Inseguridad

La odisea de una familia a la que le robaron mientras le apuntaban con pistolas a su hijo

Fue en un comercio de Leiva al 5800 donde anoche ingresaron los delincuentes que tras amordazar y maniatar a los propietarios y amenazar de muerte al chiquito, se llevaron dinero, cigarrillos y bebidas.

Viernes 27 de Octubre de 2017

Tres delincuentes que entraron a robar en una granja de Leiva al 5800, en zona sur, le hicieron pasar una odisea a la familia, tras amenazar, amordazar y maniatar a los dueños de casa y tener apuntado con una pistola en la cabeza a un nene de 5 años.

El hecho sucedió anoche, alrededor de las 21.30, en una granja del barrio Roque Sáenz Peña, cuando tres ladrones haciéndose pasar por clientes ingresaron al local, agarraron de los pelos a la mujer y la arrastraron hasta el fondo de la propiedad, donde tienen la cocina, y posteriormente agarraron a su esposo, Alejandro, que estaba tratando de hacer dormir a Nicolás, el hijo de ambos de 5 años.

"Escuché unos gritos, estaba en la pieza haciendo dormir el nene, me asomó y uno de los ladrones se me viene encima con una pistola y me dice hijo de puta tirate al piso, callate, quedate quieto... En ese momento justo se despierta mi hijo, y empieza a gritar 'dejen a mi papá, dejen a mi papá'...", contó el padre del nene.
"Escuché unos gritos, estaba en la pieza haciendo dormir el nene, me asomó y uno de los ladrones se me viene encima con una pistola y me dice hijo de puta tirate al piso, callate, quedate quieto... En ese momento justo se despierta mi hijo, y empieza a gritar 'dejen a mi papá, dejen a mi papá'...", contó el padre del nene.
Entonces, los delincuentes se enloquecieron y amenazaron al padre con el chico. "Hacelo callar porque te lo matamos, y se me vinieron los tres encima del nene con una pistola cada uno apuntando a su cabeza", contó Alejandro con voz entrecortada.

Desde hace un tiempo, Alejandro y su mujer atienden el comercio a puertas cerradas y solo abren cuando es alguien conocido. Por esa razón abrieron la puerta anoche, porque uno de los ladrones, si bien no es cliente, cada tanto iba a comprar algún producto. Pero esta vez cuando el abrieron estaba acompañado por dos personas más, las que estaban armadas.

"Mi señora le abrió la puerta a uno de ellos, que ingresó con dos más, y entre los tres la agarraron de los pelos y la llevaron atrás", relató.

Los ataron, amoradazaron y sujetaron con precintos, mientras tenían amenazado con una pistola al nene de cinco años. "Nos encintaron la boca, nos precintaron los pies y los brazos y mientras tenían amenazado a mi hijo con una pistola... y mucho no podía hacer", contó el padre casi al borde del llanto en Canal 5.

Tras esa odisea, se llevaron el dinero que estaba en la caja, cigarrillos, Fernet y gaseosas y se fueron. "Que se lleven todo no me importa, pero ver a tres delincuentes con una pistola cada uno y apuntando a la cabeza de mi hijo, imagintate, qué puedo hacer...", cerró con un ndo en la garganta.




En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario