Newell's

Restó en el juego pero el empate suma

Newell's no pudo desplegar su habitual repertorio ofensivo ante Banfield, que fue austero y se las arregló hasta para convertir a Aguerre en la figura. La lepra casi no creó situaciones de gol.

Sábado 05 de Octubre de 2019

El Newell's de Kudelka anoche no sólo cambió la camiseta habitual rojinegra por la rosa (en una acción solidaria por la prevención del cáncer de mama), sino que principalmente tuvo que modificar contra su voluntad la puesta en escena de fútbol ofensivo que tanto rédito le venía entregando. Es que le costó muchísimo sacar adelante el fangoso partido de fricción y lucha que le propuso Banfield. Y así los leprosos, que hasta ayer eran un relojito en las matemáticas y el funcionamiento jugando en el Coloso, nunca le encontraron la vuelta a la disciplina combativa que planteó el Taladro y hasta Alan Aguerre estuvo a los revolcones para sostener el cero y bancar un empate que también pudo ser derrota. Y un punto que en la previa podía tener gusto a poco, tras el pitazo final de Lamolina fue más un alivio que un martirio. La carrera es larga y al menos un paso corto también sirve, más cuando el rival caminó un par de veces por el filo de la victoria. Newell's está vez corrió más de lo que jugó y por primera vez en el certamen no anotó goles.

Claro que Newell's volvía a jugar en su terruño, donde había despachado a Central Córdoba de Santiago del Estero, Unión, Huracán y Aldosivi, y encima venía de sumar un gran punto en La Bombonera. Por eso era el gran favorito para imponer su fútbol frontal y ofensivo ante un Banfield que llegaba a los tumbos. Pero Julio Falcioni, con un planteo inteligente de poblar la mitad de la cancha y tapando las bandas, hizo que Newell's luzca muchas veces errático y confundido a la hora de manejar la pelota. Además extrañó horrores la dinámica de Cacciabue. La lepra quiso ir para adelante por inercia, sin ideas ni claridad, lo que terminó justificando el 0 a 0 en la noche encapotada del Coloso.

Kudelka apostó por el ingreso de entrada de Rodrigo Salinas, pero el Potro perdió el duelo en las alturas con Lollo y Civelli. Además no fueron usinas de juego Denis ni Villarruel y así todo se hizo cuesta arriba. Entonces Newell's, un equipo que con frecuencia suele pisar el área de enfrente, ayer casi no generó peligro real, lo que puso en evidencia el flojo encuentro leproso.

Claro que Newell's luchó y peleó hasta el final, pero siempre contra natura de lo que pregona Kudelka en cuanto a la tenencia con profundidad. Y tal vez ayer se hizo carne en el Coloso esa frase que dice que cuando no se puede ganar lo mejor es no perder.

Newell's sigue sumando en la Superliga y eso no es un dato menor, claro que ayer no pudo doblegar a un rival directo como Banfield y así no logró dar un salto de calidad y alivio en la tabla del miedo.

La foto de la noche fue la de Maxi a los empujones con los jugadores de un Banfield que terminó haciendo tiempo y un árbitro como Lamolina que se sacó de encima el partido evitando cualquier riesgo cerca de las áreas.

Pero tras lo que fue la última chance del Taladro en los pies de Agustín Fontana, con la pelota que cruzó todo el arco de Aguerre, la sensación de que el punto fue valioso no tuvo margen de duda.

Tal vez por eso los hinchas leprosos que fueron a ver una nueva victoria de local terminaron aplaudiendo a un equipo que entregó todo desde el sacrificio, que es cierto que le costó jugar, pero que no se fue zapatero del Coloso.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario