa y que Mendoza terminó por asestarle una puñalada en el pecho.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});