Banda Los Monos

Las palabras de los principales acusados durante el juicio oral al clan Cantero

A lo largo de las audiencias los sindicados como líderes de Los Monos hicieron declaraciones para rebatir testimonios y acusaciones

Lunes 08 de Enero de 2018

El segundo piso del recién estrenado Centro de Justicia Penal fue en diciembre el escenario donde se desarrolló el juicio contra Los Monos y por el cual, además de decenas de testigos, pasaron algunos de los protagonistas. En distintos momentos, algunos de los principales acusados se sentaron frente al Tribunal y dijeron cosas que, desde su punto de vista, aportaban a su defensa. Lo hicieron haciendo uso del derecho que los asiste y en las oportunidades en las que hablaron no estaban bajo juramento.

Uno de los primeros en realizar declaraciones fue Ramón Ezequiel "Monchi Cantero" Machuca, cuyas palabras estuvieron en sintonía con lo que se esperaba de su parte, en virtud de su comportamiento desde el inicio de la causa. Definido como un hermano de crianza de "Guille" y del "Pájaro", hijos del "Viejo" Ariel Máximo Cantero, sobre Monchi recayó el pedido más abultado de pena: 41 años como instigador de cuatro homicidios y líder de la asociación ilícita.

Monchi estuvo prófugo durante tres años en pleno desarrollo de la investigación que lo llevó a ocupar hoy el banquillo, y sólo fue capturado en junio de 2016. En ese lapso pasó por estudios de televisión de Buenos Aires y dio entrevistas a los periodistas Rolando Graña y Martín Ciccioli. Para la primera se eligió una iluminación en contraluz que impedía verle el rostro. En la segunda, una barba postiza, lentes de sol y una gorra con la inscripción "El Mabu" evitaban que se revelara cómo se veía en ese momento para así evitar su captura. Según explicó en aquella entrevista, Mabu era un apócope de "el más buscado".

Chivos

Monchi habló varias veces a lo largo del juicio. Cada vez que lo hizo apuntaló alguna de las líneas que sus defensores habían planteado en los alegatos: se definió a sí mismo y a su familia como "chivos expiatorios del socialismo" y arriesgó vínculos entre el poder político, el judicial y el narcotráfico.

El juez instructor Juan Carlos Vienna fue uno de los personajes a quien más tiempo le dedicó, al igual que a su relación Luis Paz, empresario pugilístico y padre del "Fantasma" Martín Paz, cuyo asesinato en septiembre de 2012 dio inicio a la causa que ahora se ventila en juicio oral y público. Monchi también aseguró que la policía le había pedido dinero para no armarle la causa que hoy lo tiene en el banquillo, pero que él se negó a pagar.

Machuca negó ser narcotraficante y se dijo sorprendido por el monto de pena solicitado para él por el fiscal Gonzalo Fernández Bussy, que tildó de disparate. "Ni a Robledo Puch le dieron tantos años como los que me está tirando el fiscal", dijo.

Sin paz

Cuando a los pocos días de esta declaración Paz compareció como testigo y se detuvo en esa comparación con Puch. "Debería estar agradecido por lo que le pidieron. Mataron a medio Rosario", dijo el padre del Fantasma, y al día siguiente recibió la respuesta de otro miembro Cantero: Guille.

Máximo Ariel Cantero, Guille, nunca había hecho declaraciones públicas. Cuando pidió hablar se indignó por los dichos de Paz y contó que su hija ya no quería ir a la escuela por la estigmatización que sufre. "Si es por eso, yo puedo decir que el señor Paz vende drogas", espetó.

Otra que le salió al cruce al empresario boxístico fue Lorena Verdún, una de las imputadas en la causa y ex mujer del asesinado Claudio "Pájaro" Cantero. Durante el juicio la mujer hizo algunas intervenciones, algunas de las cuales le costaron llamados de atención por parte del Tribunal, como cuando acusó a los jueces de corruptos.

"(Paz) se sentó acá y nos trató de asesinos. Dijo que no tiene pruebas. Yo sí tengo pruebas de que él mató al padre de mis hijos", lanzó. Ella también tiró misiles contra la investigación de la causa y contra Vienna, pero apuntó principalmente a la disuelta División Judicial.

Paralelos

La última jornada del juicio hablaron Monchi, Mariano "Gordo" Salomón y Emanuel "Ema" Chamorro. Monchi leyó una carta en representación del conjunto y acusó a la Fiscalía de mantener un juicio paralelo ante la prensa fuera de la sala de audiencias. Salomón se despegó de la asociación ilícita definiéndose a sí mismo como un simple vendedor de autos. Chamorro remarcó que, durante todas las audiencias celebradas en diciembre, no lo habían mencionado ni una vez.

El juicio entró en receso durante la feria de enero y se retomará el mes próximo, cuando comenzarán a ventilarse los homicidios por los cuales están acusados los miembros más importantes de la banda.

referentes. Los imputados más importantes tomaron la palabra en distintos tramos del juicio oral.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario