POLICIALES

Cómo se organiza una mejicaneada por teléfono desde la cárcel

Las escuchas a la banda de Nahuel Novelino y sus secuaces permitieron detectar cómo el acusado impartía órdenes desde su celda en un penal de la provincia de Chaco

Domingo 20 de Septiembre de 2020

El manual de la banda narco organizada desde la cárcel maneja una serie de delitos que aportan al funcionamiento de una organización que por sus características necesita de liquidez permanente para poder funcionar. Particularmente en 2020, que la baja de toda la actividad económica a raíz de la pandemia también tuvo su impacto en los negocios de narcomenudeo y eso obligó a las bandas, como se ha visto sobre todo este año, a diversificar sus acciones incorporando otros rubros como el de la extorsión o el juego ilegal.

De esta manera el organizador ya no sólo debe ser el nexo entre los abastecedores y los vendedores, o el coordinador de las cobranzas sino que además tiene que idear otras acciones lucrativas. En este caso, las escuchas sobre la banda de Novelino permitieron detectar cómo se gestó una operación destinada a robarle a uno de los proveedores de la organización, un hecho que ocurrió el pasado 30 de junio en Venado Tuerto y que no tuvo el resultado planificado.

En este caso se detectaron cuatro conversaciones entre el jefe de la banda, de un lado de la línea, y uno o más de sus secuaces respondiendo a través de un teléfono en altavoz.

(Novelino)—Vamos hacer una cosa, escuchame hermano detenidamente a mí, así nos salen bien las cosas y no entrego 35 luca al pedo, boludo.

(Secuaz)—Sí, sí, te estoy escuchando.

(N)—Bueno, yo sé lo que va a hacer el loco (en alusión al proveedor de droga), el loco va a dar la vuelta a la manzana no más, va a contar la plata y le va a traer la mercadería.

(S)—Sí.

(N)—¿Me estás escuchando hermano detenidamente?

(S)—Sí, te estoy escuchando.

(N)—Bueno, y ahí cuando le dé la mercadería por segunda vez, ahí recién lo empezamos a seguir para ver adonde va.

(S)—Pará, pará (no se entiende).

(N)—Fo, dios, hermano, viste que no me estás escuchando, boludo.

(S)—Ahora el otro le va a entregar, yo lo espero.

(N)—Frenate hermano, no sé dónde estás, frenate, poné el teléfono donde te pueda escuchar tranquilo, hermano. El loco, el loco le va a dar la plata.

(S)—Sí.

(N)—Le va a darla plata y ahí el loco va a dar la vuelta a la manzana y va a contar la plata.

(S)—Sí.

(N)—Y le va a dar la mercadería al toque, a Masita que está en la esquina.

(S)—¿A quién le da la merca?

(N)—Fo, loco... Boludo.

(S)—A Masita.

(N)—¿Por qué no me comprendé hermano? No te ría compañero, que esto es en serio, boludo.

(S)—Sí, hermano.

(N)—Y bueno, pero prestame atención, hermano, ya está hermano porque no estás quieto, no sé si te estás moviendo, no sé qué onda, boludo...

(S)—¿Por qué hermano? Si estoy parado acá en la esquina...

(N)—¿Me escuchá?

(S)—Sí, te escucho hermano, nada más que está lloviendo boludo.

(N)—Pero ponete en un reparo compañero, por favor boludo, ponete en un reparo, hermano.

(S)—Esperame que me voy a poner en un reparo.

(N)—Claro, quedate ahí quietito boludo. ¿Ahí me escuchas bien?

(S)—Sí.

(N)—Masita le va a dar la plata.

(S)—Sí.

(N)—Y el loco se va a dar la vuelta a la manzana y va a volver en el mismo auto a traerle la mercadería.

(S)—Ahí recién el coso.

(N)—Una vez que le dé la mercadería, lo empezá a seguir al loco, pero no lo sigá de cerca, seguilo de lejos, dejalo que se vaya cuatro o cinco cuadras y lo seguís por detrás.

(S)—Sí, hermano. Vos sabés que me parece que esta moto no tiene nafta.

(N)—¿Me escuchas hermano?

(S)—Sí, te estoy escuchando boludo.

(N)—¿Entonces para que me salís con que la moto no tiene nafta, boludo?

(S)—Y... porque se apaga, boludo...

(N)—Si vos no la tenés que tener prendida hermano, la tenés que tener apagada compañero.

(S)—Está apagada, boludo.

(N)—¿Y entonces?

(S)—No sé boludo, que tampoco me quiero quedar a pata yo tampoco boludo.

(N)—Hermano, si vos no lo queres hacer, decilo y yo espero y lo hago con otra persona, compañero, pero no es para que me hagás estas cosas boludo.

(S)—Sí lo quiero hacer hermano, pero tampoco me vas tener parado tres horas acá en la esquina, boludo.

(N)—¿Está Masita en la esquina o no?

(S)—Sí está allá en la esquina.

(N)—Y bueno, quedate ahí quietito vos, yo ahí te llamo, boludo.

(S)—Bueno.

Luego, ese mismo día, Novelino se comunicó con otro de sus muchachos.

(Novelino)—¿Qué paso? Si vos lo viste al auto me decís...

(Secuaz)—Sí, es como un Logan nuevo, esos color bordó...

(N)—Un Logan nuevo, color bordó...

(S)—Sí, sí, nuevito, con vidrios negros, polarizados, apenas salí, salieron de vuelo, arrancaron el auto y salieron sin prender las luces, nada, de vuelo, dobló la esquinita y salió por la Jujuy

(N)—Mirá vos che...

(S)—Y doblaron por la monobloc encima, cerca más o menos pordonde andaba el Bora. ¿Sabés cuándo se pusieron ahí en la esquina? Cuando vino el pibe, el gringuito con la moto, ahí frenaron, antes, un ratito antes frenaron y después se fueron, guardó la moto. Cuando lo encaré sabé cómo salieron cagando...

(N)—Nah, entonces es la gorra (por la policía) boludo...

(S)—Puede ser, puede ser la gorra.

(N)—La gorra...

(S)—Y anda un (Renault) Duster gris que ya pasó como tres veces la chata. Gris con vidrios negros esa duster grandota, hoy lo vi al tipo como dos veces, tres que pasó ya.

(N)—Bueno, listo ahí te escribo entonces, no hablemos más por teléfono.

Tiempo más tarde se establece una extensa conferencia entre Novelino y sus muchachos, algunos de los cuales por momentos parecen no entenderlo bien:

(Novelino)—¿Están ahí los guazunchos?

(Varios)—Sí, está en altavoz.

(N)—¿Me escuchan?

(V)—Sí.

(N)—¿Estaba ahí el autito?

(V)—Sí.

(N)—Ah, ¿pero sabes qué pasa, cuál es el motivo acá que yo les explico? Que no podemos ir todos, boludo, si tengo una sola moto, boludo.

(V)—¿Y quién va? Elegí vos entonces...

(N)—Lo que pasa que la onda era que vayamos todos hermano.

(V)—Y sí, sí, pará pará yo tengo una que podemos ir todos, pero te queríamos preguntar a vos.

(N)—Bueno, a ver, decime ¿cómo?

(V—¿Viste el remís? El nos puede llevar.

(N)—¿Y los deja ahí a la vuelta?

(V)—Sí, y nosotros nos movemos caminando y él nos saca de ahí también.

(N)—Bueno, mira la onda es así, miren para que todos ustedes escuchen.

(V)—Le damos algo al remís.

(N)—Bueno que todos ustedes escuchen, la onda es esta, miren, yo le voy a volver a pedir mercadería al loco ¿me entendés? Le voy a volver a pedir, a los pibe yo hoy lo que (no se entiende) Narigón, porque hoy vos Narigón no estabas. Yo le pedí mercadería, el loco me la llevó...

(V)—Sí, ahí ya sabía.

(N)—Ah ya sabés todo ese tema, bueno. Yo ahora le voy a volver a pedir mercadería, pero en el momento que yo le pida de vuelta mercadería el loco va a salir de ahí ¿me entendés? Va a salir de ahí, no sé cómo quieren hacer ustedes...

(V)—(No se entiende)

(N)—No me nombres hermano, no me nombré por teléfono...

(V)—Bueno escúchame, mala mía... Escucha, ¿ey, vos decís que no lo podemos campea así que, que le voy yo a pagarle ahí con la moneda?

(N)—No, no, el loco por algo te la llevó hasta donde te la llevó compañero. ¿Sabés cuál es la onda? El loco va a agarrar, va a salir, va a agarrar la moneda y va a llevar de vuelta la mercadería ¿me entendes? Y va a volver de vuelta ahí a la casa. No sé cómo lo quieren hacer ustedes, yo le doy la opción hacerlo, cuando el loco sale de la casa o cuando el loco vuelve, como ustedes quieran.

(V)—Bueno ¿y esta no podemos hacer? Yo voy y cuando el loco se va para la casa, lo están esperando en la esquina o todos en la moto y lo llevan ¿o no?

(N)—Este, claro para eso no hay problema si total el loco va a tener la plata que le doy yo encima ¿me entendes? La va a tener encima y nosotros vamos a tener la mercadería también...

(V)—Me estás diciendo que el loco agarra la teca (por el dinero), va hasta la casa, hace ese proceso... Bueno... cuando hace ese proceso...

(N)—Es que el loco no hace ese proceso, hermano. El loco cuando te dio la mercadería hoy, pregúntale al flaco, al gringo, que el loco se estacionó a la vuelta a contar la plata, se dio la vuelta a la manzana y te dio la mercadería hermano.

(V)—Sí.

(N)—Me extraña, me extraña que entre ustedes no hablen, que entre ustedes ni compartan opiniones amigo.

(V)—Sí, le dije yo.

(N)—¿Y entonces para qué me decís, boludo, que el loco fue hasta la casa? Si el loco la va a tener encima...

(V)—Yo no dije nada de eso...

(N)—No me está diciendo este muchacho ahí.

(V)—Ah, ah es corta, es...

(N)—El trabajo es un regalo, amigo, porque donde ves al loco que bajó del auto , bien rápido le apoyá la pistola le decís quédate quieto, vamos para adentro que venimos a buscar la plata de la mercadería y la mercadería. El loco no va a decir nada, no se va ni a mover. Donde se le pongan dos o tres al lado ni se mueve el chabón

(V)—Se vé que vive con el padre porque...

(N)—No, el loco vive con la mujer ahí, con la hija y con la otra hija. Una hija que debe tener 16 años y la mujer es una grandota rubia ojos celestes, tengo toda la data hermano, tengo toda la data, está todo entregado. Sí vive al lado de la casa de ya sabes quién...

(V)—Sí.

(N)—Y el chabón me lo está entregando a mí boludo, ¿entendes? y el loco tiene el loco tiene encima...

(V)—Voy a comentar algo...

(N)—¿Qué?

(V)—Porque el guachín, el primo nuevo, había visto a un pendejo y yo vi a un hombre un muchacho grande que salió por eso te dije.

(N)—¿Y a vos quién te dio la mercadería compañero?

(V)—Un guacho, un guachín.

(N)—¿Un guachín? Y bueno, es el cuñado te estoy diciendo, es un guachin que es re cagón boludo.

(V)—Ese mismo, ese mismo (de fondo se escucha: "Cucarachita le dicen".)

(N)—Yo les digo así, sean dos ahí. Ustedes son una banda, amigo, y estos locos no. No se manejan con armas ni con nada.

(V)—Sí, sí

(N)—Es así como te la digo ¿me entendés? O sea que si quieren organizar bien sincronizado ahora vamos, lo hacemos bien ¿me entendés?

(V)—Sí.

(N)—Le digo a Narigón que le entregue la plata y que le agarre la mercadería ahí a la vuelta, él me da el ok a mí cuando está saliendo para allá y allá se acomodan al toque ustedes

(V) Listo.

(N)—¿A ver, me entendieron? ¿cómo vamos hacer? a ver ¿cómo vamos hacer? ¿eh?

(Varios)—Ahora nos organizamos bien con el remis también a ver qué onda...

(N)—Cómo con el remis a ver qué onda?

(V)—Para acercarno ahí a la vuelta, lo vamos a esperar ahí cuando llegue él (no se interpreta) con la mercadería

(N)—Escuchame, mirá, vos no tenés que (no se entienda) con este, con este muchacho (por el remisero) nada, a ese muchacho tenes que decirle que te lleve que después le vamos a dar la plata, solamente que tiene que ser puntual a la hora de ir a buscar ahora nada más, lo único que le tenes que decir.

(V)—Bueno

(N) —Con el chabón no tenés que organizar nada amigo, con el que tenés que organizar es conmigo y con el Narigón, que es el que le va a entregar la mercadería ¿me entendés? Ahí que ustedes tienen que preparar, nada más...

(V)—Ahí lo, ahí lo seguimos lo re llegamos.

(N)—No, no lo sigás porque el loco se llega a rescatar en el camino que lo están siguiendo se va a tomar el palo, la onda que ustedes ya estén preparados allá listo para esperarlo allá donde el loco va a morir.

(V)—El paradero del loco tiene que ser.

(N)—Más vale amigo, más vale ahí. La la onda es agarrarlo allá, porque el loco... yo voy explicar algo... El loco puede llegar a tener o toda la astilla arriba del auto o la puede tener adentro de la casa, por eso es que yo te digo que la onda es meterlo para dentro de la casa, "quédate quieto nomás que nosotros venimos a buscar la plata de la mercadería y la mercadería", nada más... Narigón, ¿me escuchás?

(V)—Si, te escucho

(N)—No, el otro narigón.

(V)—Sí, sí sí.

(N)—¿Me escuchás?

(V)—Sí.

(N)—Cero cuete hermano, sin tirar tiro, cero cuete...

(V)—Bueno hermano, de una, no la cargo a la pistola.

(N)—Todo bien, cargala que está todo piola, pero cero cuete hermano, cero cuete, de ultima antes del cuete dale un cañazo en la cabeza que no hace ruido boludo. Es más, el loco como te digo, el loco esta regalado, está pero re, re re, regalado, para hacer un trabajo bien hecho. Yo te explico, al loco lo dejas bajar del auto y ahí ves que se está metiendo adentro de la casa ahí nomas se le arrima todos al lado, "quédate quieto, quédate quieto, dale abrí la puerta que venimos a buscar la plata de la mercadería no vamos a tocar a nadie, no vamos a lastimar a nadie". Nada más, es así, sencillo, el loco se va a quedar petrificado, boludo.

(V)—Vos te quedás afuera y si tres entran...

(N)—Claro de última lo haces tranquilo una vez que ya loco está adentro, tranquilizá todo. Adentro, quédense todos quietos que no pasa nada, agarra uno le tiene que revisar el auto hermano, uno le tiene que revisar el auto porque ahí está la tarea, debe haber una estilla, el loco debe tener un par de cosas preparadas ahí

(V)—Ahí apenas lo reducís hay que sacarle la llave del auto al toque.

(N)—Es más, miren, yo ya le digo de frente mal. Ustedes ya saben: medio kilo son 240.000 pesos. Ahí no más, más lo que pueda llegar a tener en efectivo el chabón ¿me entendés? El loco la debe juntar y la debe llevar para la casa y si no la lleva para la casa la tiene arriba del auto, es muy sencillo es, es muy sencillo. Lo que no hay que es mucho despelote. A nomás si cuando se le arrimen entre todos, es un regalo loco eso, es un regalo, es un regalo

(Varios)—Esperar que abra la puerta y adentro.

(N)—Claro, es sencillo hermano, es muy, muy sencillo. Ahí no más metete para adentro, yo ahí voy a acomodar el tema de la mercadería mientras tanto ustedes hablen con el remís.

(V)—Dale, dale, dale.

(N)—Yo ahí voy a averiguar si el loco puede llevar más mercadería, después que sí, que hacemos nosotros, ya conocemos un punto, yo te voy a mandar un mensaje que decís ya me entrego la mercadería, está yendo para allá ¿me entendés? Entonces vos ya estas pillo, ¿cuánto tardó hoy gringo en ir hasta la casa? Dos minutos.

(V)—Se ve que va y vuelve de vuelta por el mismo camino.

N:—Sí va y viene, el narigón ya le siguió todos los pasos ¿me entendé? Ya le siguió todos los pasos, hasta la casa, todo, y el auto lo estaciona a la vuelta, ¿sabes porqué? Porque no tiene cochera, no tiene garaje el loco y a la vuelta tiene la cochera por eso estaciona a la vuelta

(V)—Hay que caerle antes de que llegue a la cochera.

(N)—No pongalé que el loco vaya y deje el auto en la cochera, pero de ahí a la casa se va a ir caminando...

(V)—Sí.

(N)—Y ahí lo vas a tener que agarrar, de todos modos, el punto donde muere el chabón es en la casa hermano, yo ahí organizo

(V)—Avisame la plata que tengo que juntar.

(N)—La misma de hoy, porque yo le voy a pedir 50.

(V)—Bueno, ahora preparo.

(N)—Imaginate que a los 50 el gente lo está vendiendo en 35 luca, a los 50 gramos, el loco tiene arriba, mirá te estoy diciendo, el loco está los 10 gramos, a los 100 gramos le está sacando 70 luca el chabón, miralo si nos está arrancando la cabeza con la mercadería

(V)—700 luca.

(N)—Un kilo son 700 luca, el loco bajó un kilo, por eso te digo, ponele que ya se haya movido medio, el loco debe tener 350.000 encanutadas y tiene medio kilo de mercadería todavía. Ya paso la foto el chabón ¿comprendido?

(V)—Sí, de una.

(N)—Ahí coso ahí yo organizo por el tema de la mercadería, voy a organizar un horario, ponele, que se yo, 40 minutos, una hora para que lo hagamos bien tranquilo y salga todo bien, lo realicemos todo bien ¿me entendés? Ustedes hablan con el remisero, 40 minutos una hora me pasás a buscar, así lo hacemos bien tranquilo, bien sincronizados así no nos perdemos ni estamos boludeando.

(V)—Dale, dale, dale.

(N)—Y así cuando el loco me entrega la mercadería yo les digo ahí tengo la mercadería, ustedes ya se bajan del remis y ya se acomodan, listo para esperarlo al chabón allá.

(V)—Listo, listo.

(N)—Ahí hablo con el chabón por el tema de la mercadería y los comunico.

La cuarta charla de ese día hizo pensar a los investigadores que el hecho tuvo lugar, aunque no salió tal como había sido planificado. Así se lo hicieron saber al jefe.

(Novelino)—¿Qué onda, ¿qué pasó?

(Varios)—Eeeh lo agarramo saliendo, ahí entrando a la casa tenía el portón cerrado y le recuperamos la plata nomás, eso nomás, la que le diste recién vos.

(N)—¿Y por qué no se metieron pa dentro de la casa como les dije?

(V)—Taba cerrado con portón amigo, encima se retobó, le metimo un cañazo y se le escapó un tiro, en la cabeza, casi más le pegamos.

(N)—No me digá loco...

(V)—¿Para qué la cargaste boludo? La cagada que hiciste ruido, Pale, si no nos metíamos, gente afuera en la calle no había, no había nadie Pale, eramo nosotro.

(N)—¿Qué onda loco, qué onda? Para calménse, ¿qué pasó?

(V)—Yo no tiré un tiro, se escapó solo boludo. Le metí un cañazo y se me escapó, la cargué, yo le pego un cañazo y se escapa el tiro hermano, con la vieja esa, la Hi Power, eso pasó, no esque yo le gatillé nada...

(N)—¿Y ahora hermano qué hacemos? Otro laburo más quemado boludo...

(V)—No sé, hermano, lo único que rescatamos acá es re poquito.

(N)—Y, pero si esa es plata mía hermano, es de mercadería que yo mando pa hacer el fondeo pa que ustedes ganen boludo...

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS