Policiales

Ejecutan a un chico de 16 disparos y se llevan su moto

Facundo Hernández tenía 19 años. Al menos seis tiros se los pegaron en la cara, lo que hace dudar de que el principal propósito haya sido el robo

Lunes 15 de Enero de 2018

Desde corta distancia y a sangre fría, un joven de 19 años fue acribillado a plena luz del día en la zona sudoeste rosarina, en un ataque que pese a haber incluido el robo de una moto parece contener por la brutalidad de su concreción un móvil mafioso. En su cuerpo se contaron 16 orificios de ingreso de balas de un arma calibre 9 milímetros. Al menos seis de los disparos le impactaron en la cabeza. Los investigadores policiales creen que fue rematado a centímetros de distancia.

Ocurrió el sábado poco antes de las 18 en Crespo y Cagancha, a pocas cuadras de la Asociación Vecina de barrio Acíndar. Nadie vio el momento en que Facundo Jesús Hernández fue cortado por los balazos que lo dejaron desvanecido e inmóvil en la calle. No se determinó si fue ultimado por uno o más tiradores o si quien lo baleó estaba acompañado. Cerca de su cuerpo quedó una moto Suzuki de baja cilindrada y en mal estado que quien lo atacó dejó tirada en el lugar. Lo que se sabe es que se llevaron su moto Honda Falcon negra.

El padre de la víctima manifestó a la policía que fue alertado por un grupo de vecinos de que su hijo yacía herido de arma de fuego. El muchacho vivía por calle Laguna del Desierto al 3400, es decir, a tres cuadras del lugar donde fue acribillado.

Cuando el padre llegó lo encontró agonizante junto a un patrullero del Comando Radioeléctrico. En ese vehículo lo trasladaron al Hospital Clemente Alvarez donde se constató al ingresar que había muerto.

El fiscal de la Unidad de Homicidios Ademar Bianchini se hizo cargo de la investigación junto a la comisaría 18ª que tiene jurisdicción en la zona. Fuentes del caso consignaron que la ferocidad de la ejecución agregaba matices a la idea de que el ataque fue desplegado sólo para robarle la moto a la víctima.

Sin piedad

"Es muy notoria la cantidad de disparos, todos en la zona superior del cuerpo, al menos seis en la cabeza, efectuados a la cara. Llama mucho la atención la desproporción entre la ferocidad del ataque y el propósito buscado como para dar sentado de que se trata de un robo. El hecho de que se hayan llevado una moto de mejor calidad sugiere más bien una acción de aprovechamiento, da la impresión de que lo mataron por un conflicto previo y que se llevaron la Honda Falcon", indicó uno de los investigadores.

La Policía de Investigaciones (PDI) rastreaba ayer si existe mención de la víctima en el sistema de consultas penales para establecer si pudo existir algún conflicto previo que se infiera allí.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario