Policiales

Le rectifican la pena a viejo ladrón que pasará 12 años tras las rejas

Diego "El Tuerto" Alomar había sido condenado por portación de arma y encubrimiento. Se la unificaron con otra pena que tenía desde 2008

Domingo 24 de Febrero de 2019

Diego "El tuerto" Alomar pasará 12 años y 4 meses en prisión. Un tribunal de apelaciones que revisó la condena a 4 años de cárcel que en primera instancia le impusieran en septiembre pasado por portación ilegítima de arma de fuego y encubrimiento la confirmó parcialmente. Los camaristas modificaron el monto de la pena del fallo de primera instancia y esos 4 años fueron reducidos a 3 años y 6 meses. Pero Alomar fue considerado reincidente, por lo que se le unificó la sentencia con una pena de 8 años y medio que tenía pendiente y estaba firme desde junio de 2008. "El tuerto" había sido recapturado en agosto de 2017 en Villa Gobernador Gálvez tras permanecer prófugo 3 años y 4 meses después de huir de la comisaría 26ª en diciembre de 2013.

Diego Sebastián "El tuerto" Alomar es un animador de las crónicas policiales. Tiene 39 años y se dice que es un "pesado que mete plomo" y que "supo trabajar para el clan de Luis «Pollo» Bassi", ex barra de Newell's condenado a 16 años por el homicidio de Juan Pablo Colazzo y absuelto por el asesinato de Claudio "Pájaro" Cantero, líder de la banda de Los Monos. Al momento de ser recapturado por efectivos de Contrainteligencia de la Policía de Investigaciones (PDI) la noche del 21 de agosto de 2017 los pesquisas lo describieron como "cobrador de un búnker en manos de un transa del barrio Coronel Aguirre" de Villa Gobernador Gálvez. El "Tuerto" fue detenido cuando llegaba en un bote desde la zona de islas a las inmediaciones del puerto de Punta Alvear.

"El tuerto" era, además, primo de Marcelo Alomar, acribillado a balazos el 28 de mayo de 2013 en Francia y Acevedo en uno de los sangrientos coletazos registrados tras el crimen de "Pájaro" Cantero. En ese ataque también murieron Norma Beatriz César y su hijo Nahuel Fabián, madre y hermano de quien fue sindicado inicial y erróneamente por el crimen del líder de Los Monos.

Armado en el hospital

El hecho que le valió su última condena ocurrió el mediodía del 11 de septiembre de 2013 en el Hospital Anselmo Gamen de Villa Gobernador Gálvez. La guardia policial en el lugar vio a un hombre que intentaba salir del lugar y por su actitud lo demoró para identificarlo.

Al revisarlo, el uniformado encontró que llevaba en la cintura una pistola calibre 9 milímetros con numeración legible. Al realizarse una consulta con la Armería Central de la Unidad Regional II se constató que esa arma había sido sustraída a un efectivo policial. Por eso fue detenido e imputado por los delitos de portación ilegítima de arma de fuego de guerra y encubrimiento por receptación de cosas de origen sospechoso. Entonces fue trasladado al penal que por esos días tenía la comisaría 26ª.

Fuga a las islas

Pero "El tuerto" no estuvo mucho a la sombra. El 6 de diciembre de 2013 junto a un cómplice forzaron la puerta de la celda, accedieron al exterior por un ventiluz y se fugaron de la seccional. Debido a un problema que tuvieron con otros internos los prófugos habían sido reubicados en un calabozo de presos transitorios.

El expediente de la portación ilegal del arma y el encubrimiento fue resuelto por el juez Ismael Manfrín, quien el 3 de septiembre de 2018 condenó en primera instancia a Alomar a cuatro años de prisión y lo consideró reincidente. Por eso la pena fue unificada en 12 años y 10 meses de cárcel. Esta sentencia fue apelada por la defensa y debió ser resuelta por los camaristas Carina Lurati, Georgina Depetris y José Luis Mascali.

La defensa de Alomar puso en duda el origen de la causa. Dijo que su clilente era perseguido por la policía por contar con antecedentes, que el arma le había sido plantada y que le habían solicitado 10 mil pesos para no formarle esa causa. Y pidieron que la pena fuera reducida a una tercera parte. Nada de ello fue considerado por los camaristas, aunque redujeron la pena en seis meses. La declaración de reincidencia y la unificación de penas siguieron en pie. Así, la cuenta de lo que deberá pagar tras las rejas trepó a 12 años y 4 meses.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});