Policiales

"Logramos sortear una situación por demás de difícil"

A última hora de la tarde de ayer, el comisario Mariano Valdés ya estaba en una sala común de un sanatorio rosarino y fuera de peligro.

Miércoles 11 de Septiembre de 2019

A última hora de la tarde de ayer, el comisario Mariano Valdés ya estaba en una sala común de un sanatorio rosarino y fuera de peligro. Desde allí dialogó con el Diario UNO de la capital provincial y contó los pormenores de la odisea que le tocó vivir en la autopista Rosario-Buenos Aires, en jurisdicción de la localidad de Pavón.

— ¿Cómo ocurrieron precisamente los hechos?

— Antes de las nueve de la noche veníamos junto con la oficial ayudante Rosana González en el automóvil cuando ella me pidió detener la marcha con la finalidad de cambiar la yerba del mate. Repentinamente aparecieron en escena varios desconocidos que descendieron de una camioneta. Recuerdo el color gris del vehículo y que nos dispararon. Si bien es cierto que era de noche, la oficial y yo repelimos el ataque con nuestras armas reglamentarias. En lo personal creo haber disparado en al menos diez oportunidades y la oficial igual.

— ¿Cuánto tiempo estima usted que duró la balacera?

— Segundos. Me di cuenta rápido que estaba herido porque sentía que perdía sangre. La oficial y yo nos dimos cuenta que los atacantes, al ver que nosotros también le respondimos la agresión a balazos, se fueron rápidamente y con rumbo desconocido. Presumimos que herimos a algunos de ellos.

federal01.jpg

— ¿Qué hizo usted después del ataque sabiéndose herido?

— Fue de manual lo que hicimos. Si bien sabía que estaba herido, estaba lúcido. Le dije a González que busquemos un puesto o algo con luces. Así llegamos a la estación de servicio YPF "Las Mellizas", allí recibimos solidaridad y atención del personal de la playa e inmediatamente González denunció el suceso y pidió apoyo. Luego llegaron policías provinciales santafesinos y un médico en una ambulancia que me trasladó en primera instancia hasta el hospital de Arroyo Seco, adonde recibí la primera atención, siempre consciente. Luego decidieron mi traslado al sanatorio de la ciudad de Rosario.

— ¿Mantuvo contactos oficiales con sus superiores?

— Sí. Esta mañana llegó a Rosario procedente de la ciudad de Buenos Aires el comisario general Daniel Alberto Battini, que es el superintendente de Agencias y Delegaciones Federales de todo el país. También lo hizo el jefe del área Federal y de la Región, además del llamado de compañeros y subalternos que brindaron la solidaridad y las muestras de apoyo.

federal.jpg

— ¿Cuál es su ánimo después de lo vivido?

— Estoy bien. Siempre estuve consciente. Sé que vivimos con la oficial ayudante González un momento de máxima tensión, con peligro de muerte, pero actuamos conforme a nuestra responsabilidad porque somos miembros de la Policía Federal Argentina. Logramos sortear una situación que fue extremadamente difícil y para la que estamos preparados enfrentar. Eso quedó ampliamente demostrado.

se salvó. Mariano Valdés.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario