POLICIALES

Crimen en Pueblo Nuevo: "A este pibe lo masacraron en el suelo"

La referencia es de los vecinos del barrio, donde la noche del lunes asesinaron a Lucas Mársico, primo de "Macaco" Muñoz, condenado en una causa narco.

Martes 29 de Septiembre de 2020

La última preocupación que tuvo en su vida Lucas Martín Mársico fue conseguir una red de wifi para conectar su celular. En eso estaba el lunes a la noche, al filo de las 21, sobre calle Cervantes al 200 de Pueblo Nuevo cuando desde un Peugeot 206 gris oscuro le dispararon a quemarropas al menos una decena de disparos calibre 9 milímetros. Mársico cayó inerte sobre el pavimento. Diez minutos más tarde los alaridos de desesperación y congoja de su madre sembraron la desolación al costado de la traza del Acceso Sur.

Mársico era primo hermano de Facundo Nicolás “Macaco” Muñoz, uno de los tres hombres absueltos por el homicidio del líder de la banda de Los Monos, Claudio "Pájaro" Cantero, y condenado en diciembre pasado a ocho años y medio de prisión como miembro de una banda narco de la cual participaba impartiendo órdenes desde la cárcel de Piñero. El de ayer fue el tercer asesinato en el mes en Villa Gobernador Gálvez y el número 15 en lo que va del año en esa ciudad, dos por arriba del total de 2019.

“Desde hace dos meses más o menos todo el quilombo que hay en Villa Diego empezó a repercutir en el barrio (Pueblo Nuevo). Estas cosas no pasaban. Había choreos, arrebatos y robos, falopa como en todos lados, pero no cosas como estas. A este pibe le pegaron nueve o diez balazos. Le siguieron disparando en el piso. Lo masacraron. Si me preguntas a mí, esto no es normal en Pueblo Nuevo”, explicó ayer un vecino de las inmediaciones. “Escuchamos las detonaciones. Un montón de tiros. Pero no salimos. Nos asustamos mucho. Y cuando escuchamos los gritos de la madre se nos quebró el corazón. Todos tenemos madres y esos alaridos de dolor no me los voy a olvidar jamás”, precisó otra residente de la cuadra.

“La zona está pesada. En los últimos quince días por Buenameson entre el 300 y el 400 (a tres o cuatro cuadras de la escena del crimen de Mársico) hubo cinco balaceras contra frentes de casas. Eso ante por acá no se veía”, indicó un vecino. Sin embargo no es la primera vez que en la zona silban balas y muere gente. La tarde del martes 3 de abril de 2018 Juan Carlos "Carancho" Flores Camino, un histórico transero de Tablaba que busco refugio en Villa Gobernador Gálvez, fue acribillado en la puerta de su casa de Cervantes e Italia. A poco más de una cuadra de ese lugar cayó asesinado Mársico el lunes por la noche.

>>Leer más: Lo mataron a balazos en un supuesto ajuste narco

Calle Cervantes es el nombre que tiene la colectora del acceso Sur hacia el río, entre el ingreso a Villa Gobernador Gálvez a la altura de Córdoba y el arroyo Saladillo. Además es uno de los límites de Pueblo Nuevo, una de las barriadas más antiguas de la vecina ciudad generada en los años 20 del siglo pasado alrededor del frigorífico Swift. Una calle con doble numeración. Los vecinos relataron que Lucas Mársico llegó a la barriada hace poco tiempo y se afincó en la casa de su madre, ubicada en la esquina de Cervantes y Santa Fe, a unos 50 metros del lugar donde lo asesinaron.

Según lo que se pudo reconstruir, el lunes alrededor de las 21 Mársico salió de la casa de su prima y se sentó en la vereda de la vivienda contigua. “Siempre se juntan ahí con otros muchachos porque es un lugar donde siempre hay conexión wifi de la casa de un vecino. Es una zona muy oscura. La zona está iluminada por algunos vecinos pero donde mataron al pibe es una boca de lobo”, explicó un residente.

El relato de la mayoría de los vecinos coincide en que Mársico estaba solo cuando un Peugeot 206 gris oscuro se estacionó frente a él y comenzó a dispararle. Al ver la muerte a los ojos, la víctima trató de correr. Pero no le dieron tiempo. En su desplazamiento de dos o tres metros recibió una decena de impactos en el abdomen y los brazos. Todos calibre 9 milímetros. Algunos vecinos relataron que escucharon disparos en ráfaga, como si se tratara de una pistola reformada. Otros confiaron que escucharon como un cargador era disparado bala a bala. Lo concreto es que quien ejecutó a Mársico no le dio chance. Sobre el pavimento quedaron marcadas con tiza media docena de las ocho vainas servidas y dos plomos deformados que se recuperaron en la escena. También se visualizaban al menos un par de impactos en uno de los tapiales de la casa del wifi al ras de la vereda.

>>Leer más: En medio de una guerra por la venta de droga siguen los homicidios en Villa Gobernador Gálvez

En tanto, el Peugeot 206 gris oscuro se perdió en la noche. Mársico quedó agonizante sobre el pavimento, dando sus últimas exhalaciones. La cuadra se llenó de curiosos que dieron rienda suelta a su curiosidad morbosa. Diez minutos más tarde llegó la madre a la escena. “Dios. ¿Por qué mi hijo?¿Qué hago yo ahora? Tan lindo que sos mi amor, porqué te hicieron esto”, bramó de dolor la madre de Mársico mientras se aferraba al cuerpo de su hijo. Dos varas para medir a la víctima según vecinos. “Era un buen pibe. No se metía con nadie. Eso es lo que vimos nosotros acá. ¿Andá a saber qué bronca traía del lugar de donde vino?”, dijo un vecino. “Era muy drogón. Si vos me preguntas a mí, era un boludo que se la daba de pistolero”, describió una joven vecina de la zona.

Mársico era primo de “Macaco” Muñoz, uno de los tres absueltos (junto a Luis “Pollo” Bassi y Milton Damario) en el juicio por el asesinato de Claudio "Pájaro" Cantero y condenado a ocho años y medio de prisión como miembro de una banda narco de la cual participaba impartiendo órdenes desde la cárcel de Piñero. Una red desbaratada en 2016 en lo que se conoció como "Operación Guaraní" e incluyó condenas de entre tres y nueve años de cárcel para otras once personas. Es el segundo familiar directo de “Macaco” que muere asesinado a balazos. El lunes 20 de abril de 2015 asesinaron a Rubén Muñoz, su padre, a ocho cuadra del lugar donde mataron a Mársico. La mecánica fue similar. Un auto pasó y una ráfaga de siete disparos terminó con el hombre. Los tres absueltos en el juicio por el crimen del "Pájaro" sufrieron pérdidas de familiares cercanos por asesinato ligados a la venganza de la banda de Los Monos: Damario su padre y el “Pollo” dos hermanos y su padre.

Nadie se animaba a aventurar, con la investigación dando sus primeros pasos, si el asesinato de Mársico podía enrolarse en el plano de la venganza contra “Macaco” o si este crimen con tinte mafioso tiene que ver con las últimas disputas armadas en las calles de Villa Gobernador Gálvez que llevaron la estadística homicidios a 15 en lo que va del año, dos por sobre el total de 2019. La investigación quedó en manos de la fiscal Marisol Fabbro, quien comisionó efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) para que trabajaran en territorio buscando testimonios y la existencia de cámaras de videovigilancia, que no se visualizaban a simple vista.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario