Policiales

El comisario de la Federal insistió en que fue herido en un asalto al voleo

El jefe de la delegación Santa Fe declaró ayer tres horas en la Fiscalía. Dijo que nunca se bajó del auto y que disparó primero al ver a un hombre armado.

Martes 17 de Septiembre de 2019

El jefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal que fue baleado en la autopista declaró ayer durante más de tres horas en el Centro de Justicia Penal de Rosario. A una semana del incidente, el comisario Mariano Valdes reiteró lo mismo que había dicho en ocasiones anteriores: que sufrió un ataque de parte de tres hombres que bajaron de una camioneta cuando él había estacionado en la banquina a la altura de Villa Constitución, en lo que para él fue un ataque al voleo de sujetos que le quisieron robar.

El oficial que recibió dos balazos en el incidente sostuvo que sus asaltantes le dirigieron la palabra antes de que empezaran los disparos. "Bajate o te mato", aseguró que le dijo uno de ellos. También indicó que desde adentro vio a uno de los hombres que se acercaba empuñando una pistola y que por ello desde su auto abrió fuego y destrozó el parabrisas con los tiros. Con esa acción se inició el enfrentamiento en el que recibió los dos balazos.

Discordancias

Valdes se presentó solo ayer a las 15 en la oficina de la Agencia Fiscal Especial de Criminalidad Organizada que investiga el incidente. El policía afirmó en su relato que tanto él como la agente de 27 años que estaba a su lado, Roxana González, nunca se bajaron del Ford Focus en el que se desplazaban.

Con el correr de su testimonio quedaron expresadas algunas discordancias entre las constataciones de la pesquisa y el relato. Uno es que los hechos no ocurrieron donde dijo Valdes sino a cinco kilómetros de allí. El comisario sostuvo que se había detenido a cambiar la yerba del mate apenas pasando el puente sobre el arroyo Pavón. En realidad la pericia que detectó las huellas del Focus junto a otro vehículo involucrado están al costado del acceso a Villa Constitución.

Otra diferencia fue que Valdes afirmó la primera vez que los asaltantes le dijeron "dame todo" y ahora sostuvo que le ordenaron "bajate o te mato".

Este incidente ocurrido el 9 de septiembre pasado a las 20.45 fue caracterizado por Valdes como un hecho de inseguridad en el que personas a bordo de una camioneta negra o gris que aprovecharon un vehículo detenido con una pareja adentro para concretar un asalto.

Idea descartada

También durante los primeros días quedó instalada como hipótesis posible un episodio de naturaleza pasional entre los dos ocupantes del auto, sin terceros implicados, que se trataba de ocultar. Pero esto queda, en principio, desacreditado por dos razones. Por un lado una pericia de Gendarmería que indica que sobre la banquina hay huellas de dos vehículos, uno compatible con los neumáticos del Focus del comisario. Y además porque está constatada la presencia de tres armas en el lugar: las dos de los policías, por un lado, y la que produce las heridas del comisario. Las armas policiales son una pistola CZ y una Taurus. Se levantaron en el lugar cinco vainas de una misma arma que sería una Pistola Bersa.

"Salvo que se trate de una pericia amañada, lo que nada permite inferirlo, los elementos aportados descartan la idea de que solo estuvieron en el lugar los policías", sostuvo un investigador del Ministerio Público de la Acusación.

La joven mujer que estuvo involucrada es una suboficial con ocho meses de antigüedad en la policía. Vive en San Antonio de Padua, en el oeste del conurbano bonarense, por donde Valdes la pasó a buscar para llevarla a Santa Fe, donde ambos están destinados. No comparecerá a hablar del caso porque le extendieron un certificado psiquiátrico que le prescribe no declarar.

En pie

Las hipótesis planteadas que están en pie son la de un intento de robo al voleo, es decir un caso de inseguridad, o bien un ataque producto de un conflicto en el interior de la Policía Federal. Valdes llegó a Santa Fe en mayo último para relevar al jefe del área de Drogas Peligrosas que fue detenido por tráfico de estupefacientes.

Otro punto relevante sobre el cual la declaración de ayer de Valdes no ofrece explicación es por qué motivo, si la camioneta de los tres hombres que lo interceptaron se estacionó delante del auto, con lo que éstos aparecieron al frente del comisario, hay en el Focus un disparo que destrozó la luneta trasera.

Lo que sigue sin arraigo en la investigación es la idea planteada por la ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich a poco de registrado el hecho. "Fue un claro mensaje mafioso que busca paralizar la lucha que se está dando contra el narcotráfico", sostuvo la funcionaria, para quien el incidente se vincula con la tarea del comisario. "No nos parece un hecho común sino un hecho con características de bandas de narcotraficantes o criminales", dijo la mañana posterior al episodio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario