Policiales

Cometen entradera en Maciel y huyen tras ser perseguidos por la policía

La "entradera", modalidad en la cual las víctimas de un robo son sorprendidas cuando entran o salen de su vivienda, ha dejado de ser patrimonio de Rosario. 

Sábado 02 de Agosto de 2014

La "entradera", modalidad en la cual las víctimas de un robo son sorprendidas cuando entran o salen de su vivienda, ha dejado de ser patrimonio de Rosario. En los últimos meses hechos de esa naturaleza se cometieron en todo el sur provincial (ver abajo). Y el jueves a la noche fue el turno de la localidad de Maciel, ubicada a 65 kilómetros al norte de Rosario. Cuatro delincuentes armados sorprendieron a una mujer de 70 años cuando llegaba a su casa y tras retenerla junto a su hija unos 20 minutos le robaron dinero, alhajas y un Renault Dusteren el que huyeron y protagonizaron una persecución con tintes cinematográficos hasta lograr escapar.

Todo empezó alrededor de las 21 del jueves cuando Stella Z., de 70 años, y su hija Cecilia M., de 45, llegaron a Maciel provenientes de Rosario. Doña Stella dejó a su hija en su domicilio y se fue a su casa de calle Salta al 700, a unas ocho cuadras de allí. "Cecilia le dijo que guardara la camioneta que ella la iba a buscar para cenar con nosotros", recordó Jorge, el esposo de la menor de las mujeres. Pero cuando Stella arribó a su vivenda fue sorprendida por los ladrones.

Maniatadas. "La agarraron y la metieron en la casa. Eran cuatro hombres armados por lo que contó", explicó el yerno. Mientras los ladrones realizaban un golpe de manual buscando dinero, joyas y artefactos de poco porte, Cecilia llegó en su auto. Tocó bocina, y como su mamá no salía golpeó la puerta. Uno de los ladrones salió, la metió en la vivienda a los empujones y la llevó a la habitación de su madre, donde las maniataron.

Los ladrones robaron unos 1.500 pesos, otro tanto en dólares, una notebook, los anillos de las víctimas y el Renault Duster de Stella. Un testigo del hecho los vio partir hacia la autopista y los investigadores comprobaron que habían llegado a la escena del robo en un auto negro que fue filmado por los domos colocados en el ingreso a la localidad. "Stella contó que no vio nada raro al llegar, así que suponemos que le salieron de atrás de los árboles. Cecilia tampoco notó algún auto desconocido al llegar a lo de su madre", explicó Jorge.

Ya liberadas, las mujeres llamaron a la policía y éstos, a partir de los datos de los lugareños, determinaron que los ladrones huyeron en el Renault de las víctimas y uno negro que podría ser un Ford Fiesta o un Chevrolet Corsa. Lo hicieron hacia la autopista, en sentido a Rosario. Entonces dos patrulleros salieron desde Maciel tratando de alcanzar a los delincuentes mientras se lanzaba un alerta a las unidades regionales de San Lorenzo y Rosario y a Seguridad Vial (PSV).

Alo loco. "Móviles de la PSV montaron un retén en el kilómetro 30 de la autopista pero los maleantes evadieron el puesto a altísima velocidad. Incluso fueron por el cantero central y casi tumban. Otro móvil de la PSV trató de cruzarlos desde la mano contraria y casi chocan", indicó una fuente. En tanto, en el kilómetro 0 el Comando Radioeléctrico de Rosario ya cerraba el paso.

"El que manejaba el Renault demostró que no le importaba nada y que era buen piloto. Los muchachos de la PSV acusaron llevar sus camionetas a 170 kilómetros por hora y los ladrones siempre iban al frente. Al ingresar al peaje de San Lorenzo Sur (kilómetro 14) se metieron por el playón para camiones y carretones y una de las chatas de la PSV casi tumba. La verdad es que los agentes se la jugaron", indicó un vocero.

Finalmente, los ladrones tomaron la ruta A-012 hacia el este y en ese trayecto lograron perderse. "No podemos explicar cómo, pero desaparecieron. Atravesaron el peaje por un espacio descubierto y a muy alta velocidad. Después, se perdieron entre la gran cantidad de camiones y vehículos y no pudieron ser detenidos. Más tarde un testigo alertó que un Duster verde iba pasando semáforos en rojo entre Fray Luis Beltrán y Capitán Bermúdez hacia Rosario". Pero ya era tarde para agarrarlos.

Una familia de barrio Belgrano fue víctima la tarde de ayer de una nueva entradera de las que hay a diario en la ciudad. Al menos cinco delincuentes armados sorprendieron al dueño de una carpintería de Pampa al 6600 (Pellegrini a la misma altura) cuando llegaba a su negocio, lindero a la vivienda familiar y, bajo amenazas, lo obligaron a entrar a la propiedad.

Tras reducirlo y meterlo al interior de la casa, los delincuentes que habían llegado a bordo de un Renault Sandero gris, maniataron a los demás integrantes de la familia y revolvieron cada rincón de la propiedad hasta encontrar una importante suma de dinero además de robar dos televisores, notebook y un par de teléfonos celulares entre otros elementos de valor.

Según dijeron las víctimas a la policía, los delincuentes llevaban chalecos antibalas y operaban handys. Y de acuerdo a lo que vieron algunos vecinos, huyeron en el mismo vehículo en el que habían arribado, además de un auto de apoyo. Por cuestiones de jurisdicción interviene la seccional 14ª.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS