PANDEMIA

Un bar en Italia prohíbe a sus clientes hablar del coronavirus

El Feeling Bar, ubicado en Roma, puso letreros donde amenaza con apercibir a los que hablen sobre la pandemia en el local.

Martes 24 de Noviembre de 2020

La pandemia ha sido devastadora a lo largo y a lo ancho del planeta. No solo ha sido letal para la población de riesgo -adultos mayores y personas con comorbilidades- sino que ha causado estragos en la economía de los países y sus habitantes. Además, y esto es lo que más preocupa en la nueva normalidad, es que ha tenido serias consecuencias psicológicas en la población.

Las pérdidas, tanto humanas como materiales y sociales, han sido numerosas y han provocado un profundo dolor y la inevitable necesidad de transitar un duelo que, ante la incertidumbre de no saber cómo ni cuándo se resolverá una situación que obligó a cambios impensados en las costumbres de la sociedad. .

Están los que extrañan a los familiares, más que nada a los que están confinados en geriátricos y no pueden visitar, los besos y los abrazos; también, los que añoran tener un buen trabajo y pensar en un futuro prometedor y los que sueñan con volver a viajar, todo un abanico de expectativas para la vida poscovid.

Por su peso propio, la cuestión se convirtió en un tema de conversación inevitable. No importa por dónde haya arrancado la charla - fútbol, política, pareja-, hay un punto en el que deriva hacia el Covid-19 y sus múltiples derivaciones, desde el riesgo de contagio en las aglomeraciones hasta las vacunas.

Los temas, todos y cada uno, causan desasosiego y, a los corazones sensibles, angustia. Es lógico que sea así, vivir sin un horizonte de futuro claro y con la certeza de la muerte en la punta de la nariz -aunque la certeza de la muerte es previa a la pandemia obviamente-., los fantasmas, los temores, muestran los dientes.

feeling bar 01.jpg

Frente a este problema, que es serio y les quita el sueño a todas y a todos, los dueños de un bar ensayaron una solución que les dio algo que muchos buscan, como el Santo Grial o la Piedra Filosofal, y pocos consiguen: la celebridad instantánea. Ser tendencia en las redes sociales. Famosos.

Se trata del Feeling Bar, un coqueto local gastronómico romano, que se propuso poner fin, al menos por el rato en el que sus parroquianos se sienten en sus mesas, a la mala onda. Así fue como tomaron la decisión de colgar en un lugar bien visible un cartel en el que anuncian que en el lugar está prohibido hablar del coronavirus.

“Ni se pueden hacer teorías sobre lo que sucederá, ni se puede hablar sobre decretos de gobierno sobre confinamiento o sobre los datos diarios del virus", señala el letrero que orgullosa puso la dueña del bar, Cristina Mattioli, quien contó que lo hizo porque cree que ha llegado la hora de “poner límites a las consecuencias psicológicas de la pandemia”.

“Me di cuenta que mis clientes solo hablaban sobre la pandemia, así que decidí prohibir el tema”, contó Mattioli a La Vanguardia, quien advirtió que las sanciones a los que infrinjan la ley no son reales sino morales, un tirón de orejas, como mucho. “Buscaba positividad para este momento tan difícil y los clientes me lo agradecen”, añadió.

>> Leer más: Los pacientes con coronavirus sufren sentimientos de culpa

Marrioli aclaró que no son negacionistas ni minimizan las consecuencias del covid, pero quieren que su bar sea un oasis de tranquilidad en medio de la pandemia. Italia fue el país europeo más castigado por el coronavirus. “Simplemente hemos planteado esta fórmula para encontrar un poco de serenidad”, explicó.

Los clientes del Feeling Bar, muchos de los que van a buscar un remanso del ajetreo cotidiano en compañía de un rico café, agradecieron el gesto. Saben que no es la solución a todos sus problemas, pero lo valoran porque les permite descansar un poco de la ansiedad y frustración de la pandemia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario