Policiales

"Mi nene le gritaba nena mala mientras ella le aplicaba la picana en la mano"

Así se expresó la mujer cuyo hijo fue atacado por los tres delincuentes que el miércoles asaltaron a los pasajeros de un tour que iba de Santa Fe a Salta

Sábado 03 de Febrero de 2018

"Mi bebé le decía a la ladrona «nena mala» y ahora se siente con miedo, a cada momento nombra a la nena mala". Así se expresó ayer Eleonor, la madre del nene de 2 años y medio que fue picaneado arriba de un ómnibus en el que 30 pasajeros realizaban un tour de compras y fueron asaltados por un trío de delincuentes que les robaron todas sus pertenencias cuando se traladaban por la ruta provincial 70, a pocos kilómetros de la ciudad de Rafaela. El hecho ocurrió pasado el mediodía del miércoles, los tres maleantes fueron apresados mientras intentaban esconderse en un campo, y ayer la mujer salió públicamente por Cadena 3 a contar la odisea vivida arriba del micro junto a su criatura.

"Era la primera vez que iba en ese micro a hacer compras. Me dijeron que viaje en ese tour, que era un colectivo tranquilo y por eso fui con confianza", indicó Eleonor antes de lamentar el brutal episodio que sufrió. "Mi nene me pidió para comer y estábamos comiendo cuando pasó el asalto. Recuerdo que los ladrones se cubrieron la cara y ahí atacaron a mi bebé", añadió.

En la ruta

Todo había empezado el miércoles pasado al mediodía cuando un coche doble piso de la empresa Vialpa Bus salió de la ciudad de Santa Fe con destino a la localidad salteña de Orán en un tour de compras. Setenta kilómetros al noroeste de la capital provincial, en el cruce de la ruta provincial 70 con el ingreso a la localidad de Humboldt, el colectivo se detuvo para levantar a los últimos tres pasajeros que tenía asentados en la planilla y que, se sospecha, se registraron con identidades falsas.

"De los tres que debían subir sólo estaba un muchacho. Enseguida nos advirtió que las dos mujeres que debían subir con él lo iban a hacer en la localidad de Nuevo Torino (ubicada a 15 kilómetros de allí)", contó Oscar, uno de los choferes que habló con Radio ADN de Rafaela. El conductor contó que el pasajero fue ubicado por la coordinadora en el piso superior del micro y que al llegar a Nuevo Torino subieron las dos mujeres que faltaban. Para ese momento el colectivo transportaba a 30 pasajeros, en su gran mayoría adultos.

Oscar recordó que en su camino hacia Rafaela, luego de pasar por el peaje que se ubica en la misma ruta 70, comenzó la odisea que se prolongó a lo largo de tres kilómetros.

El joven que integraba el trío delictivo estaba armado con una pistola calibre 22 y se acercó a los choferes. "Nos pidió que levantáramos las manos, pero quería que siguiéramos manejando, así que mi compañero siguió manejando con una sola mano", recordó. Y a partir de ese momento, desde el habitáculo de los conductores se comenzó a escuchar el chicharreo de una picana eléctrica portátil que tenían las dos mujeres que se movieron entre el pasaje empuñando esa arma y exigiendo dinero, celulares y todo objeto de valor que tuviese la gente.

"El muchacho estaba sentado al lado mío y las chicas dos asientos atrás", recordó Eleonor en torno a cómo viajaban antes de que se desate el hecho. Una vez con el robo en marcha, la mujer contó: "Me dijeron que si no les daba la plata le iban a dar con la picana a mi bebé. No les quise dar nada y por eso le agarraron el bracito y le empezaron a dar". Tras ello aclaró que su niño no fue el único alcanzado por la picana ya que "a varios de los pasajeros le dieron en el rostro y las rodillas".

Súplicas

"Él le gritaba «nena mala» a la delincuente y en ese momento pensé que esa mujer estaba loca, que no tenía familia", confesó Eleonor. Y aseguró que su hijo ahora sufre las secuelas del violento episodio ya que "se siente con miedo y a cada momento nombra a la nena mala. A la noche tuvo mucha fiebre, no pudo dormir y gritaba siempre «nena mala, nena mala». Ese es un trauma que le va a quedar para siempre aunque espero que pueda superarlo", dijo angustiada la mujer.

Eleonor finalmente destacó el accionar de la policía que logró la detención de los asaltantes que habían buscado refugio en un campo de Colonia Bella Italia y que fueron imputados ayer por la fiscal Angela Capitanio, de Rafaela (ver aparte). Es que los maleantes bajaron 8 kilómetros antes de que el micro llegue a Rafaela y se metieron en una estancia. Uno de los choferes, que había alcanzado a esconder su celular, llamó al 911 y desde la Unidad Regional V se dispuso un operativo cerrojo que permitió atrapar en pocas horas al trío al que le secuestraron un revólver calibre 22 con proyectiles, unos 100 mil pesos en efectivo robados a las víctimas, una picana eléctrica portátil, dos bolsos y una mochila con ropa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario